Fundado en 1910

25 de mayo de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

España es el cuarto país de la UE donde más ha crecido la deuda sobre el PIB desde la covid

La Unión Europea ya estaba fuera de órbita con la deuda, con 17 puntos por encima de la convergencia

Actualizada 04:30

Hace unos días chateando con un buen amigo, Carlos Entrena, presidente del Club Liberal, me comprometí a hacer un análisis de cómo ha evolucionado el porcentaje de deuda sobre el PIB de nuestro país, desde el covid hasta el último dato que tuviese Eurostat y compararlo con el resto de los países miembros de la Unión Europea.
El tema venía porque, desde que estamos en el euro, los países miembros de la Zona Euro no tienen forma de imprimir billetes y así evitar la inflación galopante que se produce en Venezuela o Argentina, pero desde que se abandonó el plan de convergencia, 3 % de déficit como máximo y 60 % de deuda sobre el PIB, la emisión de la deuda es una fórmula que han usado los países para saltarse al Banco Central Europeo y, en el fondo, darle a la máquina de imprimir euros.
Carlos Entrena tiene toda la razón, la emisión de deuda, no controlada y a destajo, ha tenido dos efectos: cuando ha sido comprada por el BCE, lo ha sido con dinero que el BCE ha tenido que imprimir y está claro que además es uno de los grandes culpables de la inflación que hemos sufrido. Desde que el BCE ha dejado de comprar, es una forma indirecta de darle a la máquina de imprimir, porque lo que estamos haciendo es convertir esa deuda en dinero en circulación que nos prestan terceros, aunque aquí lo que afecta es el dinero que entra de prestamistas extranjeros.

Todo el dinero que entra procedente de otros países incrementa artificialmente la masa monetaria en circulación

Así que cada país que emite deuda que está por encima del 60 % del plan de convergencia. En el fondo, todo el dinero que entra en ese país procedente de otros países es una forma de incrementar artificialmente la masa monetaria en circulación y estamos consiguiendo hacer un «bypass» al BCE y dificultando el control de la inflación.
En este artículo voy a analizar cómo ha crecido la deuda sobre el PIB, pero en un segundo análisis, lo que voy a revisar es cuanto ha subido desde que el BCE dejó de comprar oficialmente deuda en junio del 2022 hasta aquí, porque ese ha sido el auténtico «bypass» al BCE, pero con el acuerdo de la Comisión Europea y el Consejo Europeo, tan culpables como el BCE y los países que necesitan grandes cantidades de deuda para sobrevivir.
Desde el 31 de diciembre de 2019, la deuda de los países de la UE ha crecido de la siguiente manera:
La Unión Europea ya estaba fuera de órbita con la deuda, con 17 puntos por encima de la convergencia, pero con solo 3 países por encima del 100 %: Grecia, con un 180,6 % pero bajando año a año, Italia, con 134,2 % pero creciendo, y Portugal, con un 116,6 %, pero que al igual que Grecia, estaba bajando su posición deudora.
Llega el covid y se abre la barra libre para hacer lo que sea necesario y no todos los países entienden que lo necesario es volverse loco y llevar a la Unión Europea a cierre del tercer trimestre de 2023 a que la región se haya disparado hasta un 82,6 % del PIB de la UE, subiendo otros 4,9 puntos porcentuales de media.
Así que a esta fecha tenemos ya 5 países de los 27 con una deuda superior al 100 %: Grecia, que ha conseguido bajar en este período hasta el 165,5 %, Italia, que ha subido hasta el 140,6 %, Francia, que se va hasta el 111,9 %, España, que se va hasta el 109,8 %, Bélgica, que se coloca en el 108 %, y Portugal, que se coloca con 107,5 % por debajo de Francia, España y Bélgica, que demuestra que los portugueses entendieron lo duro que es una intervención.
En este período, además, de Grecia, que baja 15,1 puntos su ratio de deuda, hay otros 7 países que también consiguen bajar su ratio: Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Croacia, Irlanda y Chipre.
Hay otros 5 países que aunque crecen lo hacen menos que la media: Letonia, Luxemburgo, Polonia, Lituania y Bulgaria. El resto no se enteran y hacen de su capa un sayo y crecen más de la media. Ahora bien, de esos 14 países los hay que aunque crecen están todavía por debajo del 60 %, como son Chequia, Rumanía, Eslovaquia, Estonia y Malta.
Por lo tanto, lo que podemos concluir es que los 3 peores países de esta época son Francia, que su deuda se coloca en el 111,9 % y sube 14,5 puntos en estos 15 trimestres, España, que se va a 109,8 % y sube 11,6 puntos, y Bélgica, que sube 10,4 puntos.
Sin duda, como siempre, España está entre los peores y en el caso de Francia, Macron lo ha dado todo para que su partido desaparezca con él en las próximas presidenciales, donde además no puede presentarse.
Comentarios
tracking