Fundado en 1910

15 de abril de 2024

Agricultores desde Carabanchel

Agricultores desde CarabanchelEFE

«Manos arriba, esto es un atraco»: más de 500 tractores toman Madrid para exigir soluciones al Gobierno

La manifestación transcurrió sin incidentes graves y las cinco columnas colapsaron la capital

Madrid recibió la gran tractorada desde primera hora de la mañana. Muchos agricultores pasaron la noche en municipios cercanos a la capital para que las cinco columnas entraran a la vez en Madrid y colpsaran las calles de la capital en señal de protesta por las leyes que asfixian al campo.
En su camino se encontraron el apoyo de la Reina Letizia que saludó desde su coche a los manifestantes en la jornada previa, pero ya en Madrid, Pedro Sánchez comparecía ante el Congreso para dar explicaciones sobre temas que nada tenían que ver con la gran protesta que tiene a Europa enfrentada a las políticas de Bruselas.
Los madrileños adelantaron su hora punta para evitar los atascos de la tractorada y Metro de Madrid reforzó a lo largo de la mañana el servicio en las líneas 1, 2 y 3 ante el aumento de viajeros previsto.
El camino a Madrid fue pacífico excepto en la A-42 donde agentes de la guardia Civil forcejearon con los agricultores concentrados a la altura de Torrejón de la Calzada, uno de los puntos desde los que partían para manifestarse en la Plaza de la Independencia de Madrid.
Agentes de la policía local conversan con los agricultores procedentes de diversos puntos de España que se dirigen al centro de Madrid, para concentrarse en demanda de mejoras para la situación del sector agrícola.

Agentes de la policía local conversan con los agricultores procedentes de diversos puntos de EspañaEFE

Ya en la capital, el operativo policial se concentró cerca de la plaza de la Independencia en Madrid, donde se concentraron los agricultores antes de partir rumbo al Ministerio de Agricultura.

Protestas

«Manos arriba, esto es un atraco» y «el campo unido jamás será vencido» han sido algunos de los lemas coreados por los agricultores, acompañados por curiosos.
El toque más rural lo ha puesto un carro tirado por vacas procedentes de Toledo, mientras sonaban cencerros y bocinas.
Hasta Atocha han llegado productores procedentes de otras marchas de tractores desde la Comunidad Valenciana, Extremadura y Asturias.
«Cerrado por ruina, sin campo no hay vida» se leía en una de las pancartas.
Comentarios
tracking