Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

Cartel Robert Fico, ex primer ministro eslovaco

Cartel Robert Fico, ex primer ministro eslovacoTwitter

584 días de guerra en Ucrania

Las elecciones eslovacas podrían hacer que Ucrania pierda otro aliado incondicional

Durante la campaña electoral, Robert Fico ha dicho que la guerra «comenzó en 2014, cuando los nazis y fascistas ucranianos comenzaron a asesinar a ciudadanos rusos en el Donbas

Eslovaquia, a diferencia de los regímenes de Rusia, China e Irán, celebrará elecciones democráticas el próximo 30 de septiembre y existe la posibilidad de un cambio de Gobierno favorable a Moscú.
«Somos un país pacífico. No enviaremos ni una sola ronda [de municiones] a Ucrania» aseguró Robert Fico en un acto de campaña en el que el ex primer ministro socialista es el favorito para ganar las elecciones.
Si el político de izquierdas cumpliera su promesa, representaría un cambio radical para Eslovaquia, hasta ahora un aliado incondicional de su vecino oriental, Ucrania, en su guerra defensiva frente a Rusia.

Bratislava ha suministrado armas y ofrecido un fuerte apoyo político a Kiev dentro de la Unión Europea y la OTAN

«Tendrán que sentarse de todos modos y llegar a un acuerdo», agregó Fico sobre ambas partes en declaraciones recogidas por Reuters. «Rusia nunca abandonará Crimea, nunca abandonará los territorios que controla».
Fico no tiene garantizado su regreso al poder. Ningún partido tiene posibilidades de conseguir una mayoría y forjar un gobierno de coalición podría resultar difícil. Los diplomáticos y funcionarios occidentales en Kiev también dicen que un país pequeño como Eslovaquia sólo puede llegar hasta cierto punto a la hora de cambiar la política de la UE y la OTAN.
Pero el político de 59 años ha llamado la atención en Bruselas y más allá al criticar las sanciones contra Rusia, pedir un acercamiento con Moscú cuando termine la guerra y prometer vetar la membresía de Ucrania en la OTAN si alguna vez surge esa posibilidad.
Durante la campaña electoral, Fico ha dicho que la guerra «comenzó en 2014, cuando los nazis y fascistas ucranianos comenzaron a asesinar a ciudadanos rusos en Donbas y Luhansk», haciéndose eco de la justificación de Moscú para respaldar a los separatistas que se apoderaron de tierras en el este de Ucrania.
Su partido está ligeramente por delante en las encuestas en un país donde los votantes están cansados del dolor económico por las restricciones de la Covid, la alta inflación vinculada a la guerra de Ucrania y un aumento de inmigrantes ilegales.

Vulnerable a la desinformación rusa

Según los sociólogos, la desinformación en las redes sociales ha aumentado la polarización entre los votantes y ha contribuido al escepticismo público sobre el apoyo a Ucrania.
A principios de 2023, más de 40.000 eslovacos firmaron peticiones para evitar ser llamados a filas en caso de movilización, después de que publicaciones falsas en las redes sociales dijeran que una convocatoria para luchar en Ucrania estaba en camino.
La información fue desmentida, pero la reacción popular demostró que la influencia que la información falsa sobre la guerra de Ucrania tiene entre los 5,5 millones de habitantes de Eslovaquia.
Una encuesta de Globsec a principios de este año encontró que sólo el 40 % de los eslovacos pensaban que Rusia era la principal responsable de la invasión de Ucrania, el recuento más bajo en toda Europa central y oriental.
Comentarios
tracking