Fundado en 1910

12 de junio de 2024

Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores

Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos ExterioresAFP

Borrell recuerda a Israel que la orden del CIJ es vinculante y Albares exige el fin de la ofensiva en Gaza

Israel no tiene intención de poner fin a la operación para eliminar al grupo terrorista Hamás a pesar del fallo del tribunal de la ONU

Un exultante Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, no podía ocultar su alegría tras el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que ordenaba a Israel poner fin a la ofensiva en Gaza, y más en particular sobre la localidad de Rafah.

Borrel se apresuró, tras la orden, a recordar a Israel que las órdenes del máximo tribunal de la ONU son «vinculantes» y que se deben aplicar «plena y efectivamente».

Sin embargo, no hizo comentarios sobre el hecho de que el CIJ no tiene ni herramientas ni instrumentos para hacer cumplir sus órdenes, por lo que Israel, como ya anunció tras el fallo, continuará con sus operaciones militares en Rafah obviando la sentencia del tribunal.

«Tomamos nota de la orden de la CIJ a Israel, en el caso presentado por Sudáfrica (...) Las órdenes de la CIJ son vinculantes para las partes y deben aplicarse plena y efectivamente», publicó Borrell en su perfil de Twitter.

Como recordó el máximo responsable de la diplomacia de la Unión Europea, la sentencia del CIJ ordena a Israel «que detenga inmediatamente su ofensiva en Rafah, mantenga abierto el paso de Rafah para la asistencia humanitaria, que garantice el acceso a cualquier organismo de investigación con mandato de la ONU para investigar denuncias de genocidio y presente un informe a la CIJ sobre todas las medidas adoptadas para cumplir esta orden».

El tribunal también exigió a Israel que cumpla las medidas cautelares aprobadas por la Corte en enero y marzo que exigen al Ejército que evite cometer actos de genocidio contra los palestinos.

Israel, sin embargo, negó que se esté cometiendo ningún genocidio en Gaza y aseguró que está tomando todas las medidas necesarias para proteger la vida de los civiles. En ese sentido, definió como «falsas y repugnantes» las acusaciones de Sudáfrica, impulsora del caso en CIJ, de genocidio.

El gobierno español no tardó tampoco en asumir las tesis del CIJ y en respaldar las palabras de Borrell.

Por medio del ministro de Exteriores, José Manuel Albares, España recordó que «las medidas cautelares del CIJ, incluido el cese de la ofensiva de Israel en Rafah, son obligatorias. Exigimos su aplicación».

Comentarios
tracking