10 de agosto de 2022

Nevada provocada por Filomena, en Madrid, en 2021

Nevada provocada por Filomena, en Madrid, en 2021GTRES

Seis expertos analizan los retos de la economía

Europa, ante el frío invierno económico: «Nos dirigimos a una tormenta»

Las economías europea y española se enfrentan a una batería de retos a la vuelta del verano. La crisis de la inflación, la recesión, los precios de la energía o el avance de la guerra en Ucrania pondrán a prueba a los Veintisiete

España se prepara para un agitado último trimestre económico. La crisis de la inflación -que ha llevado al IPC adelantado a cerrar julio en su tasa más alta en 38 años- podría pronunciarse en la recta final del año, espoleada por la crisis del gas que promete unos precios desbocados a la vuelta del verano, fruto del inminente corte del gas ruso.
«Nos dirigimos a una tormenta económica. Será financieramente estresante. Debemos tomar ahora las medidas necesarias para reducir los riesgos financieros», afirma Paul Moran, economista y profesor del Master in International Finance de IEB. En ello está el Banco Central Europeo. Su presidenta, Christine Lagarde se vio forzada a aplicar una subida de tipos del 0,5 %, el doble de lo previsto inicialmente.
Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE informó de que también incrementa en 50 puntos básicos la facilidad de crédito

Tras la reunión del Consejo de Gobierno, el BCE informó de que también incrementa en 50 puntos básicos la facilidad de créditoEFE

El BCE volverá a subir los tipos de interés a la vuelta del verano

El alza desbocada de los precios dio validez al ala de la institución monetaria que exigía medidas más contundentes. El organismo podría anunciar nuevas subidas de los tipos en septiembre. En paralelo, varios países comunitarios han tratado de proteger a sus economías de la tempestad que está por llegar. Francia o Alemania llevan meses aprobando medidas para paliar la espiral de precios que lleva meses recorriendo Europa. También España ha tratado de contener a un IPC que no se deja domar. Para el profesor Javier Santacruz no hay tiempo que perder. «No es razonable esperar a que la situación se haga más compleja y ahí aplicar de golpe un ajuste presupuestario que prolongue aún más la recesión», afirma.
Aurelio García del Barrio, director del Global MBA en Finanzas, considera que llegarán meses complicados para la economía española. «Los sectores económicos que se verán más perjudicados con la llegada del otoño serán los productivos industriales. Están muy preocupados por la inflación de costes que están teniendo y los suministros que no saben si van a llegar», apunta.

China y la guerra en Ucrania

El presidente ruso, Vladimir Putin (izquierda), y el presidente chino, Xi Jinping, durante su reunión en Pekín

El presidente ruso, Vladimir Putin (izquierda), y el presidente chino, Xi Jinping, durante su reunión en PekínAlexei Druzhinin / Sputnik

No es el único reto que debe afrontar el viejo continente. El avance de la guerra en Ucrania sigue escribiendo nuevos capítulos. Uno de ellos apunta al papel de China. El gigante asiático sigue manteniendo un equilibrio diplomático que podría terminar en los próximos meses. Desde IEB aseguran que existen razones para pensar que la balanza de la ambigüedad china terminará por inclinarse en favor de Rusia, su socio estratégico.
Desde el punto de vista geopolítico, Pekín y Moscú comparten reivindicaciones territoriales con países vecinos. El conflicto con Taiwán, cuenta con varias similitudes al producido con Ucrania antes de su invasión. Además, el presidente Xi Jinping tiene varias cuentas pendientes. Los atolones del pacífico sur o las reivindicaciones por el dominio de cuatro de las islas Kuriles, conflicto en el que Japón forma parte, se incluyen en la lista de elementos compartidos.

Si China apoya a Rusia, las sanciones tendrán un fuerte efecto secundario sobre Europa

Para el director del Máster en Relaciones Internacionales de IEB, José María Viñals, las consecuencias que esta preferencia podría tener a largo plazo confrontan directamente con el efecto de las sanciones económicas adoptadas, ya que China, junto con India, son los principales compradores de gas y petróleo de Rusia. «A la situación de Ucrania se podría sumar el endurecimiento de la posición europea frente a China motivada por EEUU quien, a su vez, es parte de la solución frente a Rusia y las consecuencias económicas derivadas del conflicto con Ucrania», afirma Viñals.
Durante los últimos días, la tensión entre Washington y Pekín se ha disparado tras el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi a Taiwán. China considera que el viaje supuso una violación a su integridad territorial y se reserva una batería de represalias comerciales contra Estados Unidos. Sanciones que podrían poner en riesgo el flujo comercial que ambos mantienen. La disputa entre ambas potencias colocaría a Europa en una situación muy comprometida.

El gas, la electricidad y el petróleo

Persona repostando en una gasolinera de Barcelona.

Persona repostando en una gasolinera de Barcelona.EFE/Alejandro García

Aunque sin duda, el gran elefante en la habitación sigue siendo una crisis de energía a punto de estallar. La tensión no solo afecta al gas y a la electricidad, sino que alcanza al petróleo. La situación internación han roto el equilibrio entre oferta y demanda disparando su precio. Es una espiral que se retroalimenta. «La inflación está contagiando al resto de la economía, algo muy peligroso, y los bancos centrales subirán más los tipos para controlarla. El riesgo es que el equilibrio se rompa y caigamos en recesión. Que el empleo va a sufrir es una certeza, pase lo que pase», asegura Luis Fernando Utrera, subdirector del Máster en Bolsa y Mercados Financieros del centro de estudios superiores.

El que mejor se adapte será el que mejor sobrevivaDiego PitarchProfesor del Master in International Finance de IEB

Las empresas no lo tendrán fácil. La inestabilidad económica dará inicio a una carrera por la supervivencia. El que mejor se adapte, sobrevivirá. Para el profesor Diego Pitarch, las inversiones, transformaciones digitales y energéticas, los salarios, impuestos, financiación, competitividad, internacionalización, dividendos y la creación de valor serán solo algunos de los retos que se tendrán que afrontar en un entorno hostil, con una guerra en la misma Europa.
«Con una amenaza constante social, económica y territorial, con un dinero cada vez más caro y unas necesidades gubernamentales más grandes, pero donde sobrevivir será como en la biología, el que mejor se adapte será el que mejor sobreviva, porque casi hoy podría decir que nos enfrentamos a un modelo de subsistencia y no tanto de ocurrencia», añade.
Comentarios
tracking