29 de junio de 2022

La investigación se basa en el estudio de las huellas fósiles de cocodrilo conocidas con el nombre científico de Crocodylopodu

La investigación se basa en el estudio de las huellas fósiles de cocodrilo conocidas con el nombre científico de CrocodylopoduGTRES

Ciencia

Los cocodrilos de la época de los dinosaurios caminaban más erguidos y eran más ágiles

Unas huellas fósiles halladas en Bre (Soria) reflejan un cuerpo más estrecho y pies y manos más pegadas entre sí que los reptiles contemporáneos

Unas huellas de cocodrilo halladas hace más de 20 años en Bre (Soria) han dado pie recientemente a un importante hallazgo zoológico: durante el largo periodo de millones de años en el que convivieron con los dinosaurios, estos reptiles caminaban en una posición más erguida y de una forma más ágil que los actuales.
El trabajo, desarrollado por investigadores del grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza y el Institut Català de Paleontologia (ICP) Miquel Crusafont en la revista Journal of Vertebrate Paleontology, se basa en el estudio de las huellas fósiles (icnitas) del animal conocido con el nombre científico de Crocodylopodus.
Al compararlas con rastros de cocodrilos actuales, los autores vieron que eran considerablemente más estrechos y con los pies y las manos más pegados entre sí. Además, según señala Diego Castanera, miembro del grupo Aragosaurus-IUCA (UNIZAR) e investigador del ICP que ha liderado el estudio, no presentan marcas de la cola, la tripa o del arrastre de las extremidades, como es habitual en los rastros de cocodrilos actuales.
La mayoría de ellas son de pequeño tamaño (7 cm de largo como máximo) y se estima que corresponden a cocodrilos de no más de un metro de longitud.
A lo que no han podido dar respuesta los investigadores, informa la institución académica, es a la presencia de huellas de tres tamaños distintos y que Eduardo Puértolas-Pascual, investigador de la Universidad de Zaragoza y coautor del estudio, estima que podrían corresponder a animales de distintas edades, «debidas al dimorfismo sexual, en el que las huellas de machos y hembras sean de distintos tamaños» o a ambos, recoge Efe.

La especie de los neosuquios

Los autores han realizado también una recopilación de los datos de las especies de cocodrilos que habitaron la Península Ibérica en el Cretácico inferior para intentar determinar a qué especie corresponden las huellas y, que aunque no se ha podido concluir con los datos actuales, Puértolas-Pascual la relaciona con «alguna especie dentro del grupo de cocodrilos conocidos como los neosuquios» como Goniopholis, Atoposaurus o Bernissartia, dominantes de los ecosistemas en aquel momento.
«Lo que sí sabemos es que posiblemente el productor tenía unas extremidades delanteras más largas en relación con la longitud total del cuerpo, un centro de masas localizado más hacia adelante y una cola más ligera o corta que los actuales. Estos cocodrilos estarían mejor adaptados para la locomoción en medios terrestres», concluye el investigador.

Temas

Comentarios
tracking