12 de agosto de 2022

Ensenada de los Molinos de Ardeleiro

Ensenada de los Molinos de Ardeleiro

El Camino de Santiago «más allá» del apóstol: la Ruta de los Faros y los cielos verdes

Aventurarse en la Costa de la Muerte con la Ruta de los Faros y aprovechar las zonas verdes de Santiago son distintas opciones que eligen los peregrinos para alargar su estancia

Los peregrinos llegan cada día a Santiago y muchos de ellos buscan qué hacer tras su llegada. La primera opción podría ser volver a casa, pero se perderían otras experiencias que ofrece la ciudad compostelana, su bello entorno y, por extensión, toda Galicia.
Prolongar el camino hasta Muxía y Fisterra, aventurarse en la Costa de la Muerte con la Ruta de los Faros y aprovechar las zonas verdes de Santiago son distintas opciones que eligen los peregrinos para alargar su estancia y descubrir que «hay algo más allá» de la peregrinación.
Claro está que la falta de tiempo para quedarse más en Galicia es uno de los impedimentos para muchos de los visitantes. «Por motivos de trabajo, nos quedamos hoy en Santiago para ir a la Catedral, vemos a la familia, haremos noche, otro día más con la familia y ya nos vamos», relata a una caminante que ha finalizado y ha abrazado la espalda de Santiago.
«Ahora, de momento, no tengo planeado visitar otra zona. Volverme a casa, coger el tren y volver», reconoce otro peregrino, que dedicará el día a recorrer la ciudad y disfrutar «su gastronomía, que es muy buena».
Para todos los que sí tienen tiempo y ganas, la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, subraya que, «lógicamente», lo que busca quien hace el Camino de Santiago «es el contacto con la naturaleza».
Faro de Cabo Vilán

Faro de Cabo Vilán

«Y en Galicia ofrecemos todo eso: siete parques naturales, siete reservas de la biosfera, el Geoparque de O Courel, 1.700 kilómetros de costa, 300 afloraciones termales; todo ello invita a ese peregrino que elige Galicia», explica Nava Castro, sin dejar de mencionar otros itinerarios como la Ruta de las Camelias y la Ruta del Vino, que recorren espacios emblemáticos de las Rías Bajas.
«Galicia es pequeña, pero en pocos kilómetros tienes una diversidad que la hace atractiva a todo aquel peregrino que la quiere seguir estudiando», resume la responsable de Turismo de la Junta.

Fisterra y Muxía

El Camino de Fisterra y Muxía, con destino en ambos municipios costeros de las Rías Altas a menos de 90 kilómetros de Santiago, es –para desconocimiento de muchos–una de las posibles rutas jacobeas a escoger y la única que tiene como punto de partida y no como final la capital gallega.
La directora de Turismo de Galicia destaca que «casi todo el mundo que llega a Santiago quiere continuar» hasta el mar. Según las estimaciones de la Administración autonómica, las «fisterranas» y «muxianas» –certificaciones homólogas de la «compostela»– entregadas anualmente son «como mínimo» unas 100.000.
Castro advierte que «un 30 o un 35 por ciento» de los peregrinos que realmente hacen el Camino «no retiran la 'compostela', bien porque no quieren o bien porque son repetidores». Por esto mismo, cabría pensar que los que llegan a Fisterra y Muxía sobrepasan el recuento.

Santiago no es suficiente

En Muxía, en el entorno del Santuario da Virxe da Barca, el número de turistas al uso se nota superior al de peregrinos que extienden su Camino. Nicole, una estadounidense de Nueva Jersey que hizo la ruta jacobea en dos ocasiones, reconoce que «recomendaría» continuar tras Santiago, que tiene un ambiente «más loco».
Playa e Soesto

