Fundado en 1910

12 de junio de 2024

Recién nacido

Recién nacido

Identifican la base genética detrás de ciertas inmunodeficiencias graves en los recién nacidos

Esta investigación tiene como objetivo llenar los vacíos para que las familias puedan lograr un diagnóstico molecular

Si algo caracteriza a los recién nacidos es, además de su aspecto débil e indefenso, su rapidez para enfermedades. Gracias a diversos estudios, los científicos han identificado cambios genéticos que pueden dejar a los niños que nacen con poca o ninguna defensa inmune contra las infecciones.

En un nuevo estudio de 11 personas afectadas, investigadores de la Universidad de Newcastle, el Instituto Wellcome Sanger, el Hospital Infantil Great North (todos ellos en Reino Unido) y sus colaboradores pudieron vincular mutaciones en el gen NUDCD3 con la inmunodeficiencia combinada grave y el síndrome de Omenn (raro y vital).

Las mutaciones impidieron el desarrollo normal de diversas células inmunes necesarias para combatir diferentes patógenos. Los hallazgos, publicados en Science Immunology, abren oportunidades para el diagnóstico temprano y la intervención para esta afección.

La inmunodeficiencia combinada grave (SCID, por sus siglas en inglés) y el síndrome de Omenn son trastornos genéticos poco comunes que dejan a los niños sin un sistema inmunológico funcional y en riesgo de sufrir infecciones potencialmente mortales. Sin un tratamiento urgente, como trasplantes de células madre para reemplazar el sistema inmunológico defectuoso, muchos afectados no sobrevivirán el primer año.

Si bien los métodos de detección neonatal pueden detectar la deficiencia de células T, el conocimiento de la causa genética específica aumenta la confianza en el diagnóstico de SCID e informa la elección de la terapia curativa. Actualmente, esto sigue estando fuera del alcance de al menos uno de cada 10 familias afectadas.

En este nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Newcastle, el Instituto Wellcome Sanger y sus colaboradores estudiaron a 11 niños de cuatro familias, dos de los cuales tenían SCID mientras que los otros nueve tenían síndrome de Omenn. Todos habían heredado mutaciones que alteraban la función de la proteína NUDCD3, que anteriormente no había sido vinculada al sistema inmunológico.

Utilizando estudios detallados de células derivadas de pacientes y modelos de ratón, el equipo demostró que las mutaciones de NUDCD3 alteran un proceso crucial de reordenamiento genético llamado recombinación V(D)J, esencial para generar diversos receptores de células T y anticuerpos necesarios para reconocer y combatir diferentes patógenos.

Mientras que los ratones modificados con las mismas mutaciones NUDCD3 tenían problemas inmunológicos más leves, los pacientes humanos enfrentaron consecuencias graves y potencialmente mortales. Sin embargo, dos pacientes sobrevivieron después de recibir un trasplante de células madre, lo que refuerza la importancia del diagnóstico y la intervención tempranos.

La doctora Gosia Trynka, autora del estudio en el Instituto Wellcome Sanger y directora científica de Open Targets, comenta: «Para los bebés que nacen con inmunodeficiencias de alto riesgo, la detección temprana puede significar la diferencia entre la vida y la muerte». Estas enfermedades dejan a los recién nacidos esencialmente indefensos contra patógenos que la mayoría de nosotros podemos defendernos fácilmente.

La identificación de este nuevo gen de la enfermedad ayudará a los médicos a realizar un diagnóstico molecular rápido en los pacientes afectados, lo que significa que podrán recibir «tratamientos que les salven la vida más rápidamente», añade.

La profesora Sophie Hambleton, autora principal del estudio en la Universidad de Newcastle e inmunóloga pediátrica en ejercicio en el Great North Children's Hospital, señala: «La SCID y el síndrome de Omenn son trastornos devastadores que requieren tratamientos complejos y oportunos. Cuanto más podamos comprender sus causas subyacentes, mejor podremos cuidar de los bebés afectados».

Esta investigación apunta la investigadora, tiene como objetivo llenar los vacíos para que las familias puedan lograr un diagnóstico molecular mientras «seguimos aprendiendo más sobre cómo funciona el sistema inmunológico en la salud y la enfermedad». Así, asegura que están profundamente agradecidos a las familias, cuya invaluable participación en este estudio ayudará «a las generaciones futuras», concluye.

Comentarios
tracking