Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

Luis Planas y María Jesús Montero, los ministros andaluces del tercer Gobierno de Pedro Sánchez, en una imagen de archivo
Eduardo Parra - Europa Press

Luis Planas y María Jesús Montero, los ministros andaluces del tercer Gobierno de Pedro SánchezEduardo Parra | Europa Press

Las asignaturas pendientes de los ministros andaluces del Gobierno de Sánchez en Andalucía

El tercer gabinete de Pedro Sánchez está compuesto, como el segundo, por 22 ministros, entre los cuales apenas hay dos andaluces, uno menos que en el anterior mandato, debido a la salida del comunista Alberto Garzón, y ambos del PSOE y con asignaturas pendientes en Andalucía.
Por un lado, está la sevillana María Jesús Montero, ministra de Hacienda y Función Pública y la gran referencia del PSOE andaluz, por delante incluso de su secretario general, Juan Espadas, para quien se rumoreaba una cartera que justificara su enorme «papelón»Juanma Moreno dixit– en defensa de Sánchez, que en cambio ha premiado a Montero con una vicepresidencia, la cuarta y última concretamente.
Por otro lado, está Luis Planas, valenciano de nacimiento pero cordobés de adopción. Sánchez lo ha mantenido –que ya es un premio– como ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, pese a la enemistad que se ha granjeado entre los agricultores, sobre todo en Andalucía. De hecho, Asaja lo califica como «el ministro más pernicioso para el campo andaluz desde la llegada de la democracia».
Tanto Montero como Planas tienen pasado, y común, como consejeros de la Junta de Andalucía. Ambos coincidieron en el segundo Gobierno de José Antonio Griñán, entre mayo de 2012 y septiembre de 2013. La ahora vicepresidenta y ministra de Hacienda era consejera de Salud, y el ahora ministro de Agricultura y Pesca, consejero del mismo ramo, como en la década de los 90 con Manuel Chaves, de quien también fue consejero de la Presidencia entre 1994 y 1996.

La financiación autonómica

María Jesús Montero fue también consejera de Hacienda entre 2013 y 2018, con Susana Díaz como presidenta. Durante ese tiempo defendió la reforma del modelo de financiación autonómica, concitando el apoyo unánime del Parlamento andaluz para exigir al Ministerio de Hacienda, entonces dirigido por el jiennense Cristóbal Montoro, 16.000 millones de euros más para el conjunto de las comunidades autónomas, de los cuales 4.000 millones para Andalucía.
Sin embargo, como ministra, cargo que ostenta desde que, en junio de 2018, Pedro Sánchez la llamara a filas para formar parte de su primer gabinete, ha olvidado el asunto… hasta que los partidos separatistas catalanes lo han puesto sobre la mesa en el marco de las negociaciones para la investidura de Sánchez.
Ahora, el PP de Juanma Moreno, que apoyó la causa de la reforma del modelo de financiación autonómica, impulsada por María Jesús Montero, estando en la oposición e incluso frente a un Gobierno 'popular' como el de Mariano Rajoy, ha hecho de esta reivindicación olvidada por Montero su principal caballo de batalla político, precisamente contra la ahora vicepresidenta, convertida así en la oposición de facto al Gobierno andaluz.
Andalucía es una de las cuatro comunidades autonómicas infrafinanciadas y perdió 1.079 millones de euros en la última liquidación del Sistema de Financiación Autonómica, según datos del Ministerio de Hacienda, acumulando una infrafinanciación de más de 12.000 millones desde 2009. Así, el Gobierno andaluz pide un fondo transitorio de nivelación de 2.000 millones para compensar a las comunidades autónomas infrafinanciadas en los presupuestos generales del Estado.

La nueva PAC

Otra de las quejas de Andalucía, concretamente de sus agricultores, se corresponde con la nueva Política Agraria Común (PAC). Luis Planas es blanco de las críticas del campo andaluz fundamentalmente por la PAC. Según Asaja, la mayor organización agraria de España, el Plan Estratégico de la PAC –que articula su funcionamiento a nivel nacional–recorta 500 millones al campo andaluz.
Comentarios
tracking