Playa de Soesto

«Me encanta esto», reconoce, señalando al mar de Muxía, para animar a aquellos que tengan tiempo a seguir hasta la costa. Esta también es la recomendación de Anitta y Christian, dos peregrinos sudafricanos que hicieron el Camino desde Francia y consideraron que llegar a Santiago «no era suficiente».
«Cuando empiezas a hablar con otros peregrinos, escuchas sobre el océano, Muxía y Fisterra, y de verdad te hace querer ir más allá, y esto es increíble», señala Anitta, desde el entorno del santuario.
Su compañero, Christian, insiste en que «hay un montón de lugares» que ver y lamenta que la gente «pasa de largo y no se toma cinco o diez minutos para sentarse, incluso una hora», a contemplarlos. «No hay motivos para apurar», añade Anitta.
José Antonio, de Ciudad Real, cuenta que fue el único de su grupo que decidió continuar más allá de Santiago y lo hizo en bicicleta: «El camino de Fisterra a Muxía es espectacular. Es un paseíto de 30 kilómetros muy agradable entre bosques y viendo el mar».
Y es más, afirma que «hay servicios por todos los sitios y buenos», mientras que «la señalización es perfecta», mejor de lo que esperaba. «Tienes un mojón cada 500 metros, creo que es imposible perderse».

Más allá del Camino

Jaris Amor, peregrina y escritora, confiesa que desconocía la ruta y que fue al llegar a la capital gallega cuando supo que había «algo más allá»: «Llegar a Santiago para mí fue emocionante, pero no tanto como llegar a Fisterra o a Muxía».
Esta mujer, que se confiesa «sensible a las energías» de esta localidad, no dudó en prolongar su estancia una semana porque «algo le llamó». Lo que más disfruta es «hablar con otros peregrinos» y poner en común cómo terminar el Camino supone «un duelo» para ellos.
Decidió quedarse unos días en el Albergue @Muxía, cuyo dueño, José María Lago, explica que «cada vez vienen más» peregrinos, principalmente por el «boca a boca» entre ellos. Tras el parón por la pandemia, las cifras se van levantando «poco a poco».
Cuando los caminantes le preguntan qué hacer por la Costa de la Muerte, Lago les recomienda múltiples actividades, aparte de lugares para descansar, playas en las que bañarse y «buenos restaurantes para comer». También les sugiere acercarse hasta Camariñas o, incluso, hasta La Coruña.

La Ruta de los Faros

Pero el que menciona como uno de los platos fuertes de la zona es la Ruta de los Faros, otro itinerario de 200 kilómetros que une Malpica con Fisterra y que, si bien «tiene pocos albergues», confía en que irá ganando potencial «en el futuro».
Laura y Juan comenzaron este camino en Arou, un pueblo del municipio de Camariñas, y al finalizar en Cabo Fisterra resaltan que «ha merecido la pena» haber indagado un poco y visitar esa «Galicia un poco alternativa».
Cabo Vilán

Cabo Vilán

«El paisaje es precioso. Lo que más me ha sorprendido son las playas. Hay playas aquí más grandes que Menorca entera y son preciosas», destaca Juan, mientras Laura bromea con que cada arenal que visitaban les hacía plantearse si debían quedarse «un día más».
«Conocer la Costa de la Muerte con sus leyendas, sus acantilados, sus 'mouras' y sus 'meigas' está muy bien», resume el joven desde el entorno del faro de Fisterra. Igual que Muxía, este municipio costero está también bastante acostumbrado a la visita no solo de peregrinos, sino también de turistas al uso.

Espacios verdes

Pero bien es cierto que hay quien no puede extender mucho más su estancia en Galicia como para continuar hasta el mar o hacer la Ruta de los Faros. Para estos caminantes, Santiago ofrece más que un casco histórico y una Alameda, puesto que contabiliza unos dos millones de metros cuadrados de zonas verdes.
Costa de la Muerte

Costa de la Muerte

Sin ir más lejos, la ciudad está rodeada por ocho montes y hay un recorrido de 34 kilómetros que pasa por todos ellos. Es el conocido como Xiro dos Montes, que parte del Monte Viso y pasa también por el Monte del Gozo, por Monte de Deus, por el Pedroso, por el de Vidán, por el de Conxo, por el de Santas Mariñas y por el Gaiás, con su emblemática Cidade da Cultura.
Para relajarse tras el Camino, Santiago y su entorno también ofrecen playas fluviales –como la de Chaián, en el municipio vecino de Trazo, y la de Tapia, en Ames– y el insigne Bosque do Banquete de Conxo, con un «carballo» que fue elegido Árbol del Año 2022 en España y quedó segundo en el certamen europeo.
Comentarios
tracking