29 de septiembre de 2022

El ministro de Universidades, Joan Subirats

El ministro de Universidades, Joan SubiratsEFE

Educación

La LOSU sigue su tramitación a pesar de no resolver las dudas de la financiación

El pleno del Congreso rechaza las enmiendas a la totalidad de PP, Vox y JuntsxCat

El pleno del Congreso ha rechazado las enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Vox y JuntsxCat al proyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitaria (LOSU) por lo que seguirá adelante su tramitación parlamentaria a pesar de las dudas sobre la financiación que deja el texto.
«El proyecto necesita una financiación suficiente y estable que permita una mejor planificación, con objetivos claros, para lo que el Ministerio y el Gobierno no puedan ponerse de perfil y seguir con la técnica del ‘yo invito tú pagas’. Pero además pagas con lo que se planificó en otro tiempo», ha criticado la diputada popular María Jesús Moro.
Para Joaquín Robles, de Vox, las comunidades más favorecidas fiscalmente «tendrán más oportunidades de dedicar más a la financiación de la Universidad». «Esto ahonda mucho más en la división de los españoles. De esta financiación solo hemos sacado en claro que quiere endurecer los requisitos para la creación de universidades privadas. La propuesta de incluir a las comunidades autónomas en la financiación supondrá ahondar en las diferencias entre universidades», ha añadido.
La diputada de JuntsxCat, Mariona Illamola ha echado en falta un compromiso económico «firme». «La dotación presupuestaria impone muchos cambios en las comunidades pero, ¿cómo se van a pagar?, ¿de dónde van a salir los recursos?».
Durante la defensa de su proyecto, el ministro de Universidades, Joan Subirats, ha señalado que «el dilema» actual es el de avanzar con la ayuda de los grupos parlamentarios en una nueva norma para «una universidad que mire al futuro» o «quedarnos anclados».
A su juicio, la normativa actualmente vigente no responde ya a las necesidades «ni del sistema universitario en su conjunto que se ha transformado enormemente en estos 20 años» ni a las necesidades sociales frente a las que la Universidad puede ser «un aliado».
Se necesita, ha dicho, una Universidad accesible a todos los ciudadanos y al servicio de la sociedad; suficientemente financiada; que ponga la calidad de la docencia al mismo nivel que el de la investigación, cuyas plantillas gocen de condiciones laborales «dignas» que permitan la renovación ante «el relevo generacional al que estamos abocados en un breve tiempo».
Ha recordado que la LOSU fija el compromiso de un mínimo del 1 % del PIB dedicado a universidades y contempla medidas para revertir la precariedad laboral.
Comentarios
tracking