28 de septiembre de 2022

El presidente del Barça, Joan Laporta, en la presentación del jugador Robert Lewandowski.

El presidente del Barça, Joan Laporta, en la presentación del jugador Robert Lewandowski.EFE/Alejandro Garcia

Comienza la Liga

La milonga de las «palancas» del Barça: así es el retrato de un club de fútbol en quiebra

El equipo presidido por Joan Laporta puede triunfar este año en el terreno deportivo, pero lo tiene más difícil en el plano económico

Lewandowski, Koundé, Raphinha, Christensen... El Barça ha formado este año un superequipo con aspiraciones para ganarlo todo, pero la gran pregunta es cómo aguantará su economía unos fichajes tan caros.
Para poder financiarlos, el club ha utilizado lo que su presidente, Joan Laporta, ha llamado palancas. La primera se activó el 29 de junio: vendió a la sociedad inversora estadounidense Sixth Street Partners el 10 % de sus derechos televisivos de los próximos 25 años por 207,5 millones de euros. La segunda llegó el 22 de julio: vendió también a Sixth Street Partners otro 15 % de sus derechos televisivos de los próximos 25 años por 400 millones de euros. La tercera se concretó el 1 de agosto: Socios.com compró por 100 millones de euros el 25 % de Barça Studios, el ente que centraliza la creación, producción y comercialización de la oferta audiovisual del FC Barcelona. La cuarta y hasta ahora última se conoció anteayer, 12 de agosto: Orpheus Media, administrada por el empresario Jaume Roures, adquirió el 24,5 % de Barça Studios por 100 millones de euros.
La entrada de estos 800 millones de euros es vista por algunos como una genialidad, entre ellos el propio Laporta, pero hay otros que manifiestan sus dudas: «Si el club tuvo el año pasado unas pérdidas de más de 400 millones de euros, acumula una deuda de más de 1.200 millones y está malvendiendo su patrimonio, es fácil concluir que está caminando hacia situación insostenible», sostiene Sandalio Gómez, experto en gestión deportiva de la escuela de negocios IESE.
Gómez estima que el Barça malvende su patrimonio porque lo distribuido en las palancas podría comercializarlo por más dinero en unos años. Junto al intento de conseguir más recursos por esa vía, por el momento el Barça trata de mejorar su situación económica de otros modos: negociando con La Liga el aplazamiento en el pago de su deuda de modo que disminuya el pago de deuda anual que tiene que abonar, renovando a los jugadores con un contrato de menor cuantía para reducir el volumen total de las nóminas o recurriendo a una supuesta ilegalidad en una serie de contratos para conseguir librarse de ellos. «Además tiene que dar de alta a los jugadores antes de empezar la liga. Está intentando resolver un puzle muy complicado», añade Gómez.

El papel de La Liga

La Liga de fútbol profesional vigilará hasta qué punto el Barça puede endeudarse, vender patrimonio y pagar las nóminas. La UEFA aprobó este año que las nóminas no podrían suponer más del 70 % de los ingresos de un club. «La Liga va a utilizar los mismos criterios para todos los clubes. El Barcelona es el Barcelona. La presión es enorme, pero no pueden hacer arbitrariedades, al menos, manifiestas», estima Gómez.
El experto del IESE es pesimista en cuanto al presente y futuro económico del Barcelona: «Realmente está en quiebra técnica. Ahora activa sus ingresos de futuro a costa de disminuir su activo. Al disminuir el activo, disminuye el patrimonio, y además en el activo está aumentando la deuda. El activo está formado por el patrimonio más la deuda. Si aumentas la deuda y disminuyes el patrimonio, el riesgo de una quiebra real es cada vez mayor. No sé por qué están malvendiendo la potencialidad de sus ingresos futuros. Su realidad económica va a ser muy penosa. Una empresa normal no hubiera aguantado».

La diferencia con el Real Madrid

Gómez piensa que la estrategia de Laporta puede salir bien al Barça en el plano deportivo, aunque en el económico sea un desastre. En este sentido ve diferencias claras con el Real Madrid: «La política económica del Real Madrid es ejemplar. Su deuda es ridícula, genera un resultado económico positivo, es muy prudente en su política de fichajes... Ha estado ahorrando dinero, controlando los gastos y su estadio nuevo va a producir una cantidad de ingresos enorme. Frente a ello, el Barça tiene un estadio ruinoso: no hay más que entrar en él para ver que necesita una renovación total o construir otro estadio».
En cuanto a otros equipos, Gómez destaca que el Atlético de Madrid está pasando ahora por algunos problemas económicos tras no alcanzar los ingresos suficientes que se corresponden con el estatus que ha alcanzado. Tampoco el Valencia lo está pasando bien.
Por lo que se refiere a la comparación con la liga inglesa, sostiene que su ventaja se debe a que han sabido explotar mejor las tres vías de ingresos del fútbol: televisión, asistencia a los estadios y merchandising. El fútbol español tiene que mejorar en estos aspectos, y esperar que los ingresos se recuperen después de una pandemia que ha hecho mucho daño.
Comentarios
tracking