27 de junio de 2022

fdfdd

Jonathan Barnett, agente de Gareth Bale (i) y Mino Raiola, agente de Haaland o Pogba son dos de los agentes más famosos del mundo del fútbolED

La nueva norma de la FIFA que tiene en jaque a los agentes de futbolistas: «Es ilegal»

La ley pretende, entre otras cosas, que los agentes de futbolistas cobren como máximo un 6 % en comisiones si es a cargo del jugador y del club comprador

Los agentes de futbolistas le han declarado la guerra a la FIFA. ¿El motivo? La norma que entrará en vigor a partir de julio de 2022 y en la que pretende fijar un máximo en relación a las comisiones que los agentes deben de cobrar por los traspasos. 
El motivo que alega la FIFA es evitar según el organismo que representantes, abogados o intermediarios cobren cantidades millonarias por los traspasos. La FIFA sobre todo ha puesto su ojo en Mino Raiola, uno de los agentes más conocidos y controvertidos del mundo del fútbol y cuyas grandes fichajes le han reportado jugosas comisiones. El italiano tiene como representados a jugadores tan destacados como Ibrahimovic, Paul Pogba -al que llevó a la Juventus-, o Erling Haaland -candidato a ser uno de los jugadores más codiciados este verano y cuyo traspaso puede ser uno de los más caros-.
Haaland costaría entre 250 y 300 millones de euros

Haaland puede ser uno de los traspasos más sonados del próximo veranoGTRES

El Debate se ha puesto en contacto con Pedro Bravo, uno de los agentes más importantes de nuestro país y presidente de la Asociación Española de Agentes de Futbolistas. Bravo, amigo personal de Raiola y Barnett, clama contra esta norma «Es ilegal», afirma con rotundidad. Además lanza un aviso «La vamos a recurrir al día siguiente de que salga. No tienen respaldo jurídico, han ido al apoyo político malmetiendo en el Parlamento Europeo contra nosotros». 

¿Por qué es ilegal?

Este sería el quinto reglamento de la FIFA, de los cuales los tres primeros fueron impugnados y retirados. El problema con los agentes llegó cuando la propia institución del fútbol liberalizó la profesión pasando de 400 agentes a más de 1.000. «Los mismos que liberalizaron la profesión son ahora los que quieren poner coto».
Una de las cosas que se pretende instaurar con la nueva normativa es que los agentes deben declarar sus ganancias anuales. Pedro Bravo afirma que «no tendría ningún problema, pero es algo que no sería posible en España por la Ley de Protección de Datos».

Los mismos que liberalizaron la profesión son ahora los que quieren poner cotoPedro Bravo

Otro de los puntos polémicos es la instauración de un porcentaje fijo respecto a las comisiones. A día de hoy, no existe ninguna ley impositiva sobre las comisiones de los agentes. La recomendación de la FIFA es que no superen un 3%, una recomendación que pretenden legislar. La norma obligará a que los agentes cobraran como máximo un 6% de los traspasos como comisión, un 3% lo abonaría el jugador y otro 3% lo abonaría el club vendedor.
El presidente de la Asociación de Agentes de Futbolistas Españoles muestra su indignación ante este hecho: «A ver si se creen que todos los salarios son como los del Real Madrid, Barcelona o PSG. Al liberalizar la profesión hay mucho agente intermediando en 2ºB o en juveniles, con lo que ese 3% es irrisorio. Además, incluso en Primera división hay mucho jugador cobrando el mínimo (150.000 euros al año. Sería imposible».
A parte, Bravo señala la imposibilidad de imponer esta normativa por el principio de competencia: «el Colegio de Abogados de Madrid sufrió una multa de la Comisión Europea por el derecho a la competencia. Si todo el mundo pone el mismo precio, se cargan la competencia».

La FIFA como gestora de comisiones 

Para recuperar mayor control, la FIFA decidió crear un nuevo organismo, Clearing House, que será quien gestione todos los pagos. Los clubes abonarán la comisión a FIFA y este organismo hará las transferencias a los representantes, actuando como una especie de gestor de cobros. 

Queremos un reglamento, primero legal y luego, si es posible, justoPedro Bravo

Los pagos ya no irán de club a agente sino que todos pasan por FIFA. Ante esta nueva creación, Pedro Bravo contesta cree que con este nuevo proceso lo único que se consigue es ralentizarlo todo: «Te voy a poner un ejemplo: yo vendo un jugador al Alcoyano y me dan 2.000 euros de comisión. Esta cantidad no me la podría pagar el club, tendría el Alcoyano que hacer una transferencia a este organismo, este organismo verificarlo y proceder a su posterior pago. Así con miles de operaciones. ¿Cuándo voy a cobrar?¿En tres o cuatro años?».
Por último, Pedro Bravo lanza una petición a la FIFA: «Queremos un reglamento, primero legal y luego, si es posible, justo».
Se avecina un nuevo conflicto en el fútbol. Esto no ha hecho más que empezar.
Comentarios
tracking