10 de diciembre de 2022

Kipchoge, justo en el momento de la entrada a meta del maratón de Berlín

Kipchoge, justo en el momento de la entrada a meta del maratón de BerlínAFP

El truco que hace humano el récord de Eliud Kipchoge en maratón

El keniano hizo la prueba en 2 horas, 1 minuto y 9 segundos, pero con unas ayudas claves

Eliud Kipchoge es el hombre del momento en el mundo del deporte. Y será uno de los nombres propios del 2022 y posiblemente durante los próximos años. El keniano rompió este domingo en Berlín el récord del mundo de maratón, que ya estaba en su poder, y recorrió la distancia en la capital de Alemania en 2 horas, 1 minuto y 9 segundos.
La marca es espectacular y ha protagonizado una de las marcas más impresionantes en la historia del atletismo. Lo logró con un ritmo era endemoniado, incluso más alto que el pronosticado. La llegada a meta se convirtió así en una imagen para la historia del deporte, una de las grandes hazañas conseguidas en el atletismo.
Sin quitar un ápice a la gesta, a la que no se puede restar méritos alguno, sí hay que explicar cómo Kipchoge, de 37 años, logró el récord mundial. Lo hizo acompañado de varias 'liebres', término que en el atletismo se utiliza para aquellos corredores que van por delante el atleta al que ayudan y que van marcando el ritmo durante toda o parte de la carrera. En resumen, son atletas que ponen su esfuerzo y sus piernas al servicio de otro, en este caso de Kipchoge. La función principal de una liebre es imponer un ritmo lo suficientemente alto durante la primera parte de la carrera que de esta forma asegure que el protagonista pueda acabar en un tiempo rápido. Sirven también como referencia e incluso en situaciones adversas en meteorología, de mucho aire por ejemplo, también como protectores para el 'jefe', que puede coger hasta el rebufo.
En este maratón de Berlín Kipchoge tuvo a tres liebres contratadas que trabajaron únicamente para él. Y eran grandes atletas entrenados para ellos y perfectamente acoplados a los deseos del Kipchoge. Él mismo planeó la carrera con estos tres profesionales del atletismo, que tenían en su cuerpo y en su cabeza el formato de prueba -y el ritmo- que tenían que hacer. Kipchoge reunió a las tres liebres y les encomendó un esfuerzo: volar hasta la mitad del maratón para hacer un ritmo muy fuerte en esos primeros 21,1 kilómetros y así bajar de la hora. Lo hizo en 50 minutos y 5 segundos, lo que daba la posibilidad de que bajara al final de las dos horas, su gran objetivo. Hasta el kilómetro 25 se mantuvo junto a dos liebres. Sin embargo no llegó a lograrlo por muy poco y cuando ya se quedó en solitario notó el desgaste.
Kipchoge logró este domingo el récord mundial de maratón

Kipchoge logró este domingo el récord mundial de maratónAFP

Hay que recordar que en 2019 Kipchoge cubrió la distancia incluso en 1:59:40, pero bajo condiciones especiales que dieron por inválido el tiempo: las de las zapatillas Nike AlphaFly que fueron prohibidas, la de que aquella prueba en Viena no se consideraba oficial o la de que no había ni rivales compitiendo por la victoria ni pruebas antidopaje. La Federación Internacional de Atletismo no cuenta ese tiempo, por lo que esa marca no fue homologada como récord del mundo. Sí será ahora sus 2 horas, 1 minuto y 9 segundos conseguidos este domingo en Berlín y que lo convierten en una de las grandes hazañas del deporte.
Comentarios
tracking