03 de diciembre de 2022

Katalin Tóth, embajadora de Hungría en España durante su entrevista con El Debate

Katalin Tóth, embajadora de Hungría ante España durante su entrevista con El DebateG.A.

Entrevista con Katalin Tóth

La embajadora de Hungría: «La familia es el núcleo básico para construir una sociedad sana»

La diplomática defendió en una jornada sobre natalidad en Barcelona la labor pro-familia llevada a cabo por el gobierno de Viktor Orbán

«Para el Gobierno de Hungría, la familia es el núcleo, la base de la sociedad», asegura la embajadora de este país en España, Katalin Tóth. Se trata de una afirmación que Tóth respalda con datos: desde 2010, la tasa de fertilidad en Hungría ha aumentado un 26 % –hasta los 1,59 hijos por mujer–, el número de matrimonios se ha duplicado y los abortos se han reducido en más de un tercio.
Son conclusiones que la embajadora planteó en Barcelona esta semana durante la Jornada sobre Natalidad y Políticas de Ayuda a la Familia, organizada por la Plataforma per la Família Catalunya-ONU y el Instituto CEU de la Familia. Tóth atiende a El Debate para explicar las medidas en el campo de la natalidad y la cuestión demográfica que han llevado a estos resultados.
Katalin Tóth, embajadora de Hungría en España

Katalin Tóth, embajadora de Hungría ante EspañaG.A.

–El gobierno de Viktor Orbán arrancó en 2010. En estos doce años, ¿cuáles han sido las medidas más exitosas en el ámbito de la ayuda a las familias?
–El objetivo de nuestro Gobierno es que puedan nacer todos los niños que las familias húngaras quieran tener. Para eso, Hungría dedica a las políticas familiares el porcentaje del PIB más elevado de toda la Unión Europea: un 6,2 % del PIB. Hay muchos puntos: una ayuda directa mensual por el nacimiento de los hijos, exenciones de impuestos, que las madres no pierdan las prestaciones si deciden reincorporarse al trabajo, los abuelos tienen la oportunidad de participar en el proceso de crianza en lugar de los padres, sin que la familia pierda las prestaciones del Estado, etc.
–¿El objetivo es reducir los obstáculos económicos para las familias?
–Exactamente. Esto también tiene como objetivo garantizar una base financiera adecuada. Otro punto es la vivienda: hay diferentes fondos para ayudar a las familias a comprar o rehabilitar casas, según el número de hijos. Hace un par de años, se lanzó una nueva ayuda que cubría la mitad del importe para que las familias pudieran comprar coches grandes. El Gobierno entiende que el dinero es muy importante: sin él, no puedes comprar todo lo que necesitan los niños y las familias; te impide lograr tus metas.
–¿El Gobierno está planteando nuevas medidas?
–En este momento, nuestro objetivo es mantener el nivel de apoyo logrado, que las familias puedan seguir beneficiándose de los programas populares. Todavía no se ha tomado una decisión definitiva sobre algunos elementos del sistema de apoyo a las familias. Una cosa, sin embargo, ya está decidida: que, por muy difícil que sea el año 2023, el Gobierno no recortará las ayudas a las familias, por lo que el presupuesto del año que viene incluirá exactamente los mismos recursos de apoyo a las familias que el de este año. Tenemos que seguir garantizando que las familias tengan una perspectiva de futuro.
–¿Por qué cree que es importante este foco en la familia?
–Porque la familia es el núcleo básico para construir una sociedad sana. Nos enfrentamos a una crisis demográfica, y la inmigración no puede dar la solución a este problema. La familia es la base de la sociedad; así lo refleja nuestra Constitución. Justamente por eso defendemos la protección de los valores tradicionales de la familia, que también está protegida por nuestra Constitución, que establece que la familia está formada por una madre, un padre y unos hijos. Hoy experimentamos que la gente está aislada y la comunidad familiar y las relaciones familiares han de servir como buen ejemplo, nos dan las claves para vivir, y también para el futuro: hemos de pensar en qué legamos a las próximas generaciones.

No se pueden aplicar las mismas medidas en todos los países, pero pensar y planificar el futuro de las familias siempre vale la penaKatalin TóthEmbajadora de Hungría ante España

–Señala que solo consideran un modelo de familia, ¿cómo ve la Ley de Familias que se debate en España?
–No estoy aquí, en representación de Hungría, para juzgar ni entrar a valorar; cada país y cada sociedad es única. Yo solo vengo a esta jornada para dar un buen ejemplo y para enseñar que implementar políticas de ayuda a la familia tiene ventajas y funciona, sin duda. No se pueden aplicar las mismas medidas en todos los países, pero pensar y planificar el futuro de las familias siempre vale la pena. No queremos convencer a nadie; sino dar un buen ejemplo de que esto funciona.
Comentarios
tracking