Fundado en 1910

18 de mayo de 2024

Supporters of former Brazilian president Jair Bolsonaro wait for his arrival at the Liberal Party headquarters in Brasilia on March 30, 2023. - Disconsolate over his "unjust" defeat in Brazil's divisive 2022 elections, Bolsonaro was uncharacteristically quiet when he slipped out of Brazil in the twilight of his presidential term for a self-imposed exile in Florida. (Photo by Evaristo Juliano DE SA and EVARISTO SA / AFP)

Un grupo de seguidores de Jair Bolsonaro en el aeropuerto de BrasiliaAFP

Brasil

Un dispositivo de seguridad de 500 agentes y decenas de seguidores recibe a Bolsonaro en Brasilia

«No se necesita hacer oposición a este Gobierno. Este Gobierno es una oposición por sí sola dada la calificación de aquellos que lo componen», afirmó en CNN antes de aterrizar

Había que evitar tumultos y Jair Bolsonaro estaba de acuerdo. Por eso, el expresidente, después de permanecer tres meses en Estados Unidos, aterrizó en el aeropuerto de Brasilia y evitó salir por la puerta principal donde le aguardaban sus seguidores.
Bolsonaro salió del aeropuerto por una zona restringida, sin pasar por el vestíbulo, donde también le aguardaba un nutrido grupo de periodistas.
El expresidente que enfrenta varias investigaciones en diferentes instancias judiciales, -informa Efe- se dirigirá a la sede del Partido Liberal (PL), donde será recibido en un acto privado por su esposa Michelle y por el presidente de la formación, Valdemar Costa Neto.
Un fuerte esquema de seguridad fue montado para la llegada de Bolsonaro, debido a las movilizaciones el los últimos días en redes sociales de sus seguidores, en el que se han desplegado 500 agentes para reforzar la vigilancia del aeropuerto y sus alrededores.

«¡Mito, mito!»

A pesar del anuncio de las autoridades para restringir el acceso a la terminal aérea, decenas de sus seguidores se concentraron en el vestíbulo del aeropuerto con banderas y los gritos de «mito», aunque sin poder saludar al exmandatario.
Según informó su partido, Bolsonaro no tiene previsto ofrecer discursos públicos ni en el aeropuerto ni en la sede del PL, aunque sus seguidores se han acercado a ambos lugares para darle la bienvenida.
Bolsonaro va a residir en una mansión cedida por el PL, formación de la que será su presidente honorario a partir de la semana que viene.
Las autoridades regionales de Brasilia anunciaron igualmente que este jueves establecerán bloqueos en torno a los edificios públicos en la Explanada de los Ministerios, donde se encuentran las sedes de los tres poderes, para evitar disturbios.
Antes de embarcar en Orlando, el mandatario declaró en el aeropuerto al canal CNN Brasil que no va a liderar la oposición al Gobierno de Lula, pero que aportará su «experiencia» de más de tres décadas en la política «para cambiar lo que se necesite ser cambiado» en el país.
«No se necesita hacer oposición a este Gobierno. Este Gobierno es una oposición por sí sola dada la calificación de aquellos que lo componen», afirmó el exgobernante.
En Orlando, Bolsonaro se hospedó en la casa del luchador de artes marciales mixtas José Aldo, hizo una vida normal con visitas a supermercados, restaurantes y templos y participó con el expresidente estadounidense Donald Trump en un foro político conservador en Miami.
El retorno de Bolsonaro a Brasil generó todavía más expectativa después de que en estos meses, se han agravado sus problemas con la Justicia, que le ha incluido en una investigación sobre los sucesos del 8 de enero, que tramita en la Corte Suprema.
En el Supremo permanecen cinco procesos, pero en los tribunales de primera instancia, ahora como ciudadano común, tramita una decena de causas, aunque de momento, no está formalmente imputado en ningún caso.
Comentarios
tracking