Fundado en 1910

20 de abril de 2024

El escritor Antonio Pérez Henares

El escritor Antonio Pérez HenaresFundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos 2021

Entrevista

Antonio Pérez Henares: «Pretenden deshumanizar cualquier recuerdo y sustituirlo por adoctrinamiento progresista»

El escritor y periodista Antonio Pérez Henares (Bujalaro, Guadalajara, 15 de octubre de 1953) es uno de los firmantes del manifiesto 'Escritores con nuestra Historia', donde han alzado la voz ante lo que consideran una tropelía del Gobierno a esta materia.
Estos autores han dado un paso al frente en las últimas horas ante el «atropello» que supone que en la ESO «la Historia se enseñe sin detallar los hechos históricos y sin atender a la cronología».
Pérez Henares, autor de novelas históricas como Cabeza de Vaca, La canción del bisonte, El rey pequeño o La tierra de Álvar Fáñez, reivindica el género: «Es el más vendido. ¿Por qué? Porque los españoles quieren conocer su historia».
Él y otros firmantes creen que no están solos y que está empezando a haber una respuesta por parte de la sociedad civil: «Tenemos que tomar conciencia cívica que lo que no hagamos nosotros no lo va a hacer nadie y unirnos frente al adoctrinamiento», añade en esta entrevista con El Debate.
–Viendo cómo se han hecho las cosas, os teméis que la palabra España salga mutilada en su sentido histórico…
–Y a nuestro propio ser y entorno. Las ciudades donde vivimos, sus monumentos, los cuadros, todo lo que es nuestra cultura. Empezaron con la Lengua y ahora pasan a la Historia y a la Filosofía. Es un intento de borrar en la memoria de las gentes quiénes son y de dónde vienen. Pretenden deshumanizar cualquier recuerdo y sustituirlo por un adoctrinamiento que encima hacen pasar por progresista.
Ferrer-Dalmau: «Necesitamos imágenes de la Historia»

Ferrer-Dalmau: «Necesitamos imágenes de la Historia»

–Llama la atención que con la cantidad de historia que ha producido una nación como la española se tienda cada vez más a hacerla de menos
–Se enaltece a Julio César y se desprecia a Hernán Cortés. La invasión de las Galias debió ser una maravilla pero la del Imperio Azteca quizás un acto genocida. Y eso que cambió la historia del mundo. Es el hecho que más trascendencia ha tenido en la vida de los hombres.

Es un intento de borrar en la memoria de las gentes quiénes son y de dónde vienen

–Según el manifiesto, os revolvéis contra el intento de manejar a los más jóvenes a través de la Educación
–Es un intento de inyectar el odio, al estilo del adoctrinamiento de los separatistas. Crear fronteras donde no las hay. El mundo lo separan en dos: los buenos y dignos y con derechos y otros que sí son humanos pero menos. Ya lo hacen las dictaduras, sean más o menos encubiertas
-¿Qué acogida ha tenido vuestra reivindicación?
–En solo 24 horas hemos logrado una adhesión importante. No lo hacemos como algo de la asociación, sino como parte de la responsabilidad personal de cada uno. Creo que hay una resistencia contra estos ataques, discúlpame que yo no diga gilipolleces como resiliencia, no en vano la novela histórica es el género más vendido. ¿Por qué? Porque los españoles quieren conocer su historia.
–Si no enseñamos bien la Historia, ¿teméis que grandes plataformas audiovisuales ocupen el nicho de la Educación gracias a sus potentes altavoces donde muchas veces triunfa la Leyenda Negra española?
–Ahora al menos ha habido una resistencia, antes ni la había. La Leyenda Negra es la ideología dominante de nuestros presuntos progresistas. Es la verdad en muchas cátedras. Una cantidad de doctrinarios que no han investigado nada que repiten consignas y soflamas en sus clases, insultando a sus propios abuelos. ¿A quién insultan cuando consideran que España tiene que estar pidiendo perdón por esa especie de pecado original? Los de Podemos repiten que fuimos una nación esclavista. Y eso que en cuanto a los indígenas, la esclavitud se prohibió en 1504 por Isabel La Católica. Lo esencial es que ha empezado la respuesta ante aquellos que aún están con las consignas de Guillermo de Orange en la cabeza.

La Leyenda Negra es la ideología dominante de nuestros presuntos progresistas

En el año 2000, durante unos cursos de verano, discutíamos sobre la figura de Felipe II. Y el gran hispanista sir Henry Kamen habló de él como lo que era, con sus luces y sombras pero poniendo en alza su figura, y hubo unos cuantos universitarios que empezaron a protestar. Y ya les dijo este que era inaudito que hubiera un británico defendiendo a Felipe II y que ellos estuvieran quejándose. Me preocupa que en el mundo de la enseñanza haya mucha ideología y mucho doctrinario que vaya a comerles el coco a la gente que supuestamente educan.
–¿Qué respuesta debe dar la oposición política así como los padres de los alumnos?
–Hay gente acostumbrada a que los demás nos arreglen los problemas, aunque los políticos tengan el deber de revertir esta ley. Pero además de eso, todos, cada uno en su terreno, tenemos que tomar conciencia cívica que lo que no hagamos nosotros no lo va a hacer nadie, unidos frente al adoctrinamiento. Ellos se movilizan y no descansan para imponer su pensamiento, y la gente debe resistir.

La rebelión de los escritores

El pasado martes, el Gobierno aprobó el nuevo Real Decreto de enseñanzas mínimas de la Educación Secundaria Obligatoria. Dos materias han estado en boca de todos y han sido objeto de polémica: la Filosofía y la Historia de España.

​Con la reforma, los saberes básicos en esta última materia se agruparán en tres bloques –Sociedades en el tiempo, Retos del mundo actual y Compromiso Cívico– siguiendo el modelo de la asignatura Historia del Mundo Contemporáneo de 1º de Bachillerato.

​Es decir, no se hace mención alguna a la Historia de nuestro país antes de la 'Pepa'. Ni la romanización de la Península ni la Reconquista ni el Descubrimiento de América. Solo los hechos que, según este texto, han llevado a la «convivencia democrática» actual.

​Los escritores de novela histórica, o que han cultivado este género en algún momento de su trayectoria, no se han quedado callados. «Los hechos no están integrados en una época concreta, sino que se enseñan descontextualizados. Esa fórmula hace que el alumnado caiga en el presentismo y juzgue el pasado con criterios del presente, lo que supone fertilizar el terreno para «la cultura de la cancelación»: la impugnación de todo hecho histórico, obra cultural o personaje considerado contrario a determinados valores identitarios actuales.»

​Entre los firmantes, encontramos nombres como Juan Eslava Galán, Carmen Posadas, Antonio Pérez Henares, Isabel San Sebastián, Jesús Sánchez Adalid, Emilio Lara, Almudena de Arteaga, José Calvo Poyato, Luz Gabás, José Ángel Mañas, Manuel Pimentel, Eva Díaz Pérez, Gonzalo Giner, Luis del Val...
Comentarios
tracking