Fundado en 1910

23 de junio de 2024

Pedro Sánchez y Andoni Ortuzar, en la firma del acuerdo de investidura

Pedro Sánchez y Andoni Ortuzar, en la firma del acuerdo de investiduraEFE

El PNV le saca al Gobierno el blindaje de los convenios autonómicos que Sumar calificó de «ruptura de la unidad de los trabajadores»

Se trata de una medida que el PSOE introdujo en el decreto de subsidio de desempleo, aprobado este martes por el Consejo de Ministros

El PNV se ha salido con la suya después de que el Consejo de Ministros haya aprobado la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales, una «reivindicación histórica» de los nacionalistas vascos pero que no contaba con el apoyo de Sumar, que calificó la medida como una ruptura de «la unidad de la clase trabajadora».

«Esta reivindicación histórica permitirá las condiciones laborales de los trabajadores vascos y del resto del Estado», ha comentado el portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, Aitor Esteban.

El texto aprobado este martes garantiza que los convenios colectivos y acuerdos interprofesionales en la comunidad autónoma tendrán prioridad aplicativa sobre cualquier otro convenio sectorial o acuerdo de ámbito estatal, siempre que su regulación resulte más favorable para los trabajadores.

El Estatuto de los Trabajadores establece que, en los convenios sectoriales, estarán legitimados para negociar en representación de los trabajadores los sindicatos que cuenten con un mínimo del 10 % de los miembros de los comités de empresa «en el ámbito geográfico y funcional al que se refiera el convenio».

Para sindicatos mayoritarios a nivel autonómico –como CIG en Galicia, y ELA y LAB en País Vasco– pero sin presencia a nivel nacional, este punto del estatuto impedía su entrada en las negociaciones de convenios estatales, por lo que la prioridad de los autonómicos garantiza a los nacionalistas que los acuerdos estatales no tengan efecto en su territorio. En País Vasco, por ejemplo, apenas el 2,5 % de los convenios suscritos es autonómico, prevaleciendo los provinciales.

UGT y CCOO, con capacidad para entrar en cualquier mesa, no se deberían ver afectados. Serán los que tienen problemas para alcanzar el citado 10 % los que más sufran con la ley.

El Gobierno había aprovechado una artimaña para colar esta cesión a los nacionalistas vascos en el decreto de los subsidios –que es el que se ha aprobado en el Consejo de Ministros– en una medida que provocó el enfado de patronal y sindicatos. Incluso el portavoz económico de Sumar en el Congreso, Carlos Martín Urriza, mostró su rechazo al entender que supondría «romper la unidad de la clase trabajadora».

Tras la aprobación en el Consejo de Ministros, Yolanda Díaz ha recordado que los convenios autonómicos «llevan dentro de la negociación laboral» desde el año 1994, aunque no ha aclarado por qué no aceptó incluir la prevalencia de estos acuerdos en la reforma laboral de 2021, como pretendían los nacionalistas vascos.

Comentarios
tracking