Fundado en 1910

16 de junio de 2024

corea sur

Una fuerte ola antifeminista ha inundado la sociedad de Corea del SurFreepik

Por qué los hombres surcoreanos creen estar discriminados: así se gestó la guerra de sexos que vive el país

El 80 % de los varones de 20 años consideran estar en situación de inferioridad con respecto a las mujeres y dos tercios señalan que la «injusticia» contra ellos es un grave problema social

Hace un mes, el Centro de Estudios Sociológicos (CIS) sorprendía con una conclusión extraída de sus encuestas: el 44 por ciento de los hombres españoles opina que la igualdad ha ido demasiado lejos y ahora son ellos los discriminados como consecuencia de las políticas que se han implementado en los últimos años en este sentido. Además, en el mismo estudio se destacaba que el 67,2 % de las mujeres cree que las desigualdades de género son «grandes o bastante grandes», un porcentaje que se reduce al 48,2 % en el caso de los hombres.

Unos datos llamativos, y es que a medida que las sociedades avanzan hacia la igualdad deberían de desaparecer estas percepciones de que un sexo se impone al otro. Sin embargo, otros territorios presentan aún datos más chocantes. Corea del Sur es el país que tiene la brecha de género más pronunciada de toda la OCDE desde hace 26 años. Según un estudio de Statista, el salario de los hombres es un 30 % superior al de las mujeres, y estas están aún muy por detrás en lo que se refiere a igualdad, por ejemplo, en el hogar, donde las tareas domésticas recaen sobre todo en ellas.

Entonces, ¿qué lleva a los hombres surcoreanos a sentirse en situación de inferioridad? Todo comenzó con el movimiento mundial del 'Me Too', que surgió en Estados Unidos en 2017, se extendió hasta la península asiática y se tradujo en aquel momento en políticas que abordaban el acoso laboral y la igualdad de género. Algo que generó justo el efecto contrario: una fuerte oleada antifeminista de la que se aprovechó el actual presidente de la República, el conservador Yoon Suk-yeol, que ganó las elecciones prometiendo abolir el Ministerio de Igualdad de Género y negando que existiesen desigualdades entre hombres y mujeres.

Y lo que empezó hace unos siete años no ha sido más que una pelota que ha ido creciendo, hasta el punto de que varias campañas publicitarias han terminado dividiendo aún más a la población, como el de un kit de camping que incluía el dibujo de una mano acercando los dedos pulgares e índice para agarrar una pequeña salchicha humeante que, en teoría, hacía referencia al pequeño miembro viril de los surcoreanos.

De igual forma, en los últimos años se ha puesto de moda llevar el pelo corto entre las mujeres después de que una atleta olímpica que ganó varias medallas fuera criticada por no llevar el cabello largo, acto que asocian con el feminismo, un término que se ha equiparado con odiar a los hombres.

En una sociedad muy conservadora heredera del confucianismo, el hombre continúa ejerciendo el papel de cabeza de familia, y la muestra está en que la proporción de mujeres que abandonan el trabajo entre los 25 y los 39 años para cuidar de los hijos es la más alta entre los países de la OCDE. Por todo ello, las mujeres han ido levantándose para acabar con este desequilibrio.

No obstante, este movimiento feminista no ha estado bien visto desde sus inicios y se ve directamente como una guerra contra el hombre, motivo por el que han surgido también plataformas que reivindican los derechos de los hombres con ciertos tintes misóginos. En suma, la brecha social entre hombres y mujeres se ha acentuado hasta niveles nunca vistos y no tiene pinta de que se vaya a solucionar en el corto plazo.

El movimiento de los cuatro noes

Una de las iniciativas de las feministas es el movimiento de los cuatro noes: no al matrimonio, no a salir con hombres, no a tener sexo y no a reproducirse. Con esta llamativa propuesta, las mujeres quieren alzar la voz contra el gobierno de Yoon Suk-yeol y le piden que adopte «de una vez por todas» medidas que propiciaran la igualdad de género.

Hombres cada vez más de derechas

Un reportaje del Finantial Times ('A new global gender divide is emerging') analiza a nivel mundial un fenómeno curioso: la ideología, cada vez más, se define según el sexo. Y es que, según este medio, los hombres son cada vez más de derechas, mientras que las mujeres se escoran más hacia la izquierda, aparentemente a costa de ese feminismo 'excluyente'.

En ese estudio se analizan varios casos, pero el más extremo de todos es el de Corea del Sur, donde los sociólogos hablan de un país dividido en dos a causa de las opiniones de su juventud. Estas diferencias políticas e ideológicas podrían ser, además, una de las causas por las cuales los matrimonios se han desplomado y la natalidad ha caído en picado.

Y el más claro ejemplo lo tenemos al atender a la tasa de fecundidad del país, la más baja del mundo. Ya está por debajo de un hijo por cada mujer. El presidente del país ha achacado esta situación directamente al feminismo, unas posturas que, como decimos, le llevaron a ganar las elecciones en 2022.

Comentarios
tracking