Fundado en 1910

20 de abril de 2024

El expresidente catalán Carles Puigdemont

El expresidente catalán Carles PuigdemontEP

Investigación

Las claves de la desaparición de una herencia de 500 millones que planea sobre el horizonte de Puigdemont

Durante esta semana, El Debate ha desvelado la existencia de una investigación que ha abierto la Generalitat de Cataluña en la que se busca el paradero de 500 millones de euros. Este dinero, perteneciente a la herencia del empresario catalán Pere Mir, ha desaparecido de la Fundación Cellex, de su propiedad. Actualmente, planea la sospecha de que parte de esos fondos pudieron servir para financiar el procés o parte de la estancia del expresidente Carles Puigdemont en Bélgica, aunque él lo niega. A continuación, vamos a repasar las claves de este caso.
  • ¿De quién son los 500 millones que han desaparecido?
Del empresario catalán Pere Mir. Fruto de sus años de trabajo logró amasar un patrimonio que, sólo en dinero líquido, ascendía a una cifra que oscila entre los 400 y los 600 millones de euros. A esa cantidad hay que sumarle decenas de propiedades inmobiliarias valoradas en millones de euros repartidas entre Barcelona, Gerona, Suiza y Argentina, entre otras ubicaciones. También colecciones de relojes de lujo, bibliotecas y joyas de alto valor económico. Mir falleció en marzo de 2017 y todo este patrimonio se quedó en el activo de la Fundación Cellex, fundada por él mismo. Al poco de morir este activo se esfumó.
  • ¿Quién ha denunciado la desaparición del botín?
Ángel Surroca. Esta persona fue la que levantó el imperio empresarial de Mir. En concreto, el grupo empresarial Derivados Forestales. En marzo de este año acudió al Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña y denunció la desaparición de la herencia ante la Dirección General de Derecho, Entidades Jurídicas y Protectorado. Lo hizo en este organismo y no en otro porque es desde aquí donde se controlan las fundaciones catalanas. En mayo la Generalitat abrió una investigación y en estos momentos se encuentra siguiendo el rastro del dinero.
  • ¿En qué punto aparece Carles Puigdemont?
Un testigo de la desaparición de los 500 millones de euros ha confesado a El Debate que la sospecha que planea sobre la desaparición de los fondos es que pudieron servir para financiar el procés o al propio Puigdemont. Tras este periódico revelar la existencia de la investigación que se está llevando a cabo el abogado del expresidente catalán ha afirmado que en ningún caso Puigdemont está financiando su estancia en Bélgica con los activos de la Fundación Cellex.
  • ¿Quiénes son los denunciados?
El denunciante Surroca ha señalado a tres personas como responsables del paradero del dinero. El principal denunciado es Jordi Segarra, un contable que poco a poco se fue haciendo con la confianza de Mir que acabó como gestor de las fundaciones y de los pagos y cobros del empresario; el segundo José Francisco Capellas, abogado radicado en Andorra; y por último el médico Josep Tabernero, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Vall d'Hebron y amigo de Mir. Dos meses antes de fallecer, Mir les nombró de manera sorpresiva albaceas de la herencia.
  • ¿Dónde se encuentra el dinero?
Se desconoce. En cualquier caso la denuncia lleva consigo un extenso documento en el que se incluye un amplio árbol que plasma un entramado societario ubicado en los paraísos fiscales de Panamá, Suiza y Luxemburgo. Teóricamente, según el denunciante, el botín puede estar repartido en un reguero de más de veinte sociedades. Al estar la mayoría de ellas ubicadas en el extranjero la investigación de la Generalitat se verá ralentizada y enormemente limitada. En cualquier caso, en estos momentos los funcionarios del Departamento de Justicia continúan con los trámites para localizar la herencia.
  • ¿Qué dicen los herederos?
Nada. El empresario Mir dejó sus bienes a su esposa, que falleció poco después de que él lo hiciera y ésta a la Fundación Cellex. Mir cuenta con dos sobrinas que, según la denuncia, reciben una pensión vitalicia de 14.000 euros al mes a cambio de no reclamar nada de la herencia. Mir dijo en varias ocasiones que quería donar todo su patrimonio a la sociedad porque, según él, todo lo había amasado gracias a la propia sociedad. Es conocida la labor filantrópica de Mir, que en vida donó más de 40 millones de euros para la investigación biomédica. El Debate seguirá muy de cerca la evolución de la investigación e informará puntualmente de las novedades.
Comentarios
tracking