Fundado en 1910

14 de abril de 2024

Tras el asalto a la sede de la presidencia de Brasil se buscan pistas para identificar a los "criminales"

Tras el asalto a la sede de la presidencia de Brasil se buscan pistas para identificar a los «criminales»André Coelho / EFE

Brasil

Recolectan restos de sangre, orina y heces en el palacio presidencial de Brasilia para identificar a los «criminales»

Los peritos de la Policía inspeccionan detenidamente el edificio con el objetivo de encontrar pruebas contra los partidarios del expresidente Jair Bolsonaro

Las autoridades brasileñas han encontrado restos de sangre, heces y orina en el interior del Palacio de Planalto de Brasilia -sede del Gobierno-, que el domingo fue invadido y vandalizado por partidarios del expresidente Jair Bolsonaro que no aceptan la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva.
El ministro de la Secretaría de Comunicación, Paulo Pimenta, declaró este lunes ante la prensa que el abundante material orgánico hallado en el palacio presidencial servirá para identificar a los «criminales» que provocaron el caos en la capital brasileña durante cuatro horas y media.
«La gente dijo que parecían un bando de personas con odio, fuera de sí, parecían un bando de zombis. Corrían por los pasillos, rompían todo, meaban y defecaban en los pasillos, dentro de las salas. Fue un acto de destrucción», relató Pimenta.
Un grupo de peritos de la Policía inspecciona detenidamente el edificio con el objetivo de encontrar pruebas contra los partidarios del expresidente Bolsonaro que participaron en el asalto de las principales instituciones brasileñas.
Miles de esos simpatizantes radicales, que no reconocen la victoria de Lula en las elecciones de octubre, entraron de forma violenta y causaron cuantiosos daños no solo en el Palacio de Planalto, sino también en el Congreso y en la Corte Suprema.
Las sedes de los tres poderes del país se encuentran en una plaza y fueron ocupadas durante cuatro horas y media por esos grupos que exigen, desde la celebración de los comicios, una «intervención» militar que devuelva al poder a Bolsonaro.
Este lunes, con la situación ya bajo control y tras 1.500 detenidos, se pudo observar el nivel de destrucción que asoló los edificios que albergan la Presidencia, el Parlamento y el Supremo.
En Planalto hay multitud ventanas rotas, cristales esparcidos por el suelo y hasta cartuchos de bala, según pudo comprobar Efe.
En el interior había una galería con las fotografías oficiales de los presidentes del país que fue destruida.
Los exaltados también rompieron diversos equipos informáticos y una parte importante del acervo artístico que atesoraba el Palacio, en el cual había valiosos cuadros, esculturas y mobiliario de gran valor histórico.
«El episodio ocurrido en Brasil es más grave que el del Capitolio» de Estados Unidos del 6 de enero de 2021, cometido por seguidores del expresidente Donald Trump, pues «aquí asistimos a la invasión de las sedes de los tres poderes», expresó Pimenta.
En medio de los destrozos, el presidente Lula, que asumió el poder el pasado 1 de enero, decidió despachar desde el Palacio de Planalto, en una muestra de absoluta normalidad institucional.
«No vamos a tolerar cualquier acto que tenga como objetivo debilitar la democracia y la Constitución», sentenció Pimenta.

Temas

Comentarios
tracking