28 de noviembre de 2022

El canciller alemán, Olaf Scholz

El canciller alemán, Olaf ScholzEFE

Crisis del gas en Europa

Nueve países europeos no cuentan con las reservas de gas necesarias para sobrevivir al invierno

Bruselas exige que el próximo 1 de agosto los depósitos de los países comunitarios superen el 71 %. Nueve de ellos no cumplen con el límite, seis ni siquiera se acercan

Al menos nueve países de la Unión Europea no cumplirán el límite de almacenamiento de gas impuesto por el Ejecutivo Comunitario para el próximo 1 de agosto. Austria, Alemania, Bulgaria, Croacia, Hungría, Letonia, Países Bajos, Rumanía y Eslovaquia no llegan al mínimo del 71 % que será exigido en cuatro días.
Preocupa especialmente la situación de Alemania que, a pesar de rozar el objetivo, sufrió este miércoles una drástica reducción del flujo del gas ruso a través de Nord Stream. De esta manera, Berlín ha visto cómo su suministro de gas ha quedado limitado a la mitad en tan solo unos meses. Bruselas exige que los depósitos de los Veintisiete se sitúen por encima del 80 % antes del próximo mes de noviembre, a las puertas del invierno.
Lo peor podría estar por llegar. Ningún líder europeo confía en que Vladimir Putin mantenga abierta la tubería por la que envía gas al viejo continente. La última alerta fue lanzada este miércoles por la ministra española de Transición Ecológica. Teresa Ribera advirtió de que «tenemos que prepararnos para un escenario de ‘cero envíos’ de gas» por parte de Rusia.
Un corte total ruso reduciría a cero la llegada de gas por tubería a Alemania, comprometiendo sus reservas y activando un plan de racionamiento en el país, que podría enfrentarse al invierno con los depósitos medio vacíos si no aplica medidas extraordinarias. Junto a Berlín, otros países del norte y centro de Europa sufrirán cortes de suministro.

España depende de EE.UU. y Argelia

España afronta la crisis energética en una posición más cómoda. La vicepresidenta tercera descarta cortes de suministro en nuestro país a no ser que fallen el resto de las vías de recepción de gas. Esto añade presión sobre las relaciones entre España y Argelia. El gas argelino será clave durante los próximos meses. Naturgy y Sonatrach continúan negociando las condiciones del envío a través de Medgaz, único gasoducto que descarga en las costas españolas.
Punto y aparte merece la importación de gas natural licuado (GNL) procedente de Estados Unidos. Los expertos consultados consideran improbable que Washington pueda mantener el volumen de envíos al nivel actual durante 2023. «Habrá un proceso de reducción muy importante el año que viene», afirma el investigador del CSIC, Antonio Turiel.
España disparó sus importaciones estadounidenses desde el pasado mes de enero. El gas norteamericano pasó de representar el 13 % del total en noviembre de 2021, al 34,4 % acumulado desde el inicio del año. Una reducción de sus envíos forzaría a España a renegociar incrementos de suministro con terceros países como Nigeria o Qatar.

Los futuros del gas continúan disparados y apuntan a los 205 euros en septiembre

A corto plazo, el gran problema al que se enfrenta Europa es el alza imparable del precio del gas. Su cotización en el mercado de referencia europea se disparó este miércoles, cuando llegó a tocar su techo en los 227,5 euros/MWh. La tormenta de precios se ha contagiado al mercado español, menos expuesto a las tensiones con Rusia. El gas se vendió el 27 de julio a 134 euros. Los futuros siguen apuntando al alza, registrando los 140,65 euros para el próximo mes de agosto.
Comentarios
tracking