Fundado en 1910

22 de junio de 2024

Icebergs en la Laguna de los Glaciares, Islandia

Icebergs en la Laguna de los Glaciares, IslandiaFreepik

Un nuevo estudio rebaja los peores pronósticos de calentamiento global

Sugiere que el peor escenario absoluto es menos probable de lo que se pensaba anteriormente debido al análisis del CO2 en la edad de hielo

Un nuevo estudio sobre la última edad de hielo proporciona valiosas perspectivas sobre la relación entre el dióxido de carbono (CO2) y el calentamiento global futuro. Dirigido por la Universidad de Washington, este análisis destaca que si bien las proyecciones sobre el calentamiento futuro no cambian significativamente, el peor escenario absoluto es menos probable de lo que se pensaba anteriormente.

El estudio, publicado en Science Advances, se centra en el período de la última edad de hielo, hace unos 21.000 años, cuando una gran porción de América del Norte estaba cubierta de hielo. Los investigadores utilizaron registros paleoclimáticos, como núcleos de hielo y sedimentos oceánicos, junto con modelos informáticos del clima de la Tierra, para simular el clima durante este período.

Los resultados revelan que, a pesar de niveles de CO2 atmosférico significativamente más bajos que los actuales, la Tierra estaba en promedio seis grados centígrados más fría que en la actualidad. Esto sugiere que el CO2 jugó un papel menos importante en la determinación de las temperaturas durante la edad de hielo de lo que se pensaba anteriormente.

Uno de los hallazgos clave del estudio es una reducción en la estimación del peor escenario de calentamiento futuro debido al CO2. Mientras que las proyecciones más optimistas y probables permanecen sin cambios (alrededor de 2-3 grados Celsius de aumento de temperatura promedio mundial), el peor escenario, que implicaba un aumento de temperatura de 5 grados Celsius en caso de duplicar los niveles de CO2, ahora se estima en 4 grados.

Este ajuste en las estimaciones se basa en una mejor comprensión de cómo la Tierra respondió a niveles más bajos de CO2 en el pasado. Los investigadores descubrieron que durante la última edad de hielo, los cambios en los patrones de nubes sobre los océanos Pacífico y Atlántico norte amplificaron los efectos de enfriamiento global del glaciar al reflejar más luz solar, agravando así las condiciones frías y nubladas.

Este estudio destaca la importancia de utilizar registros paleoclimáticos para mejorar nuestras proyecciones sobre el calentamiento futuro. Mientras que las tendencias climáticas recientes pueden ser engañosas debido a factores a corto plazo, como los ciclos climáticos y la contaminación atmosférica, los registros prehistóricos proporcionan una visión más completa de cómo el clima puede cambiar en respuesta a cambios en los niveles de CO2.

En conclusión, si bien el estudio no altera las proyecciones más probables sobre el calentamiento futuro, ofrece una mayor confianza al reducir la probabilidad del peor escenario. Esto sugiere que, si se toman medidas significativas para reducir las emisiones de CO2, es menos probable que enfrentemos los extremos del calentamiento global que antes se temían.

Comentarios
tracking