Se hacen tres distinciones según cómo se tuestan los granos

Se hacen tres distinciones según cómo se tuestan los granosPxhere

Café natural, torrefacto y mezcla: ¿en qué se diferencian?

Es conveniente conocer las tres variedades para escoger la más adecuada a la hora de hacer la compra

El café continúa siendo uno de los motores –o vicios– de la sociedad. Son muchos los que no pueden comenzar su día sin haberse tomado su taza de café, y es que en España se consumen alrededor de 14.000 al año, ocupando el puesto 19 del ranking de países más cafeteros, según un estudio de la International Coffee Organization (ICO).
Pero ¿conocemos las diferencias entre las variedades de café? Aunque ahora hay cientos de tipos con diferentes sabores y aromas, en el café se hacen principalmente tres distinciones según cómo se tuestan los granos: natural, torrefacto y mezcla.

Café natural

Es aquel cuyo tueste se produce añadiendo solo los granos verdes. El resultado es un café más puro, más intenso y con más matices, además de ser más suave y menos amargo que el torrefacto. Sus dos principales variedades son la arábiga y la robusta. Aunque no tenga ingredientes extra como en los otros casos, se pueden dar diferentes variedades según el método para tostarlo.

Café torrefacto

España es uno de los pocos países donde pervive esta variedad, junto a Portugal. Surgió en Sudamérica debido a que existía la creencia de que al añadir azúcar a la hora del tueste, el café podía conservarse durante más tiempo. Por este motivo, en nuestro país se extendió el consumo de café torrefacto, sobre todo durante la Guerra Civil y la posguerra, ya que además para su producción se requería menos cantidad de café al mezclarlo con el azúcar, que era más económico. Con el tiempo se ha demostrado que esto, además de ser un mito, le da un amargor a la bebida que hace camuflar las propiedades inherentes del café. Por ello, es la variedad menos recomendada.

Café mezcla

Como su nombre indica, es una combinación de los dos anteriores. Es, además, el más vendido en nuestro país, posiblemente sin que los consumidores sepan que una parte de él está compuesto por café torrefacto. Los expertos en la materia aconsejan que, si nos gusta este tipo, apostemos por aquel que tenga mayor porcentaje de café natural y menor de torrefacto, ya que así el sabor y el aroma serán mejores.

Recomendaciones

Una vez conocemos las tres variedades principales, ya podremos elegir bien a la hora de ir al supermercado. Los expertos aconsejan la variedad natural, ya que, como hemos dicho, potencia el sabor y el aroma del café. El torrefacto apenas se encuentra ya en las tiendas, pero se desaconseja su consumo, no solo porque atenúa los matices, sino porque al tostarse con el azúcar hace que los niveles del disacárido en el café sean altos. Si además luego le añadimos unas cucharadas para endulzarlo, estaríamos consumiendo más azúcar de la recomendada.
El más comprado continúa siendo el mezcla, por lo que si optamos por este, conviene fijarse en el tipo. Puede ser 50-50, 70-30 u 80-20. Cuanto menor porcentaje de torrefacto, mejor.
Comentarios
tracking