Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

El presidente Sánchez, recibido por el primer ministro de Marruecos, Aziz Akhannouch, en su visita a Rabat en abril

El presidente Sánchez, recibido por el primer ministro de Marruecos, Aziz Akhannouch, en su visita a Rabat en abrilGTRES

Crisis diplomática

El envío de gas a Marruecos provoca a Argelia, que podría romper su contrato con España

Medios argelinos recuerdan que Argelia cortará el gas si España lo reenvía a Marruecos. Los expertos recuerdan la poca fiabilidad que ofrecen ambos socios

España comienza a enviar gas a Marruecos en plena escalada de la tensión con Argelia. Madrid ha reactivado el tramo del gasoducto Magreb-Europa, que Argel cegó en octubre cuando rompió relaciones con Rabat por el conflicto que ambos mantienen por el Sáhara. La batalla diplomática terminó por contagiar a España el pasado mes de marzo, cuando se hizo público el apoyo del Gobierno de Sánchez al régimen de Mohamed VI.
La ruptura entre los países del norte de África derivó en el corte de la única vía de entrada de gas con la que contaba Marruecos, que lleva meses planteando alternativas de abastecimiento. El país no cuenta con plantas de regasificación capaces de procesar el gas natural licuado, por lo que tuvo que mirar al norte para encontrar una alternativa.
«Cualquier relación directa con Marruecos, especialmente de carácter económica, va a ser interpretada con tensión por parte de Argelia», afirma Javier Porras, profesor de RRII de la Universidad CEU San Pablo, en declaraciones a El Debate.

Ni Argelia ni Marruecos son socios establesJavier PorrasProfesor de RRII de la Universidad CEU San Pablo

España –rehén de la disputa magrebí– vivió su particular crisis diplomática con Rabat hace poco más de un año. En mayo de 2021, el Gobierno marroquí provocó una oleada masiva de inmigrantes a la frontera con España, en respuesta al acogimiento del líder del Frente Polisario un mes antes en un hospital de La Rioja. «Es evidente que ambos socios no son especialmente estables», dice Porras.
Ahora, con el tablero geopolítico del revés, es Argel el que desafía a Madrid. El Ejecutivo de Abdelmadjid Tebboune amenazó a finales de abril con cortar el suministro a España si su gas era derivado a Marruecos a través de Magreb-Europa. Unas palabras que este miércoles recordaron varios medios de comunicación argelinos. «Si España decide reexportar el gas que compra a Argelia a terceros países, Argelia puede romper el contrato», dijo Abdelkarim Touahrieh, embajador del país en Italia el 7 de mayo.

Confirmar la procedencia del gas enviada a Marruecos es imposible

Sin embargo, confirmar la procedencia de la energía enviada es prácticamente imposible. «Cuando importamos el gas lo incluimos directamente a la red; en esos depósitos todo el gas, de diferentes procedencias, se mezcla», dijo Antonio Turiel, investigador científico del CSIC en una entrevista en El Debate. Desde el sector aseguran que «ni una molécula de gas argelino está viajando a Marruecos».
Ante la deriva de las relaciones, Porras no descarta una ruptura del contrato. «Si Argelia está dispuesta a asumir las consecuencias de una ruptura, nada lo impide que lo haga», dice.

Marruecos pagará un peaje a España

El envío del gas a Marruecos a través del tramo de gasoducto con Tarifa ha necesitado de una «adaptación técnica» por parte de Enagás, según confirma el gestor. La tubería está diseñada para recibir y no para proveer, por lo que se ha trabajado en ella para revertir su sentido. Fuentes del sector explican que la conexión operará con las reglas técnicas de la Unión Europea, por lo que –según han confirmado– España cobrará un 'peaje' por el gas exportado.
En paralelo, Naturgy mantiene una larga y compleja negociación con Sonatrach (energética pública argelina) por la renovación de las condiciones del contrato de suministro de gas. Reuniones que se han visto afectadas por el avance de las relaciones políticas entre países. Fuentes conocedoras confían en que Argelia indexe el precio de su gas al mercado europeo (TTF), y no vaya más allá.
La relación entre España y Argelia atraviesa por su momento más complicado. El pasado 8 de junio Argel rompió el Tratado de Amistad con Madrid. Un día después, el país magrebí suspendió los pagos a las empresas españolas presentes en su territorio. La disputa escaló el pasado 19 de junio, cuando una carta sellada por el ministerio de Turismo argelino instaba a todas las agencias de viaje a cancelar sus conexiones con España. La orden fue cancelada horas después por el propio Gobierno, que desautorizó la medida alegando un «malentendido».

Argelia ha roto toda relación con España, excepto en materia energética

La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, reconoció este miércoles en el Congreso «una paralización prácticamente total» de las operaciones comerciales con Argelia, tanto importaciones como exportaciones, a excepción de los productos energéticos.
«En eso nos estamos volcando, fundamentalmente porque creemos que somos países soberanos, libres para decidir en política exterior, amigos y queremos tener una relación equilibrada como con otros países de la vecindad Sur», dijo Méndez en la Cámara Baja.
Comentarios
tracking