25 de junio de 2022

Juan Carlos Corverá

Juan Carlos Corvera, en El DebateMiguel Pérez Sánchez

Entrevistas por la Vida

Juan Carlos Corvera, de Educatio Servanda: «Basta ya de una ingeniería social basada en la mentira»

«Lo más grave de la LOMLOE es que permite a las CC.AA. que lo deseen enviar a nuestros hijos al colegio que la administración determine sin tener en cuenta nuestra elección de centro»

En noviembre de 2020 una marea naranja de padres y profesores salió a la calle para protestar contra la aprobación de la LOMLOE, los concertados españoles se llenaron de lazos a favor de «la libertad en la enseñanza». Juan Carlos Corvera, presidente de Educatio Servanda, la fundación que promociona la educación católica en España, forma parte también de MásPlurales, la plataforma detrás del #StopLeyCelaá.
–Hace un año y medio de la aprobación de la Ley Celaá, ¿de qué manera ha limitado la libertad de las familias en Educación?
–Lo más grave de la LOMLOE es que permite a las Comunidades Autónomas que lo deseen, enviar a nuestros hijos al colegio que la administración determine sin tener en cuenta nuestra elección de centro. Y es una amenaza para todas las familias porque se elimina la «demanda social» para todas las familias, no sólo para las que eligen concertada. Una familia puede elegir un instituto concreto y la administración puede enviar a su hijo a otro, teniendo en cuenta solo los intereses de la administración.
Pero además, se inventa el derecho a la educación pública, cuando lo es a la educación. Elimina en 10 años los centros de educación especial, arrincona a la asignatura optativa de Religión, pero inventa la asignatura obligatoria de Valores Cívicos y Éticos y técnicamente es la peor ley de educación de la democracia.

Su objetivo final es la extracción de las familias del proceso de la enseñanza

–¿Pueden y deben las familias recuperar el terreno perdido?
–Pueden y deben. ¡Debemos! Los partidos políticos que usan con mayor beligerancia y vehemencia la enseñanza como caballo de Troya ideológico no van a parar. Seguirán avanzando siempre que puedan porque su objetivo final es la extracción de las familias del proceso de la enseñanza.
–¿Y de qué forma pueden recuperarlo ?
–En primer lugar, como lo hicimos en noviembre del 2020 con la movilización de MásPlurales, en plena pandemia, inundando las calles de todas las provincias de España de coches con las familias en su interior, en lo que se denominó «la marea naranja». Gracias a aquella gran manifestación se visibilizó el rechazo frontal de las familias a la LOMLOE. Por eso ahora muchas comunidades autónomas están tratando de paliar sus efectos más dañinos, sabiendo que tienen detrás a las familias. Y les recordaremos a todos los partidos de la oposición que se comprometieron a derogar la Ley cuando llegasen al Gobierno. Sin la movilización social de ayer, no existiría la oposición política de hoy.
Además del esfuerzo colectivo en la calle, hay que saber defender el derecho individual de cada familia en cada colegio. Cuando detectemos que en el colegio de nuestros hijos pretendan adoctrinarles en cuestiones que afectan a asuntos morales o religiosos defendidos por el artículo 27.3 de la Constitución, como la eutanasia, ideologías de género, aborto o cristianofobia, debemos hablar en este orden: con la dirección del centro, con la delegación territorial de enseñanza y con la Consejería de educación, hasta que encontremos amparo.

La patria potestad es intocable y se pone en cuestión bajo el eufemismo del «interés superior del menor»

–¿Por qué es este el momento propicio para salir a la calle?
–Porque hemos estado dos años sin poder hacerlo sin restricciones por la pandemia. Porque no hay derecho a que tengamos que firmar una autorización en el colegio para que nuestras hijas puedan ir a visitar el Museo del Prado y que las reciban en una clínica para abortar sin que sepamos nada ni que nos tengan que consultar siquiera. Porque la patria potestad es intocable y se pone en cuestión bajo el eufemismo del «interés superior del menor»… porque tenemos el deber moral y la responsabilidad material de hacer con nuestros hijos lo mismo que hicieron nuestros padres, protagonistas de la transición, con nosotros, esto es: dejar una España más libre para nuestros hijos de la que nos encontramos nosotros. Y estamos permitiendo que otros les hagan todo lo contrario.
–¿Desde Educatio Servanda, cuáles son sus reivindicaciones para este 26 de junio?
–Estamos asistiendo a un conjunto de leyes que atentan contra ambas. Es falso que el aborto sea una salida fácil para terminar con un problema. Es falso que las personas que están en el último momento de su vida quieran morir si se les aplican cuidados paliativos que les eviten el sufrimiento físico. Es falso que pueda construirse un género cualquiera con independencia del sexo con el que se nace. Es falso que «el interés superior del menor» habilite al estado a educar a nuestros hijos como ellos quieran. Es falso que la LOMLOE no elimina la libertad de elección de las familias.
Basta ya de construir un modelo de ingeniería social basado en la mentira que nos esclaviza porque nos impide elegir libremente. La mentira se construye, la verdad se descubre, y se descubre porque ya existe. Es preciso esforzarse en buscar la verdad para poder ser verdaderamente libres.
Comentarios
tracking