Fundado en 1910

25 de febrero de 2024

Ilustración: Pilar Llop, jueces

Lu Tolstova

Más ingeniería social

Justicia diseña un programa de becas para captar más jueces y fiscales de izquierdas

El Gobierno argumenta que busca «eliminar barreras socioeconómicas» y la excelencia de los opositores a la Judicatura, pero sin embargo el expediente académico de los solicitantes no será decisivo

El PSOE y en especial Unidas Podemos se han dedicado a esparcir la teoría de que en España la inmensa mayoría de los jueces son de derechas; y que se debe a que solo las élites pueden costearse la oposición a juez o fiscal.
Siguiendo esa premisa, el Ministerio de Justicia se ha propuesto diseñar una Judicatura low cost para hacerla –piensan– más de izquierdas, dejando en un segundo plano los principios de mérito y capacidad. Una Judicatura más en sintonía con Juezas y Jueces para la Democracia, la única asociación progresista. Y la única que no alzó la voz cuando Pedro Sánchez intentó romper la baraja y rebajar la mayoría parlamentaria necesaria para elegir a los vocales del CGPJ (para no necesitar al PP).
El Ministerio va a poner en marcha un programa de becas para los opositores a juez, fiscal, abogado del Estado y letrado de la administración de justicia (antes llamado secretario judicial). Se trata de una iniciativa pionera con la que el Gobierno de coalición pretende, oficialmente, «eliminar barreras de carácter socioeconómico» –en palabras del secretario de Estado de Justicia– y favorecer el acceso a la Judicatura a todas las clases sociales.
El programa ya tiene una partida cerrada de 1,62 millones de euros en los Presupuestos de 2022. El departamento de Pilar Llop está actualmente definiendo la letra pequeña de las becas, que Justicia calcula en unos 500 euros al mes para los opositores elegidos, así como los requisitos para su concesión.
Según ha podido saber El Debate, el expediente académico no será el factor determinante para seleccionar a los becados. Solo supondrá el 30 % de la puntuación. El 70 % restante será el nivel de renta familiar. Ésa es al menos la proporción que a día de hoy manejan en Justicia.
Toga de un magistrado

Toga de un magistradoEfe

La poca importancia que el Ministerio confiere al expediente de los solicitantes contradice el argumentario del Gobierno. Según el cual estas ayudas económicas persiguen «aflorar el talento y la vocación» sin que el dinero sea un problema. Es decir, buscar a los mejores.

245 becas de 500 euros al mes

Según el borrador en el que trabaja el departamento de Llop, serían 245 becas en total, dotadas con unos 500 euros al mes. De ellas 173 se repartirían entre los opositores a jueces y fiscales, 60 para futuros letrados de la Administración de Justicia y las 12 restantes estarían reservadas para abogados del Estado. En principio se concederían para dos años, prorrogables si el opositor está cumpliendo los objetivos.
La última convocatoria de las pruebas selectivas se publicó en el BOE el pasado 2 de noviembre. En concreto, la oferta asciende a 139 plazas de juez y 101 de fiscal.
En Unidas Podemos creen que la justicia, además de heteropatriarcal, no es independiente. Y que hay que «democratizarla» con iniciativas como ésta.
Pablo Echenique se ha llegado a referir al Tribunal Constitucional como «Voxtitucional», y la campaña de los morados ha subido de decibelios con la condena a Alberto Rodríguez, quien fuera secretario de Organización del partido. Sobre este último y su petición al Supremo de que suspendiera provisionalmente la ejecución de su sentencia por patear a un policía se pronunció este lunes el tribunal: la respuesta fue no.
Para justificar su teoría de que la Justicia está en manos de la derecha, la izquierda suele señalar a las asociaciones de jueces y magistrados como prueba irrefutable. Tres de las cuatro principales, la Asociación Profesional de la Magistratura, la Asociación Judicial Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente, son de corte conservador y tienen 1.340, 846 y 339 afiliados, respectivamente (2.525 en total). Y solo una, Juezas y Jueces para la Democracia, es progresista, con 441 asociados.
Sin embargo, lo que no dicen es que el 43,9 % de los 5.320 jueces y magistrados en España (según el último Informe sobre la Estructura de la Carrera Judicial, elaborado por el CGPJ) no pertenece a ninguna asociación. En una entrevista publicada hace unos días en el Diario de Tarragona, al joven juez progresista José María Asencio le preguntaron: «¿Está la Justicia derechizada?».
Y ésta fue su contundente respuesta: «Yo formo parte de la asociación Jueces para la Democracia, que es la asociación progresista. Somos escasamente un 10% de toda la carrera. La asociación conservadora es bastante más numerosa, y por tanto se podría presumir que hay más jueces asociados con un punto de vista conservador que jueces asociados con un punto de vista progresista. Pero asociado está menos del 50% de la carrera. La Justicia no es de derechas», zanjó. 
Comentarios
tracking