07 de octubre de 2022

El president de la Generalitat, Pere Aragonès

El president de la Generalitat, Pere AragonèsDavid Zorrakino / Europa Press

Solo cuatro de cada diez catalanes saben cómo se llama el presidente de la Generalitat

El estudio afirma que el 48 % de los catalanes votaría 'no' a un referéndum sobre la independencia de Cataluña por un 44 % que la apoyaría

El Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) es un organismo de la Generalitat equivalente al CIS. Su director es Jordi Muñoz, un académico con buen currículum, muy vinculado a ERC y OMNIUM y en absoluto imparcial. El nombramiento del máximo responsable del CEO es potestad del Gobierno catalán y su función es exactamente la misma que la del CIS, pero circunscribiendo sus estudios a Cataluña y la opinión de los catalanes. Al igual que el ente dirigido por Tezanos, el CIS catalán ofrece datos de intención de voto y otros temas a los que pregunta a los catalanes prestando especial atención a todo lo que tiene que ver con la independencia. El pasado día 7 el CEO hizo público su último trabajo que ofrece algunas curiosidades que se esconden tras los datos de intención de voto.
El dato más destacado es que solo el 41 % de los catalanes conoce el nombre del presidente de la Generalitat. Es llamativo el bajo nivel de conocimiento de Pere Aragonès, cuando ya lleva un año en el cargo y anteriormente fue vicepresidente. El desconocimiento de la figura del presidente autonómico llega al extremo de que hay más catalanes que conocen qué partidos forman la coalición de gobierno en España de los que son capaces de citar el nombre del inquilino de la Casa dels Canonges. Teniendo en cuenta que los datos del CEO siempre han tenido un sesgo favorable a la causa independentista, llama la atención que el Centro de estudios de la Generalitat avale que los catalanes tienen más interés en la política nacional que en la autonómica.
Pere Aragonès durante la investidura

Pere Aragonès durante la investiduraGTRES

Monarquía o república

Donde el CEO vuelve a sus posiciones habituales es cuando pregunta por la valoración de la monarquía para arrojar el dato de que solo el 12 % de los catalanes apoyan la institución monárquica, frente a un 74 % que se decantaría por la república. Los datos segmentados por votantes de los diferentes partidos son muy llamativos dado que, siempre según los datos del CEO, el 68 % de los votantes del PSC prefieren una república, e incluso un 30 % de los de Vox y el 33 % de los del PP catalán prefieren un presidente de la república a un monarca.
Otro de los datos interesantes del estudio es que los votantes del PSC en Cataluña tienen buena opinión tanto de Oriol Junqueras como de Pere Aragonès, a los que otorgan un 5,2 y un 5,1 respectivamente, no muy lejos del 5,9 con el que valoran a Miquel Iceta, ministro de Cultura y antecesor de Salvador Illa como líder del PSC. El amor que brindan los socialistas a los republicanos no es correspondido dado que los votantes de ERC solo otorgan un 4,3 a Salvador Illa y un 3,8 a Miquel Iceta.

A favor o en contra de un referéndum

El estudio afirma que el 48 % de los catalanes votaría no a un referéndum sobre la independencia de Cataluña por un 44% que la apoyaría, pero, de nuevo, acercar la lupa para ver qué opinan los votantes de los diferentes partidos es interesante, dado que el 14 % de los votantes del PSC apoyaría la secesión de Cataluña y en cambio un 10 % de los de ERC votaría en contra. Entre los votantes de Ada Colau, referente de Podemos en Cataluña, un 34 % se decantaría por la separación mientras un 57 % optaría por la unidad. Es chocante el dato de que el 8 % de los votantes de Vox en Cataluña votarían a favor de separar a Cataluña de España e, incluso, el 6 % de los PP también apoyarían la segregación.
La posición de los votantes de Vox en Cataluña ofrece alguna otra curiosidad, como el hecho de que a pesar de que Vox defiende en su programa la supresión de las Comunidades Autónomas, cuando se pregunta su votantes catalanes sobre el modelo de organización del Estado, un 45 % opta por las CCAA frente a solo un 35 % que se decanta por la mera regionalización de España.
Cuando los catalanes son preguntados sobre si creen que en un periodo inmediato de tiempo, menor a tres años, Cataluña alcanzará la independencia, esa posibilidad solo es avalada por el 5 % de los consultados, mientras que la respuesta más habitual, en el 72 % de los casos, es que el statu quo de Cataluña permanecerá igual que en la actualidad. Cuando se realiza la misma pregunta pero se alarga el periodo a los próximos diez años, el porcentaje de catalanes que cree que Cataluña obtendrá la independencia crece doce puntos y alcanza el 17 %, aunque la respuesta que sigue siendo mayoritaria es la de que nada cambiaría, pero un porcentaje ostensiblemente más bajo del 53 %.
La única institución en la que confían los catalanes son los ayuntamientos, a los que valoran con un 5,4. A pesar de los constantes rifirrafes del independentismo con las instituciones europeas, que actualmente están investigando los lazos del separatismo catalán con el régimen de Putin y están tramitando el levantamiento de la inmunidad parlamentaria a Carles Puigdemont, los catalanes puntúan mejor a las instituciones europeas, a los que dan un 4,8, que al gobierno autonómico o al central, encabezado por Pedro Sánchez, que reciben un 4,4 y un 3,8 respectivamente.
Comentarios
tracking