23 de mayo de 2022

Una enfermera inyecta la vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta Sofía

Una enfermera inyecta la vacuna contra el Covid-19, en el Hospital Infanta SofíaEduardo Parra- Europa Press

Coronavirus

El exceso de antígenos en la vacuna podría provocar una menor respuesta defensiva

El CSIC ha liderado un estudio que describe el mecanismo por el que los linfocitos T y las células presentadoras de antígenos cambian sus funciones

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha dirigido un estudio en el que se descubre que una cantidad excesiva de antígenos en las vacunas contra la COVID-19 pueden hacerles perder efectividad. El motivo: el paciente genera en una mayor tolerancia a estas sustancias.
El trabajo, publicado en la revista científica Cell Reports, detalla la razón por la que se produce esta respuesta inmunológica hacia los antígenos al recibir grandes cantidades.

La inoculación de grandes dosis es contraproducente y no tienen sentidoBalbino Alarcón

Balbino Alarcón, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, asegura que «la inoculación de grandes dosis es contraproducente y no tienen sentido». 
Tal y como revela el estudio del CSIC, tanto el proceso de presentación de antígeno entre linfocitos T, como el hecho de que se produzca una respuesta inmunológica protectora se ven favorecidos cuando hay poco antígeno.
En condiciones de sobreabundancia de antígeno, se produciría una mayor activación directa de linfocitos T por las células presentadoras de antígeno profesionales. Esto provoca una respuesta inmunológica de tolerancia al antígeno, justo el efecto contrario que se trata de conseguir con una vacuna.
Si en la vacuna existe una sobreabundancia de antígeno se produciría una mayor activación directa de linfocitos T por las células presentadoras de antígeno profesionales. Es decir, se daría lugar a una respuesta inmunológica de tolerancia, tal y como explica Alarcón: «La inmunización repetida con antígenos del 2020 hace que los anticuerpos se centren en esa frecuencia y sean eficaces en el virus antiguo, o en las nuevas secuencias que existen ahora, es decir la variante ómicron».

El problema con la covid no es que infecta a una persona y luego a otra, es que no es el mismo virus sino variantesBalbino Alarcón

De esta forma, según detalla el investigador, «el problema con la covid no es que infecta a una persona y luego a otra, es que no es el mismo virus, sino variantes». En su opinión, «no tiene sentido volver a vacunar con la misma secuencia del virus».
Según los autores del estudio, este avance explica la necesidad de regular la cantidad de antígenos que se añaden a un tratamiento de este calibre, con la finalidad de responder a una respuesta proinflamatoria que genere defensas y no tolerancias. «Ómicron infecta a gente porque la vacuna no protege. La vacunación escapa de la neutralización», recalca Alarcón y afirma que «las vacunas actuales son muy eficaces para combatir el virus de 2020, pero no el de ahora que es mucho más contagioso».
Comentarios
tracking