16 de agosto de 2022

El submarino S-81 blinda sus comunicaciones gracias a la gigantesca antena de Guardamar del Segura

Armada Española  El submarino S-81 blinda sus comunicaciones gracias a la gigantesca antena de Guardamar del Segura

  • La Armada considera que se trata de la estructura metálica más grande de Europa y garantiza las comunicaciones durante la inmersión

El pasado día 25 de febrero la dotación del submarino de última generación S-81 Isaac Peral visitó la estación de Guardamar del Segura, cuya antena es la estructura metálica más grande de Europa. Esta imponente instalación se asegura de proporcionar las comunicaciones a los submarinos cuando se encuentran en la mar. En el caso del S-81 se trata de una visita de gran trascendencia para la tripulación, ya que según el calendario previsto el submarino efectuará su primera navegación en superficie a finales de marzo, como informó El Debate. Esto significa que el submarino estará muy pronto operativo y listo para ser entregado a la Armada. Muy probablemente, antes de que termine este año.
La tripulación del S-81 se encamina a las instalaciones de Guardamar de Segura, con su gigantesca antena

La tripulación del S-81 se encamina a las instalaciones de Guardamar de Segura, con su gigantesca antenaArmada Española

Conocida como la torre de los americanos, con sus 380 metros de altura es más alta que cualquiera de las torres que conforman el skyline de Madrid. Para hacernos una idea, la torre Cepsa, la más elevada, tiene 249 metros. La gigantesca antena tiene como función principal la transmisión de telecomunicaciones a submarinos del Arsenal Militar de Cartagena cuando se encuentran en inmersión. Se conoce como torre de los americanos porque fue construida en 1963, como parte de los acuerdos a los que llegó Franco con Estados Unidos para la instalación de bases militares en suelo español. Aquellos acuerdos fueron firmados por Franco y el entonces presidente Eisenhower, en 1953. Sin embargo, la impresionante antena no comenzó a construirse una década después. Y no comenzó a funcionar hasta 1965.
El S-81 ha entrado en su recta final después de haber superado con éxito los diferentes hitos de seguridad que ha tenido que afrontar. La prueba de mar es clave, y la tripulación se prepara también en potentes simuladores de alta tecnología, desarrollados por Indra, para reforzar su preparación y que las citadas pruebas de navegación sean un éxito.
A finales de enero, la ministra de Defensa Margarita Robles visitó el astillero de Navantia en Cartagena para interesarse por la evolución del programa de submarinos S-80, los primeros con diseño y construcción completamente españoles. La ministra subrayó la importancia de un proyecto que supone un logro de la industria de Defensa nacional. En este sentido, explicó que garantiza su independencia estratégica para la defensa del país: «es un programa sólido, en el que se juegan mucho Navantia, la Armada y España», manifestó.
Comentarios
tracking