08 de febrero de 2023

Annie Ernaux en la lectura de su discurso previa a recibir el premio Nobel de Literatura 2022 en Estocolmo, Suecia

Annie Ernaux en la lectura de su discurso previa a recibir el premio Nobel de Literatura 2022 en Estocolmo, SueciaEFE

Annie Ernaux declara en su discurso del Premio Nobel que quiere 'vengar' a su 'raza' y a su 'sexo'

La escritora francesa, ganadora del Premio Nobel de Literatura 2022, comenzó con una frase que le daba «la libertad y la firmeza para hablar sin temblar» y escogió una escrita hace 60 años en su diario íntimo: «Escribiré para vengar a mi raza»

La nueva Nobel de Literatura, Annie Ernaux, advirtió contra el aumento en Europa de una ideología «de repliegue y de cierre», basada en la exclusión de los inmigrantes, el abandono de los más desfavorecidos y la vigilancia del cuerpo de las mujeres.
La escritora francesa de 82 años considera la escritura un acto político y, en su discurso de aceptación del Nobel, entrelazó retazos de su visión del mundo con recuerdos de por qué empezó a escribir y de la misión de la literatura, que para Ernaux es «un lugar de emancipación». Para ello, comenzó buscando una frase que le diera «libertad y firmeza para hablar sin temblar», y la encontró en el diario que escribió hace 60 años, cuando estudiaba Literatura Francesa en una facultad de provincias: «'Escribiré para vengar a mi raza'. Era un eco del grito de Rimbaud: 'Soy de raza inferior por toda la eternidad'».
Lograr el Nobel no lo consideró «una victoria individual» sino en cierta manera, un victoria colectiva, y de ahí procede su orgullo. Y lo hizo con «quienes desean más libertad, igualdad y dignidad para todos los seres humanos, independientemente de su sexo o género, del color de su piel y de su cultura», con quienes «piensan en las generaciones futuras» y en salvaguardar «una Tierra a la que el ansia de beneficio de unos pocos hacen cada vez menos habitable», dijo haciendo referencia también al cambio climática.

Raza, sexo, migración, clima y guerra

También citó la guerra en Ucrania y al presidente ruso, Vladimir Putin, aunque sin nombrarlos, al referirse al «dictador a la cabeza de Rusia», quien lleva a cabo una «guerra imperialista». La violencia de ese conflicto oculta aún en Europa el aumento de «una ideología de repliegue y de cierre» que no para de ganar terreno «en países de Europa hasta aquí democráticos».
Una ideología fundada en «la exclusión de los extranjeros e inmigrantes, el abandono de los económicamente débiles, la vigilancia del cuerpo de las mujeres». Siguió Ernaux: "Esta ideología me impone a mí, como a aquellos para los que el valor de un ser humano es siempre y en todas partes el mismo, un deber de vigilancia extrema».
Annie Ernaux en Estocolmo, Suecia, a donde se ha trasladado para recibir el Premio Nobel de Literatura 2022

Annie Ernaux en Estocolmo, Suecia, a donde se ha trasladado para recibir el Premio Nobel de Literatura 2022EFE

La promesa de la venganza atraviesa toda su producción y su vida: de niña de familia humilde –sus padres eran tenderos en Normandía– hasta la Universidad, lo que le abrió las puertas de la burguesía. Un recorrido que le ha conferido un sentimiento de tránsfuga de clase social.
La muerte de su padre, sobre quien trata El lugar (1983), un nuevo puesto de profesora y los movimientos mundiales de contestación, devolvieron a Ernaux la necesidad de la escritura, de la que se había alejado en una sociedad «donde los roles se definían en función del sexo».

«Una memoria reprimida»

Un retorno para «ahondar en lo indecible de una memoria reprimida y sacar a la luz la forma de ser de mi pueblo. Escribir para comprender las razones, dentro y fuera de mí, que me habían alejado de mis orígenes».
Su primer libro, aún en tono de ficción, fue Los armarios vacíos (1974), sobre el aborto clandestino que llevó a cabo en su juventud, un tema al que volvería de forma autobiográfica en El acontecimiento (2000). En aquel primer libro definió el ámbito en el que situaría su escritura y que era a la vez social y feminista. «La venganza por mi raza y la venganza por mi sexo se convertirían desde entonces en una».
Ernaux desea que el Premio Nobel sea una señal de esperanza para todas la escritoras, pues «hay hombres en el mundo, incluso en los círculos intelectuales occidentales, para quienes los libros escritos por mujeres simplemente no existen».
Comentarios
tracking