10 de agosto de 2022

La Rita

La Rita

El Chef Judicial

La Rita, la seducción de la diva más universal

Una cocina cuidada al detalle, de buena calidad y basada en el producto

Sofisticada, canalla y pendenciera, con la cocina como modo de seducción, el mito erótico más universal Rita Hayworth despliega su belleza en el barrio de Chueca para agasajar con una cocina cuidada al detalle, de buena calidad y basada en el producto, los paladares más exigentes. En la calle Infantas nº29 se alza el restaurante La Rita un lugar sencillo y acogedor destinado a seducir a aquellos que quieran vivir un preludio genial de una buena obra de teatro o a aquellos amantes de la noche, a los bon vivant que anhelan los misterios de la luna en copas de balón para apostar por madrugadas que a la luz de las velas hagan aparecer los guiños y los besos.
Tiñendo de rojo sus pasos, haciendo arder en el alma el deseo, nuestros labios comenzarán a jugar con fuego cuando Rita encienda el instinto callado con un delicioso salmorejo con huevo de codorniz, de extraordinaria suavidad y con una caricia de dulzura de la mano de una ventresca de atún confitada.
La cremosa ensaladilla con alioli de ajo negro en su justa medida o el risotto cremoso de verduras con leche de coco para elevarse hasta nubes de parmesano comenzarán a descubrirnos una cocina original y sorprendente, de proximidad en la que priman los sabores, las texturas y los aromas. Mientras recordamos míticos clásicos como La dama de Shanghái de nuestra infinita actriz, derretiremos nuestros sentidos al degustar el placer de unas de las mejores croquetas de Madrid, melosas de corte artesanal escondiendo en su interior tesoros de jamón ibérico y boletus.
La calidad de producto se nos brindará en forma de un foie de pato Mi cuit con una compota de naranja y un caramelo líquido especial, a base de vermut rojo. Una espiral de sabores que combinarán lo dulce con lo salado para deslumbrarnos en un bocado que aspira a ser tan icónico como nuestra Margarita Carmen Cansino, nuestra eterna Rita Hayworth. El chipirón de potera encebollado con salsa arrantxale hecha de pimiento y cebolleta o los supremos buñuelos de bacalao con un aire de frescura sobre base de mango nos acercarán a tesoros del mar, tratados en una cocina construida sobre el cariño y la pasión por los fogones.
Foie mi cuit

Foie de pato Mi cuit

Salmorejo con ventresca confitada

Salmorejo con ventresca confitada

Temblarán ramas desnudas enredando pasiones en sus verdes mantos cuando hojas de burrata se dejen caer dulcemente sobre ceviches de tomates texturizados en salsa de menta. Exquisita combinación que mezcla la suavidad de un queso irrepetible con perlas de la huerta sobre el aire más fresco que inundará nuestra boca de la mano de la menta. Flores de alcachofas confitadas con salmorejo cordobés y Aove nos prepararán sabores adictivos como preludio del festival del mar y los pastos que nos espera.
Una cocina abierta sin interrupción, símbolo de flexibilidad para ajustarse a nuestros planes de teatro, de musicales, de románticos paseos, de besos clandestinos mientras caminamos por los adoquines de Infantas, de guiños y deseos de Rita. Mariden estos primeros bailes con un blanco Marieta, Albariño semi-seco de Rías Baixas. Vino versátil en nariz muy afrutado con cítricos y recuerdos de papaya y melocotón, en boca de frescura floral y un toque de dulzor tropical. Ideal para intentar conquistar a la señorita Hayworth.
Sueños que saltan a océanos de brochetas de rape y verduras con arroz de jazmín o de bocados de merluza en tempura al boniato crujiente y curry verde para nadar hasta la fina arena de las costas donde nos esperan sombras que nos llevaran a los brazos de Rita. Por sus venas se escapará la vida, desprendiendo las frutas prohibidas que harán triunfar las más sensuales tentaciones al descansar nuestra mirada sobre su ondulado cabello para aparecer en 1946 y sentir como Rita desliza el guante de Gilda, desnudando toda la intensidad de su belleza.
Rape con arroz de jazmin

Brochetas de rape y verduras con arroz de jazmín

Será entonces cuando Glenn Ford se acerque a ella, meciendo en su copa un cava inesperado, un espumoso de Barbadillo Beta Sur uniendo en romántico enlace las uvas palomino fina y las uvas chardonnay. Entre brindis y miradas cómplices, se descongelará el invierno más largo que el amor ha conocido para descubrir primaveras en la intensidad del sabor de costillas deshuesadas horneadas en una salsa con tintes americanos hecha a base de cerveza negra y coca cola que nos regalará un placer apasionado que no querremos que termine. La sensacional hamburguesa con cheddar y cebolla caramelizada o el tataki de lomo de vaca madurada escoltado por cous cous de cítricos son pasos ineludibles para disfrutar de la variedad de placeres de La Rita.
Allí en mitad de la nada, quedará Gran Vía desierta cuando Glenn y Rita crucen la mirada, tendrá lo eterno un principio, llegará por fin el abrazo, quedarán sus cuerpos desnudos entrelazados tras mil brindis de seducción con un Protos Roble y bocados infinitos de una obra de arte de la cocina, trazada en lienzo de brownie de rabo de toro con estofado de nueces, puré suave de tubérculos y napado con sus jugos al cacao.
Brownie de rabo de toro

Brownie de rabo de toro

Pura cremosidad, suavidad, un plato irrepetible y excepcional que encumbra a La Rita como un restaurante puntero, parada obligatoria para todo amante de la gastronomía. La tarta de queso en ardiente rivalidad con la del mítico restaurante guipuzcoano Zuberoa, culminará su velada con gotas del vino dulce Eva Cream. Acérquense a este maravilloso lugar y déjense enamorar por sus besos culinarios, una vez crucen sus puertas habrán iniciado una eterna historia de amor en la que la belleza de Rita Hayworth atrapará para siempre su alma y hará alcanzar el cielo a sus sentidos.
Tarta de queso

Tarta de queso

Comentarios
tracking