Fundado en 1910

20 de abril de 2024

La plantilla del Atlético celebra un gol en el encuentro ante el Almería

La plantilla del Atlético celebra un gol en el encuentro ante el AlmeríaAFP

La necesidad de un título en el Atlético y las dos semanas que definirán una temporada

El Atlético de Madrid, de la mano de Diego Pablo Simeone, ha llevado a cabo una pequeña revolución en los dos últimos años que ha modificado las raíces, la forma de jugar y la manera de sentir del club. No queda nada de lo que era el equipo original del ´Cholo´, sino que ahora se puede definir a los rojiblancos como un equipo proactivo, que busca salir jugando, que no negocia un pase y que se siente protagonista.
Pero toda manera de jugar necesita victorias, títulos, que legitimen la propuesta. Y Simeone, como entrenador del Atlético, quiere volver a llevarles a la gloria. Los colchoneros no saborean las mieles de un título desde 2021, cuando ganaron la Liga española. Y en toda la etapa del argentino al frente, tan solo han vencido una Copa del Rey, aquella en 2013 en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid de José Mourinho.
Las eliminaciones de Barcelona y Real Madrid del torneo copero abrieron, clarísimamente, la opción de un título para el Atlético. Con la liga lejos, y la Champions deparándoles un duro enfrentamiento ante el Inter de Milán, la Copa se quedaba como la vía más factible de título. Pero lo que podía ser una opción, pasó a convertirse en obsesión. La afición empezó a pedir el título, el Atlético se sintió favorito y el miedo a perder, en el fútbol, puede más que nada.
La derrota en casa ante el Athletic Club puso al equipo contra las cuerdas. Obligados a ir a San Mamés, un estadio casi inexpugnable, ante un equipo que quiere la Copa del Rey más que nada, a buscar remontar. Además con la duda del estado físico de Antoine Griezmann, el faro del equipo, que tiene unas molestias y podría perderse el choque.

La temporada en juego

En apenas dos semanas, el Atlético se juega la temporada. Con la Liga muy lejos, donde los esfuerzos deben ir a asegurar la plaza Champions, los dos torneos coperos -Copa y Champions- son la esperanza de los de Simeone. Y en ambos tiene que remontar diferencias de un gol.
El delantero del Atlético Memphis Depay celebra su gol junto a Antoine Griezmann

El delantero del Atlético Memphis Depay celebra un gol junto a Antoine GriezmannEFE

En el torneo continental al menos lo hará en casa, ante su gente, aunque el rival, el Inter, líder en solitario en Italia y uno de los mejores equipos de la temporada europea, se presenta como una prueba durísima. De esas dos posibles remontadas dependerá mucho de cómo se catalogará esta temporada del Atlético, una de buen juego pero que puede caer en agua de borrajas.
Es tan diferente este equipo al Atlético del pasado, que se podría decir, por extraño que suene, que el debe del equipo actual es la defensa. Que Simeone ha construido un equipo con muchas variantes con balón, propositivo, capaz de superar bloques rivales, pero que sufre cuando tiene que defender. Cuando no impone el discurso del partido.
En esos dos encuentros, ante Athletic e Inter, eso presumiblemente no ocurrirá. La necesidad de remontar, de ganar, le dará el balón y el protagonismo al Atlético. Mejor prueba de fuego imposible para valorar cuán lejos puede llegar esta idea y para dimensionar el trabajo de Simeone. Una idea necesita de títulos, que al fin y al cabo es lo que permite a plantilla y afición creer en ella. Hasta ahora, el entorno del Atlético siempre ha creído en Simeone. Las próximas dos semanas nos darán pistas sobre si eso continúa siendo así.
Comentarios
tracking