Fundado en 1910

24 de abril de 2024

Foden y Haaland en la celebración de un gol con el Manchester City

Foden y Haaland en la celebración de un gol con el Manchester CityGTRES

Por qué la Premier League es ya la Superliga del fútbol

  • El fútbol inglés tiene muchos más recursos económicos con los que ha formado ya su propio entorno repleto de estrellas

  • Es además un proyecto global, con propietarios de todo el mundo, con mucho capital árabe y norteamericano

El mundo del fútbol está en constante evolución y cada vez es más el dinero que se invierte en el deporte rey. Cada año son menos los equipos con gran poder adquisitivo, no por la cantidad de dinero que tienen sino porque hay un grupo de clubes que posee mucho más que el resto al tener financiación externa de grandes empresas que nada tienen que ver con el fútbol.
Hace casi dos años el fútbol estuvo cerca de tener una gran revolución con la presentación de la Superliga. En ese proyecto figuraban los mejores equipos de las grandes ligas europeas. Por parte de LaLiga estaban Real Madrid, Barcelona y Atlético. Por Italia firmaron el acuerdo Milan, Inter y Juventus. Y de la Premier inglesa se adhirieron seis equipos: Arsenal, Manchester City, Manchester United, Tottenham, Liverpool y Chelsea. Sin embargo, la presión de los aficionados, que en Inglaterra aún les queda poder, provocó que estos seis clubes se echaran atrás.

La Premier es la Superliga

En realidad no les hacía falta a estos equipos entrar en una Superliga. Ya la tienen montada dentro de sus fronteras. La Premier League es en estos momentos la liga más potente del mundo en lo económico. No solo tiene un indudable tirón deportivo sino que se ha convertido en una especie de competición independiente del resto de torneos. Equipos que están lejos de poder jugar competición europea, o incluso conjuntos que pelean por no descender, tienen la capacidad de arrebatarle a los grandes clubes de LaLiga a sus estrellas. Y con otras ligas hacen también lo que quieren: fichar con dinero ilimitado.
El Chelsea, esta temporada, es el mejor ejemplo. Más allá de pagar sin problemas 100 millones de euros por un futbolista ucraniano que aún no ha destacado, se han gastado 453 en lo que va de temporada 'pescando en cualquier lado'. En general, en este mercado de invierno la Premier ha quitado con facilidad talento al fútbol español: Cunha por el Wolverhampton o Alex Moreno por el Aston Villa son fichajes fáciles de acometer para los equipos de la Premier y que los de LaLiga tienen que soltar para sobrevivir. Y los dos clubes mencionados no son ni mucho menos punteros en la Premier. Eso ya pasó en verano: en Inglaterra equipos de media tabla son capaces de fichar grandes jugadores y lo que gasta en fichajes un recién ascendido a la Premier solo es superado en gasto en España por el Barcelona... y porque tuvo las palancas.
En lo que va de mercado de invierno, la Premier League lleva gastados 320 millones de euros. La diferencia con las otras grandes ligas europeas es insultante. En LaLiga se han desembolsado solo 19 millones, en la Bundesliga 17, en la Ligue 10,6 y en la Serie A 6,7. A ello hay que sumarle los 2.246 millones que gastó la Premier en verano, una cifra inmensa, inalcanzable para cualquier otro torneo. Eso es jugar directamente en otra liga, en una propia, en una Superliga.
Además, la liga inglesa también ha sido la que más capacidad ha tenido para fichar jugadores que han destacado en el Mundial. Por ejemplo, el neerlandés Gakpo ya es propiedad del Liverpool (42 millones de euros más 14 en variables), que también pretende fichar a Bellingham, objetivo principal del Real Madrid para la próxima temporada, pero que en ningún caso podría llegar a las cifras que está dispuesto a poner sobre la mesa el Liverpool.

Proyecto global

Además de la ingente cantidad de dinero que han generado, y que reparten de forma más equitativa que en España, hay otro asunto bastante diferente al que tenemos en LaLiga. El fútbol inglés mantiene en cierto modo la esencia de su competición, pero se han globalizado hasta el punto de convertirse en una competición similar a la NBA.
Muchos equipos de la Premier League son en realidad propiedad de millonarios de cualquier parte del mundo. De hecho, resulta sorprendente que solo cinco equipos de la Premier estén gestionados por directivos ingleses. El resto de clubes tienen capital de otros países, en su mayoría de Estados Unidos, aunque también destaca Oriente Medio, donde de verdad se mueve el dinero. En España muy pocos son los casos de equipos con capital extranjero que suele ser sinónimo de inversiones millonarias.
El Newcastle inglés, que está tercero en la Premier, es propiedad de Arabia Saudí

El Newcastle inglés, que está tercero en la Premier, es propiedad de Arabia SaudíAFP

Arsenal, Bournemouth, Chelsea, Crystal Palace, Fulham, Liverpool, Manchester United y Aston Villa cuentan con dueños norteamericanos. Sus aficionados siguen teniendo esa esencia inglesa de pertenencia al club y de sentirse parte de un proyecto, pero la realidad es que sus dueños de Reino Unido no tienen nada. Todos ellos han hecho en los últimos tiempos fichajes millonarios y los salarios que pagan son mucho más elevados que los que se pueden percibir en LaLiga.
El otro capital que destaca, a pesar de que solo gestione dos equipos, es el de Oriente Medio. El Manchester City, liderado por Emiratos Árabes y el Newcastle, por Arabia Saudí. Estos son dos de los equipos que mayores inversiones han hecho en las últimas temporadas. Ambos conjuntos cuentan prácticamente con presupuesto ilimitado y tienen la capacidad de tentar a la gran mayoría de jugadores. El éxito del City solo se entiende por el dinero que ha ido sumando. Es posiblemente el mejor ejemplo de un equipo que juega con otras reglas y punta de lanza de esta Superliga... inglesa.
Haaland, rodeado de jugadores del United, es la gran estrella de la Premier

Haaland, rodeado de jugadores del United, es la gran estrella de la PremierAFP

Por este motivo, la Premier League cuenta cada vez con más estrellas en sus filas. La última en incorporarse ha sido Joao Félix, que a modo de préstamos ha llegado al Chelsea para los seis meses que quedan de temporada. Una operación que le ha costado alrededor de 10 millones de euros al conjunto blue, unas cifras que por ejemplo el Atlético, equipo del que proviene el portugués, no puede acometer en estos momentos ni para fichar a un jugador.
Esto muestra perfectamente las grandes diferencias que hay entre la Premier League y el resto de competiciones domésticas. Un gran equipo en España como el Atlético está obligado a vender para ser viable económicamente. Otro como el Sevilla, varios años en Champions, está en peor situación. Y sus equivalentes en Inglaterra –o inclusos en mitad de tabla– pueden gastar millones de euros en los jugadores que tienen que salir de clubes españoles por necesidad. A los ingleses no les hace falta ni poner el anzuelo. Es, sencillamente, una lucha entre el que necesita vender, aunque sea un equipo top en España, y entre el que tiene muchísimo dinero para gastar, aunque esté luchando por la salvación en Inglaterra. Y eso es ya una Superliga propia.
Comentarios
tracking