05 de julio de 2022

La diócesis de Cartagena, en cifras

La diócesis de Cartagena, en cifrasEl Debate

Todo lo que debes saber de la diócesis de Cartagena

En El Debate repasamos una a una las diócesis españolas para aproximar al lector su historia, su realidad actual, su patrimonio cultural y su aportación a la vida eclesial en el mundo de hoy

Sufragánea de la provincia eclesiástica de Granada, la diócesis de Cartagena se remonta al siglo IV, cuando aparecen también las primeras señales de la Iglesia en el sureste peninsular. En los últimos años de dominación romana de Hispania y el comienzo de la Edad Media, el territorio conoció distintas sedes episcopales, como Eliocroca o Begastri.
La invasión musulmana interrumpió la presencia cristiana en la península. No obstante, se recuperó tras ser reconquistado el territorio de la diócesis en 1243 y ser incorporado el Reino de Murcia a la Corona de Castilla. Cobra una gran importancia el obispado en estos años, cuyo territorio se extendía por Andalucía, Albacete y Alicante, y con una fuerte presencia de órdenes militares, fundamentalmente la de Santiago.
La sede de la diócesis estuvo en la misma Cartagena, en la catedral de Santa María la Vieja, hasta 1291, cuando se traslada a Murcia. El antiguo templo avocado a la Virgen fue destruido en 1939, y según cuenta la leyenda fue el propio apóstol Santiago el que la fundó. Sus ruinas pueden visitarse, desde marzo de este 2022, únicamente cuatro días al mes.
El Debate

El Debate

Por su parte, la historia de la actual sede del obispado, la catedral de Santa María de Murcia, se remonta a tiempos de la Reconquista. En 1266, una gran procesión, encabezada por Jaime I el Conquistador y el obispo fray Pedro Gallego, cruzó la ciudad en dirección a la mezquita aljama, que se consagró bajo la advocación de Santa María la Mayor.
La primera piedra del templo, que hoy día se puede contemplar, no se colocó hasta 1394, obras que duraron hasta 1467. Nunca se dejó de trabajar en el templo: ampliaciones, restauraciones y nuevas capillas; algo que ha resultado en un lugar lleno de contrastes artísticos, desde el gótico hasta los historicismos del siglo XIX.
Santa María la Mayor, catedral de Murcia

Santa María la Mayor

Una leyenda envuelve a esta catedral, en concreto a una de sus capillas. Cerca del año 1500, un mendigo llegó a la ciudad de Murcia. Dijo ser escultor y que podría realizar, solo a cambio de asilo y alimento, una cadena en piedra que rodease la Capilla de los Vélez, que estaba todavía en construcción, e incluso la catedral entera. Siete años tardó en esculpir la cadena, terminada en la Nochevieja de 1507.
El marqués de Vélez y el entonces obispo quedaron asombrados, y llegaron a apodar al mendigo `el Cadenero´. Cuando se decidió a marcha de Murcia, por temor a que replicase su obra en otras ciudades, el marqués lo mandó apresar, arrancarle los ojos y cortarle las manos, para garantizarse la posesión para siempre de una obra única y unos 90 eslabones de piedra caliza de un metro de longitud cada uno.
La cadena que rodea la Capilla de Vélez de la catedral de Murcia

Diversas leyendas y derrumbes recrean la historia de la legendaria cadena que rodea el exterior de la Capilla de los Vélez, de la Catedral de Murcia, según cuenta el cronista oficial de Murcia, Antonio Botías.

POLITICA ESPAÑA EUROPA MURCIA

La cadena que rodea la Capilla de Vélez de la catedral de MurciaEuropa Press

La diócesis, en cifras

En la Memoria de Actividades de la diócesis cartaginesa del año 2021, se detalla que destina 3.098.927 euros a las acciones pastorales y asistenciales en sus más de 334 centros de ayuda. En ese curso, la sede episcopal gastó más de ocho millones de euros (8.788.721 euros) en la conservación de edificios y gastos de funcionamiento.
Según los datos recogidos del pasado año, contabilizaron en la diócesis 4.159 bautizos, 6.751 primeras comuniones, 2.410 confirmaciones y 373 matrimonios.
Comentarios
tracking