Fundado en 1910

29 de febrero de 2024

sandias

Desde COAG se muestran indignados por este acontecimiento y exigen que se conozca el nombre del importadorPxhere

Los agricultores explotan: «La UE nos exige unas normas fitosanitarias que no demanda a Marruecos»

La retirada de un lote de sandías procedentes del país vecino por contener un alto nivel de metomilo han reavivado la demanda de los trabajadores del campo

Este lunes los medios de comunicación nos hacíamos eco de una alerta sanitaria que afectaba a un lote de sandías proveniente de Marruecos que contenía altos niveles de metomilo, un pesticida no autorizado en la Unión Europea (UE).
A pesar de que el sistema de alerta rápida para alimentos y piensos de Europa (RASFF) emitió la alerta el pasado día 14 de julio, la organización de consumidores Facua lo difundió esta semana, subrayando los efectos adversos en la salud que podría suponer la ingesta de las frutas contaminadas.
Pero este episodio ha reavivado una demanda que los agricultores llevan reclamando desde hace años: que se establezcan las mismas medidas para los productos de dentro de la Unión Europea como para los que vienen de países terceros.
Pepe Barea, agricultor de Benaguacil (Valencia), se dedicaba al cultivo de sandía hasta hace poco, cuando decidió pasarse al cítrico. Denuncia a El Debate que la escasez de esta fruta no se debe únicamente a la climatología –que algo sí que ha influido en la floración–, sino a que no se han plantado porque llevan años de «desastre y ruina».
El trabajador del campo destaca que la Unión Europea exige a los agricultores comunitarios una serie de medidas fitosanitarias por la salud de los consumidores que, sin embargo, no demanda a países terceros. «Estos se rigen por sus propias normas, por lo que si en esos países están autorizados esos productos, se pueden vender aquí».
Por ello, atendiendo al caso reciente de las sandías, Barea ve con buenos ojos traer producto extranjero si no hay suficiente producción en España. No obstante, recalca que los agricultores españoles se preocupan «por la salud de los consumidores», motivo por el que la UE «debería poner las mismas condiciones a los productos que vienen de fuera».
Igualmente, se muestra exhausto y señala que los trabajadores del campo están ya «cansados de pelear». «Llevamos muchos años exigiendo esas cosas y Europa lo que nos dice es que no pueden ser tan estrictos porque hay que ayudar a esos países, y es algo que nosotros no entendemos. Queremos tener peso en Bruselas para que a los españoles nos escuchen, y no que los cuatro o cinco lobbies de países del centro de Europa sean los que dominen la situación agraria», denuncia.

«Un régimen sancionador contundente»

Andrés Góngora, de la ejecutiva de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), destaca que la alerta sanitaria de las sandías procedentes de Marruecos viene a certificar lo que llevan denunciando muchísimos años, que los productos que vienen de fuera «están producidos en condiciones diferentes con herramientas fitosanitarias diferentes», motivo por el cual se ha emitido esta alerta sanitaria.
Desde COAG se muestran indignados por este acontecimiento y exigen a España, a Francia y a la UE que se conozca el nombre del importador, no solo la retirada de la mercancía: «Tiene que instaurarse un régimen sancionador contundente para aplicar a este tipo de empresas que están inundando nuestros mercados con productos de muy mala calidad».
El metomilo es una sustancia que está erradicada desde hace mucho tiempo en la agricultura española. Se usa como pesticida y puede tener consecuencias graves en algunos casos. Los síntomas de intoxicación por esta sustancia son dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, sudoración excesiva, temblores, debilidad muscular y visión borrosa.
Comentarios
tracking