25 de septiembre de 2022

Plaza Cívica de la Universidad Autónoma de Barcelona

Plaza Cívica de la Universidad Autónoma de BarcelonaAntonio De Lorenzo

Cataluña

La Universidad de Barcelona utilizará el próximo curso traducción simultánea para los alumnos que no entiendan el catalán

El objetivo es que los profesores no se pasen al castellano en sus clases, aunque haya alumnos del resto de España o extranjeros

Profesores de la Universidad de Barcelona están recibiendo un email en el que el Delegado del rector para la Política Lingüística, Joan Santanach i Suñol, les pide que participen en una prueba piloto de traducción simultánea que tiene como objetivo que los docentes no se pasen al español en sus clases, aunque haya alumnos del resto de España o extranjeros. Está previsto que esta prueba empiece en septiembre.
En el mensaje, al que ha tenido acceso El Debate, se deja claro que «para evitar las peticiones de cambio de lengua de la docencia que se produce cuando hay algún alumno que no entiende el idioma», se ha desarrollado un programario para evitar estos cambios y también «disfunciones respecto a la lengua indicada en el Plan docente de la asignatura y no se verán afectados los derechos lingüísticos de los estudiantes».
Esta nueva herramienta parte del programa Microsoft Translator. Según el e-mail enviado desde la universidad, el profesor sólo va a necesitar un ordenador, un móvil y un micrófono sin hilos. Los estudiantes necesitarán el móvil y auriculares. De esta forma, las explicaciones del profesor «se podrán seguir, en traducción, desde la pantalla del móvil o bien se podrán escuchar mediante los auriculares». Aunque en este último caso ya advierten que habrá algunos segundos de retraso.
En el mensaje se dice también que esta prueba piloto se va a centrar en los grupos «en los que la lengua de impartición sea el catalán y entre el alumnado que haya estudiantes castellanohablantes que no lo entiendan». Se trataría de estudiantes tanto de grado como de máster. Y para que el resultado de las pruebas sea representativo, dicen, «necesitamos un número elevado del profesorado voluntario». Unos profesores que recibirán formación para usar el programa, así como de los Servicios Lingüísticos.
Y según la universidad, es importante que haya un importante número de profesores voluntarios que quieran participar porque permitirá «aumentar el corpus del catalán digital del que dispondrá el programa y, en consecuencia, incrementará la calidad de la respuesta». Beneficios no solo dentro de la universidad, sino también fuera, porque «favorecerá el interés de las grandes compañías para incorporar el catalán en sus lenguas de traducción y el desarrollo de productos tecnológicos en esta lengua».
De esta forma, las universidades se suman al objetivo del Govern de potenciar aún más el uso del catalán en estos centros, hasta llegar al 80 % de la docencia en esta lengua. Y la idea es que todas las universidades catalanas puedan disponer de esta herramienta, de este traductor simultáneo. Pero no se trata sólo de esta medida. Sobre la mesa hay otras propuestas, como exigir el nivel C1 de catalán al profesorado, excepto para los docentes visitantes, los eméritos o los temporales; también se mantiene la política de denunciar a aquel profesor que cambie de lengua (algunas universidades han habilitado buzones de queja u otros canales; y por ejemplo, se va a impulsar una especie de Erasmus para las universidades de «territorios de habla catalana».

Temas

Comentarios
tracking