26 de septiembre de 2022

Monseñor Yoannis L. Gaid junto al Papa Francisco y Sheikh Ahmed el-Tayeb, el gran Imán  de Al-Azhar, el 4 de febrero de 2019.

Monseñor Yoannis L. Gaid junto al Papa Francisco y Sheikh Ahmed el-Tayeb, el gran Imán de Al-Azhar, el 4 de febrero de 2019.GTRES

Entrevista a Monseñor Yoannis L. Gaid

«Los frutos del histórico encuentro entre Francisco y el Imán de Abu Dabi se verán en seis meses»

Monseñor Yoannis L. Gaid, quien fue secretario personal del Papa Francisco, es el presidente de la Asociación Bambino Gesù de El Cairo, fruto del encuentro entre Francisco y el Imán de Al–Azhar

El documento de la Fraternidad Humana, firmado por el Papa Francisco y el Imán de Al-Azhar hace tres años, se ha plasmado en un proyecto concreto, financiado por cristianos y musulmanes. Se trata de un orfanato y santuario mariano en El Cairo (Egipto) que ya está al 50% y que esperan abrir, en una primera fase, en la próxima Navidad. Para esa fecha quieren recibir a los primeros de los 300 niños que albergará cuando esté completado el centro. Una copia de La Piedad de Miguel Ángel, regalada por el Papa, presidirá el complejo. Monseñor Yoannis L. Gaid, quien fue secretario personal del Papa Francisco, es el presidente de la Asociación Bambino Gesù de El Cairo.
–¿En qué situación está el proyecto?
–El primer proyecto de la Asociación Bambino Gesù de El Cairo es el orfanato Oasis de la Piedad. Se encuentra ahora, este mes de julio, al 80% de la estructura de cemento, que representa el 45% o 50% del proyecto total. Este orfanato tiene muchas particularidades. Para empezar el nombre, que proviene del regalo de su Santidad, el Papa Francisco, de una copia autentificada de la Piedad de Miguel Ángel. Por eso lo hemos llamado Oasis de la Piedad.

A mi juicio, la mejor manera de afrontar la dificultad es la de no resignarse a la negatividad y ponerse en marchaYoannis L. Gaid

–¿Cómo nace el proyecto?
–Surge como fruto del documento sobre la Fraternidad Humana del Papa Francisco y del Gran Imán de la Mezquita de Al-Azhar en Abu Dabi, el 4 de febrero de 2019. Tras la firma del documento, que representa un momento histórico en la relación entre cristianos y musulmanes, era preciso preguntarse cómo transformar esta idea de fraternidad en algo concreto. Sobre todo en relación con nuestros hermanos necesitados, pobres, abandonados. Por ello ha surgido la idea de construir un orfanato abierto a todos los niños necesitados, a todos los abandonados a vivir en la calle. Sea por pobreza o por otros motivos.
–¿El proyecto lo financian cristianos y musulmanes?
–El proyecto ha arrancado con una generosa donación de los Emiratos Árabes y continúa con donaciones de numerosas personas de buena voluntad, tanto cristianos como musulmanes.
–¿Cuándo esperan que pueda comenzar a funcionar?
–Esperamos, y rezamos por ello, con poder terminar la planta baja para el próximo mes de diciembre, para Navidad. Queremos recibir lo antes posible a un número limitado de niños y continuar con las otras fases de la obra al mismo tiempo. Es verdad que la crisis de la pandemia y la guerra han causado aumento de precios y disminución de las donaciones que llegan. Nuestro objetivo era cerrar el proyecto este año, pero así esperamos poder comenzar la actividad, aunque sea en un espacio reducido.

Teniendo una copia de La Piedad de Miguel Ángel, regalada por el Papa, se convertirá en un santuario. Santa María es una figura amada de cristianos y musulmanesYoannis L. Gaid

–¿En qué medida, en este trabajo conjunto, se ha vivido el espíritu de fraternidad?
–En la Asociación Bambino Gesù de El Cairo, que celebra ahora su segundo aniversario, están trabajando juntos cristianos y no cristianos, personas de un alto nivel de responsabilidad y otras más sencillas. Tengo que decir que a pesar de las dificultades, de crisis, cuando algunos solo cuentan cosas negativas, algunas personas han decidido pensar en positivo y hacer algo positivo. A mi juicio, la mejor manera de afrontar la dificultad es la de no resignarse a la negatividad y ponerse en marcha. Porque si el momento es difícil para nosotros, cómo lo será para aquellos que no tenían nada y no tienen nada en este momento.
–¿El orfanato será también una referencia cristiana en El Cairo?
–El orfanato se construye para ser un proyecto completo, un santuario. Teniendo una copia de La Piedad de Miguel Ángel, regalada por el Papa, se convertirá en un santuario. Santa María es una figura amada de cristianos y musulmanes. Así que la idea del orfanato es que también sea un santuario y también una casa para el futuro.
Hospital

Las obras del santuario y el orfanato esperan estar terminadas en seis meses

–¿En qué sentido se prepara el futuro?
- Hay dos aspectos fundamentales en el orfanato. La primera, que los niños no vivirán todos juntos. Vivirán en familia. Cada seis niños convivirán con una pareja de jóvenes, un padre y una madre, y así crecerán en una familia. En el caso de que no encontremos familias jóvenes, vivirán con un educador o una educadora que ayuden a crecer juntos, como una pequeña familia. Jugar, estudiar y comer juntos, así como ir juntos a clase supone crear un espíritu de pequeñas familias. En segundo lugar, queremos dar espacio a los niños de aprender algo de cara al futuro. No podemos plantear un espacio para recoger a los niños de la calle, mantenerlos unos años y devolverlos a la calle. Así que planteamos el orfanato como un espacio en el que puedan aprender un oficio.

Necesitamos cualquier tipo de ayuda, de instituciones y particulares, porque con muchos pocos podemos hacer la diferenciaYoannis L. Gaid

–¿Puede poner un ejemplo?
–Sí. Estamos trabajando con el chef Francesco Mazzei, caballero de la Orden del Mérito en Italia, para transformar la cocina del orfanato en escuela de cocina. Queremos que los niños y jóvenes puedan aprender a cocinar y llegar a ser chef.
Orfanato

Pueden hacerse donativos a través de www.bambinogesu-eg.com

–¿Cuál será la relación con el hospital Bambino Gesù de Roma?
–Este es el segundo proyecto de nuestra asociación. Queremos construir un hospital bajo el nombre del Bambino Gesù de El Cairo, que estará respaldado por el Bambino Gesù de Roma. Se seguirá el modelo italiano, de tal forma que los médicos egipcios puedan aprender con sus colegas de Roma. Es un proyecto que todavía no hemos comenzado, ya que la prioridad es el orfanato. La buena noticia es que estamos a punto de poner la primera piedra a corto plazo.
–¿Cómo está la situación financiera de los proyectos?
–Vamos avanzando con ayuda de mucha gente. Necesitamos cualquier tipo de ayuda, de instituciones y particulares, porque con muchos pocos podemos hacer la diferencia. Lo que hemos conseguido en estos dos años demuestra que es posible. Esperamos que lleguen más donativos a través de la web: www.bambinogesu-eg.com
Comentarios
tracking