Fundado en 1910

18 de julio de 2024

Pedro Sánchez con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, en una imagen de archivo.

Pedro Sánchez con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, en una imagen de archivo.Pool Moncloa/Fernando Calvo

Las consecuencias brutales de la deuda en Japón que acabarán llegando a España

El pago de los intereses de la deuda en el país nipón alcanzan ya el 22 % del PIB

La deuda pública en España crece mes tras mes en volumen, y en cada ocasión bate un nuevo récord. El último dato, correspondiente a junio, es de 1,568 billones. Al Gobierno parece no preocuparle, pero si miramos lo que ha ocurrido en Japón, debería inquietar a todos los españoles.

La deuda de Japón rebasa el 200 % de su Producto Interior Bruto (PIB). Está muy por encima de nuestro 113 % sobre el PIB, pero sin embargo el país nipón no ha quebrado. Le salva que invierte de manera masiva en dólares y que se refinancia de manera muy barata, pero todo ello no quiere decir que no haya consecuencias: «Más del 22 % del PIB, del presupuesto del Estado, se va en intereses de la deuda», explica el economista Daniel Lacalle. «La deuda significa menos crecimiento, más impuestos y menos valor de los salarios reales», añade.

Este es el panorama que se vive en Japón y que acabará llegando a España. Por el momento, el Gobierno no contempla el pago de los intereses de la deuda como un gran problema. En el plan que envió a Bruselas señala que el coste ascenderá a 46.500 millones de euros en el año 2026: el 2,9 % del PIB. En el año 2022 pagamos 31.000 millones.

Pese a la distancia de la deuda japonesa sobre la española, Lacalle estima que la cifra en nuestro país es «una losa tremenda» que traerá consigo «un empobrecimiento masivo, más impuestos, más inflación y pérdida de poder adquisitivo, menos valor para el ahorro en depósitos y más recortes», «o quizá todo a la vez».

En su opinión, hasta el momento el pago del coste de la deuda ha sido bajo por nuestra pertenencia a la eurozona y «literalmente porque nos está rescatando Alemania».

Japón se refinancia barato, ahorra masivamente en dólares, la gran moneda de reserva, y cuenta con que la inflación ha llevado a su moneda, el yen, a precios mínimos de cuarenta años.

Todos esos factores contribuyen a que su economía se sostenga como una gran burbuja a la que puede llegar nuestro país. Como contaba recientemente en El Debate nuestro colaborador José María Rotellar, España se ha endeudado en más de 400.000 millones desde que llegó Pedro Sánchez al Gobierno en junio de 2018. Con él la deuda en nuestro país se incrementa en 153.950 euros el minuto. «Este grave problema puede poner en peligro a la economía española, tanto por su capacidad para financiarla si el Banco Central Europeo deja de comprar deuda, como por la repercusión de sus intereses en el presupuesto, que mermará recursos para servicios esenciales y que, a su vez, incrementará el gasto», concluye el economista.

Comentarios
tracking