27 de septiembre de 2022

El Papa Francisco recibe a una delegación del Club Deportivo Tenerife con motivo del centenario de la entidad deportiva

El Papa Francisco recibe a una delegación del Club Deportivo Tenerife con motivo del centenario de la entidad deportivaVatican Media/EFE

El Tenerife visita al Papa y le pide «una manita» para subir a primera

El CD Tenerife cumple cien años y lo celebra en el Vaticano. Varios directivos y autoridades políticas y religiosas regalaron al Papa una bufanda y una camiseta con el número 10, el mismo que llevó Maradona

Este miércoles la temperatura en Roma era de 35 grados, pero aun así los directivos del Club Deportivo Tenerife le regalaron una bufanda al Papa con los colores del club. «Lo que ha dicho cuando la ha visto es que si hace frío allí», cuenta entre risas a El Debate Ángel Víctor Torres. El presidente del Gobierno de las Islas Canarias es una de las autoridades que han visitado el Vaticano para celebrar el centenario del Tenerife y pedirle una ayuda al Papa. «Le hemos pedido que nos eche este año una manita a ver si conseguimos el ascenso», cuenta Miguel Concepción, presidente del club.
Aunque el Papa le prometió en los años noventa a la Virgen del Carmen que no vería más la televisión y se entera de los resultados de su equipo a través de un guardia suizo, sus visitantes conocían de sobra su pasión por el deporte, sobre el que predica siempre que puede. «Le hemos traído una camiseta con el número 10 de Maradona», cuenta Miguel Concepción, quien recalca que «como buen argentino, el Papa es muy aficionado al fútbol» y que el Tenerife «ha sido una referencia para muchos jugadores argentinos que han pasado por nuestro club». Francisco también recibió un banderín, un libro conmemorativo del centenario y, por parte del presidente del Gobierno de las Islas Canarias, una pintadera, esto es, una pequeña artesanía de barro «que simboliza la realidad prehispánica de Canarias».
El Papa con el obsequio entregado por el Club Deportivo de Tenerife

El Papa con el obsequio entregado por el Club Deportivo de TenerifeVatican Media/EFE

Es probable que la camiseta acabe expuesta a la salida de los Museos Vaticanos junto a las de otros equipos que visitaron al Papa o vendida en una subasta benéfica, pero al club no le preocupa porque están de fiesta. «Hay muchos modos de celebrar este centenario y hacerlo al lado del Santo Padre es un símbolo de lo que debe representar el fútbol», opina Pedro Manuel Marín Domínguez. El presidente del Cabildo de Tenerife se ha mostrado agradecido porque «en este día tórrido en Roma de tremendo calor hemos encontrado un Papa que nos ha transmitido frescura y cercanía». «Ojalá esto sirva para que hagamos del fútbol algo más cercano», añade.
Es una opinión parecida a la de Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife. Él también fue esta mañana al Aula Pablo VI del Vaticano para celebrar con el Papa los cien años del club. A su juicio, el deporte es una escuela de valores que favorece el diálogo entre generaciones. Este último era precisamente el tema de la catequesis del Papa hoy, en la que Francisco ha dicho que sin diálogo entre niños y ancianos no hay futuro. «El fútbol es una experiencia que arrastra tanto a personas jóvenes como a personas mayores y vemos que la afición al fútbol es generalizada. Eso puede contribuir a que los ánimos y el entusiasmo se mantengan vivos», opina el obispo de Tenerife en la Plaza de San Pedro.
En la misma plaza, el presidente del Gobierno de las Islas Canarias ha reivindicado los «cien años de buena historia, de grandes triunfos y de momentos inolvidables» del CD Tenerife. Aunque también se ha acordado de las derrotas: «En ocasiones se gana y en ocasiones no y hay que saber perder». Además ha expresado su profundo deseo de que «puedan ascender a primera división los dos equipos canarios en la próxima temporada», es decir, también la Unión Deportiva Las Palmas.

El Papa, al lado de los palmeros

Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de las Islas Canarias, ha recalcado el apoyo que el Papa ha ofrecido a los palmeros tras la erupción volcánica que su isla sufrió en septiembre de 2021 y que se prolongó durante tres meses. «Es duro, pero no bajen los brazos. Una reconstrucción significa dar siempre un paso más adelante. Significa que la derrota no tiene la última palabra», les dijo Francisco el 21 de enero de este año en un videomensaje. El Papa también aceptó con agradecimiento los plátanos de la Palma que el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, le regaló el pasado 13 de junio como símbolo.
Ángel Víctor Torres subraya que el Papa «ha estado muy presente en la realidad de la Palma y ha mandado su mensaje de solidaridad con el pueblo palmero». Según el presidente canario, «estamos hablando de una persona carismática que defiende a los más vulnerables, a los más necesitados. Que ha tenido a la Palma muy presente y también al fenómeno migratorio. Ambos sucesos son una realidad en Canarias».
Comentarios
tracking