03 de julio de 2022

Un niño recibe la vacuna contra la covid en un colegio de Valencia

Un niño recibe la vacuna contra la covid en un colegio de ValenciaEP

La campaña de vacunación infantil se desinfla: «Está creciendo el hartazgo»

El aumento de contagios durante enero y febrero, junto a los vaivenes en los protocolos estancan la campaña de inoculación de menores de 12

El pasado mes de diciembre, la Comisión de Salud Pública aprobó la recomendación de vacunar a los menores de entre 5 y 11 años. Esta campaña empezó el 15 de diciembre comenzando por las personas de alto riesgo y las cohortes de mayor edad –10 y 11 años–, aunque cada comunidad tiene flexibilidad para organizarse.
La mayor parte de regiones optó por puntos de vacunación masiva –los llamados vacunódromos– y centros de salud, aunque algunas comunidades aprobaron que se realizara en los colegios por carácter general –Valencia, Extremadura y La Rioja– o limitado a algunos centros por tratarse de zonas de ámbito rural –Andalucía y Navarra–.
Así, el 20 de diciembre –primer día en que Sanidad comenzó a dar cifras de vacunación infantil–, ya habían recibido la primera dosis el 11,2 % de la población de entre 5 y 11 años, y en un mes –el 20 de enero–, ese porcentaje superaba el 50 %. Sin embargo, desde entonces la vacunación parece haberse estancado y a 22 de febrero se mantiene en el 56,9 %, 1.870.836 niños de un total de 3.287.411.
Desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) apuntan al aumento de incidencia que se ha registrado desde mediados de diciembre hasta bien entrado febrero. «Cuando los niños han sido infectados hay que esperar un mínimo de ocho semanas desde el diagnóstico. Esto ha entorpecido mucho la dinámica diaria de las familias y ha contribuido a demorar la vacunación de los niños. Creemos que es la causa principal, pero no la única», comenta Ángel Hernández, pediatra y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la AEP (CAV-AEP).

Sensación de hartazgo

Hernández apunta al «caos normativo» que estamos viviendo desde el inicio de la pandemia entre las instrucciones del Ministerio y las comunidades. «Esas diferencias no justificadas o no explicadas, han contribuido a que la población reduzca su confianza en las recomendaciones oficiales», explica.
«Está creciendo la percepción de hartazgo en la población y en las familias, lo que conlleva una menor confianza y un menor seguimiento de las recomendaciones, incluida la vacunación», señala este experto.
Luis Montel, médico de la Asociación de Afectados por la Covid (AMACOVID), coincide en que el personal sanitario «no está llegando a la población por el cambio paulatino de las directrices» y añade que «la consulta virtual ha acabado de matar la relación entre médico y paciente, lo que aumenta las dudas».
«Hace falta un protocolo unificado, se debería haber creado una comisión nacional con representantes de cada comunidad en la que se tomasen decisiones basadas en criterios médicos. Veo una desarticulación donde cada uno hace una norma a conveniencia mientras que en Europa cada país tiene una estrategia común», destaca Montel.

Diferencias entre CCAA

Dentro de la primera dosis en menores de 5 a 11 años encontramos grandes diferencias entre las diferentes comunidades autónomas. Baleares –con un porcentaje de vacunación infantil del 34 %–, Cataluña –40 %– o Madrid –46 %– se encuentran a la cola frente a Galicia –83 %–, Extremadura –76 %– y Andalucía – 65 %–.
«Es difícil de explicar salvo que los procedimientos y servicios de logística hayan sido distintos de una comunidad a otra», comenta Hernández, que añade que «el bajo peso de las coberturas en Madrid y Cataluña –con casi 15 millones de personas entre las dos– está pesando mucho a nivel nacional», asegura el doctor Ángel Hernández.
Comentarios
tracking