Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

Jorge Aznal
Crónica de Jorge Aznal

La mala uva de TVE al elegir a Jenni Hermoso para las campanadas y apartar otra vez a Anne Igartiburu

Actualizada 04:30

Montaje Campanadas

Ana Mena, Ramón García y Jenni Hermoso

La televisión ha perdido, en general y salvo excepciones, su capacidad para sorprender a los espectadores. En cambio, la RTVE de ahora, entregada en cuerpo pero sin alma a la causa sanchista, no deja de sorprendernos. Solo que no para bien y no en la pantalla, sino para mal y en las decisiones que se toman en sus despachos. La última ocurrencia de RTVE –la penúltima fue programar la película más panfletaria de Almodóvar justo el Día de la Constitución– afecta a las campanadas, la retransmisión que en teoría menos invita al sesgo político. Pero hasta ahí, hasta el último minuto del año saliente y los primeros segundos del año entrante, cuela RTVE su carga ideológica. Porque junto a los presentadores de las campanadas 2024 en TVE, Ramón García y la cantante Ana Mena, aparecerá como «invitada especial», según el comunicado de RTVE– la futbolista Jenni Hermoso.
Es más fácil tragarse del tirón las 12 uvas, con pipos y sin pelar, al son de la primera campanada que tragarse que el fichaje de Jenni Hermoso por TVE responde a un supuesto –y merecido– homenaje a la selección española de fútbol femenino campeona del mundo. Si así fuera, TVE podría haber elegido a cualquiera de sus 22 compañeras, como Olga Carmona, la autora del gol en la final. Pero ha ido a escoger a Jenni Hermoso, víctima del despreciable, execrable e injustificable abuso de Luis Rubiales, por la utilización política de su figura y como reclamo para intentar rascar espectadores en su duelo por la audiencia con Antena 3. El feminismo mal entendido, igual que Cristina Pedroche, su vestido-objeto y la reducción, no culinaria, de Alberto Chicote a hombre-florero en las campanadas.
Es de ley que Ramón García, tras el éxito del regreso del Grand Prix, vuelva a presentar las campanadas en TVE. Se lo merece, es su casa y el mejor de los presentadores para despedir el año. Lo que no es de ley y escapa a la lógica es que a su lado no esté, como tantas veces, la mejor de las presentadoras de las campanadas –y, en general, de cualquier programa–: Anne Igartiburu.
TVE ya castigó a Anne Igartiburu el año pasado al apartarla, por primera vez en 18 años, de sus campanadas por participar en programas de otras cadenas de televisión (Antena 3 y Telemadrid). Para castigo, el nuestro como espectadores sin ella (no tuvieron suerte Los Morancos y Ana Obregón) y también el que sufrió la propia TVE, que perdió por segundo año consecutivo con Antena 3.
Ramón García y Anne Igartiburu. Mira que resultaba sencilla, práctica y eficaz la elección. Y si se quiere contar también con Ana Mena, perfecto. Pero que TVE no nos cuele un gol, a mala uva, con Jenni Hermoso y sin Anne Igartiburu, a quien TVE no cuida como merece por mucho que vaya a presentar nuevamente ¡Mira quién baila! Lo suyo, lo de Anne Igartiburu, además de profesionalidad, elegancia (de la verdaderamente importante, la humana, y de la otra) y estilo, sí es feminismo de verdad.
Comentarios
tracking