Fundado en 1910

24 de julio de 2024

Un sacerdote reza en Dachau ante el lugar donde se emplazó el barracón para curas

Un sacerdote reza en Dachau ante el lugar donde se emplazó el barracón para curasEpiskopatNews

La oculta gesta de los curas que se ofrecieron en Dachau para cuidar a los agonizantes por tifus

Hoy se cumplen 25 años de la beatificación de 108 mártires polacos de la II Guerra Mundial por parte de Juan Pablo II

Tifus. Una sola palabra que sembraba el terror en el campo de exterminio de Dachau, cerca de Múnich.. Tifus. Padecerlo era sinónimo de una muerte segura.

Los 32 sacerdotes polacos que escucharon ese término en febrero de 1945 debieron de sentir un gélido escalofrío que les recorrió todo el cuerpo. En un barracón cercano al suyo, el 25, había estallado un brote de la enfermedad. Nadie, por supuesto, se atrevía a acercarse, ni sus ocupantes podían abandonarlo. La muerte lenta y agónica de todos ellos era cuestión de días; de semanas, en el mejor de los casos.

A los 32 sacerdotes exhaustos, extenuados y famélicos tras meses o años de cautiverio, torturas y condiciones infrahumanas, les quedaba aún una brizna de fuerza. Pero, ¿de quién partió la idea? ¿Quién fue el que propuso a sus compañeros entregar sus vidas por los pobres desgraciados que aguardaban la muerte sin la más remota esperanza de poder esquivarla? Su nombre se ha perdido en la Historia, pero no el de los 32 presbíteros polacos que decidieron ofrecerse a las autoridades nazis del campo.

Un par de días más tarde se les unía otro más, el carmelita polaco Hilario Januszewski. En diciembre de 1940, ya se había intercambiado por un religioso anciano de su convento de Cracovia que iba a ser detenido por la Gestapo. Januszewski comenzó entonces su particular calvario en los campos de concentración.

Volvemos a 1945: la liberación por parte de las potencias aliadas se adivinaba cercana. Pero cientos de presos de Dachau se hacinan en el barracón 25 esperando la muerte por tifus. Los sacerdotes que han solicitado acompañarlos saben que, si acceden, correrán la misma suerte.

El carmelita Hilario Januszewski

El carmelita Hilario Januszewski

Eso no les arredra, y entran en el sombrío caserón. Hilario Januszewski «fue ejemplo de vida de oración, animando a los otros y sembrando la confianza», reseña su biografía oficial redactada por los carmelitas. Moriría el 25 de marzo de 1945, 21 días después, y pocas jornadas antes de la liberación del campo de concentración. Su cuerpo fue incinerado.

Juan Pablo II beatificó a 108 mártires polacos el 13 de junio de 1999

Juan Pablo II beatificó a 108 mártires polacos el 13 de junio de 1999

Medio siglo después, otro polaco, Juan Pablo II, le beatificaría a él y a otros 107 mártires del nazismo durante la visita que realizó a Varsovia, el 13 de junio de 1999, hace hoy exactamente 25 años. Entre ellos había 3 obispos, 52 sacerdotes diocesanos, 26 sacerdotes religiosos, 3 clérigos, 7 religiosos no sacerdotes, 8 religiosas y 9 laicos.

Comentarios
tracking