Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

El presidente de El Salvador Nayib Bukele

El presidente de El Salvador Nayib BukeleAFP

El Salvador entra en lo desconocido tras el movimiento de Bukele para situar a su secretaria en la presidencia

El presidente salvadoreño abandonará seis meses la presidencia de El Salvador para centrarse en la reelección electoral

Nayib Bukele, el polémico presidente de El Salvador que ha erradicado la violencia de las pandillas criminales tras someter el crimen organizado con mano dura, está decidido a remover los pilares Constitucionales para construir un nuevo país.
El Congreso aprobó conceder a Bukele permiso para optar a la reelección en las elecciones de 2024, a pesar de que lo prohíbe la constitución.
También se aprobó en sede parlamentaria que Bukele mantenga su inmunidad, lo que impediría que pueda ser procesado penalmente sin la autorización del Congreso, donde el oficialismo mantiene la mayoría.
Pero es que, además, Bukele abandonará la presidencia de la República durante seis meses para centrarse en la contienda electoral, y cederá el mando a su secretaria privada, Juana Rodríguez de Guevara, que se convertirá así en la primera mujer que presida El Salvador en su historia.
El traspaso de poderes tendrá lugar el 1 de diciembre, después de que 67 de los 84 diputados aprobaran su designación para concluir la actual legislatura, que finalizará el 31 de mayo de 2024.
La futura presidenta Rodríguez de Guevara sustituyó en la Secretaría Privada de la Presidencia al actual presidente del Congreso, Ernesto Castro, desde el 17 de marzo de 2022.
Ha desempeñado el cargo de gerente financiero de la Presidencia, es presidenta de la Junta Directiva de la Dirección Nacional de Obras Municipales (DOM) y fue tesorera de la alcaldía de San Salvador, cuando Bukele era alcalde.
Además, fue, según su hoja de vida publicada en un sitio de transparencia gubernamental, directora financiera de la empresa Obermet, ligada a Bukele.
La maniobra parlamentaria para facilitar la reelección de Bukele y situar en la presidencia a su secretaria ha generado una fuerte polémica en El Salvador.
Indicó que la misma Constitución prohíbe la reelección inmediata, por lo que la justificación de Bukele no entra entre los parámetros de ser «causa grave debidamente comprobada».
«Hoy, el poder en El Salvador no se adapta, ni somete a las normas. Las normas se adaptan al poder, para someternos», dijo Wright y agregó que esta situación «es una verdadera tragedia para nuestro país, para la región y para el mundo».
Por su parte, la diputada Claudia Ortiz, del partido opositor VAMOS, dijo que «no se puede dar una licencia para algo que es ilegal, no se puede dar una licencia para violar la Constitución».
Comentarios
tracking