Fundado en 1910

23 de febrero de 2024

Adolf Hitler se dirige al Reichstag el 23 de marzo de 1933

Adolf Hitler se dirige al Reichstag el 23 de marzo de 1933Bundesarchiv / Wikimedia Commons

90 años

El día en el que Adolf Hitler fue nombrado canciller del III Reich

Tras el fracaso del Putsch, Hitler y el Partido Nacional del Pueblo Alemán concentraron todos sus esfuerzos en ganar unas elecciones

Entre el 8 al 9 de noviembre de 1923 tuvo lugar el Putsch de Múnich o Putsch de la Cervecería Bürgerbräu Keller. Se trató de un intento de golpe de estado liberado por Adolf Hitler. El objetivo del Putsch era instaurar un nuevo gobierno en Baviera, para avanzar sobre Berlín. Cometieron una serie de errores como consecuencia de la desorganización de los conspiradores. Al lado de Hitler estaban Herman Göring, Heinrich Himmler, Rudolf Hess, Julius Streicher o Wilhelm Frick.
A partir de ese momento, Hitler y el Partido Nacional del Pueblo Alemán (NSDAP), tras el fracaso del Putsch, concentraron todos sus esfuerzos en ganar unas elecciones. Las primeras, en 1928, no superaron el 3 % de votos, obteniendo 12 diputados en el Reichstag. El partido empezó a crecer en 1930, gracias a la crisis económica y la política que se llevaba a cabo en Alemania. En las elecciones de 1930 alcanzaron el 18 % de los votos, consiguiendo 107 escaños. En aquellas elecciones prometieron arreglar la economía y volver a poner a la gente trabajar, devolver a Alemania a su posición de gran potencia europea y mundial; recuperar el territorio que Alemania había perdido durante la Primera Guerra Mundial; crear un gobierno alemán fuerte y autoritario; y unir a todos los alemanes bajo criterios raciales y éticos.
Hitler junto a los demás acusados por el Putsch de Múnich durante su juicio

Hitler junto a los demás acusados por el Putsch de Múnich durante su juicioBundesarchiv / Wikimedia Commons

Las elecciones de 1932

En las elecciones de julio de 1932 alcanzaron en 37 % de votos. Aquellos éxitos electorales hicieron que el Partido Nazi se hiciera fuerte y resultara muy complicado gobernar sin pactar con ellos. Ahora bien Hitler quería gobernar solo, por eso se negó a pactar con ningún otro partido político. Teniendo el poder en su mano Hitler exigió que lo nombraran canciller. Y sus exigencias se cumplieron.
El general Paul von Hindenburg, presidente de Alemania, nombro a Adolf Hitler, el 30 de enero de 1933, canciller. En gran medida aquel nombramiento se debió a la influencia que Franz von Papen tenia sobre Hindenburg. Finalmente Hitler y el Partido Nacional del Pueblo Alemán (NSDAP) habían conseguido su propósito. En aquel momento el partido tenía más de 100.000 afiliados, la SA (tropas de asalto) contaban con 80.000 miembros y y tenían fuertes apoyos empresariales e industriales, como el de Alfred Hugenberg.
Las elecciones de 1932 fueron claves para que el nuevo canciller tomara el poder ¿Por qué? Hindenburg, ante el bloqueo militar, aplicó el artículo 48 de la Constitución de Weimar. Es decir, empezó a gobernar por decreto. En aquellas elecciones obtuvo su partido un 53 % de votos, mientras el de Hitler el 3 7%. Eso quiere decir que lo votaron 13,4 millones de alemanes. El NSDAP continuaba siendo el segundo partido de Alemania. Lejos quedaba el Partido Comunista de Ernst Thälmann, con un 10,2 %. De esa manera, el primer ministro Heinrich Brüning dimitió y Hindenburg nombró a Franz von Papen. La situación económica era muy complicada. Había cinco millones de parados. La vida cotidiana era insostenible.
Hitler conversando con Ernst Hanfstaengl y Hermann Göring, 21 de junio de 1932

Hitler conversando con Ernst Hanfstaengl y Hermann Göring, 21 de junio de 1932Bundesarchiv / Wikimedia Commons

Ante esta situación Hindenburg decidió convocar nueva elecciones. En las del 31 de julio de 1932 el partido de Hitler obtuvo el 37,4 %, que equivalía a 13,7 millones de votos. Ganó las elecciones, paro no pudo gobernar, por falta de mayorías. Así siguió en el cargo von Papen, a base de decretos. De nuevo Hindenburg convocó elecciones. Estas se celebraron el 6 de noviembre de 1932. El NSDAP consiguió un 33,1 %, lo que equivalía a 11,7 millones de votos. Aunque bajó en votos, las cosas cambiaron. ¿Qué ocurrió? Como hemos dicho, Hitler quería gobernar solo. Aquella situación hizo que Gregor Strasser, que era partidario de coalicionarse con otros partidos, dimitiera como miembro del NSDAP. El contraste de opiniones entre Hitler y Strasser queda reflejado en esta conversación. «¿Cuál es el programa del NSDAP?» preguntó Strasser. «El programa no es la cuestión. La única cuestión es el poder y el hecho de que todo es falso», respondió Hitler. El poder es solo el medio para cumplir el programa, replicó Strasser. «Esa es la opinión de los intelectuales. ¡Nosotros necesitamos poder!», afirmó Hitler.

Hitler es nombrado canciller

A von Papen lo sustituyó el general Kurt von Schleicher. Consiguió formar, el 2 de diciembre de 1932, un gobierno minoritario, apoyándose en partidos pequeños. Schleicher tuvo que dimitir el 28 de enero de 1933.
Es en ese momento en el cual Hindenburg y con Papen deciden acceder a la propuesta de Adolf Hitler y nombrarlo canciller. «Compatriotas alemanes… el 30 de enero se formó un nuevo gobierno nacional. Yo, y conmigo el movimiento nacionalsocialista, nos hemos incorporado a él. Siento que el objetivo por el que tanto he luchado en los años pasados, ha sido alcanzado», afirmó Hitler en su primer discurso después de ser nombrado canciller. Y Joseph Goebbels, ministro de propaganda, escribió en su diario que «Parece un sueño: la Wilhelmstrasse es nuestra».

En ese momento empezó la dictadura férrea de Adolf Hitler

En ese momento empezó la dictadura férrea de Adolf Hitler. Quiso que se convocaran elecciones para el 5 de marzo de 1933 para obtener la mayoría absoluta. En ellas el NSDAP obtuvo el 43,9 % de los votos. A continuación obligó a Hindenburg a firmar el estado de excepción tras el incendio del Reichstag, el 27 de febrero de 1933; como consecuencia del estado de excepción comunistas, socialistas y pacifistas fueron encarcelados en campos de concentración. El incendio, presuntamente fue organizado por los nazis, pero culpabilizaron a Marinus van der Lubbe, al cual guillotinaron al año siguiente. Hitler, al conocer la noticia del incendio de Reichstag afirmó que «a partir de ahora no vamos a mostrar ninguna misericordia. Quien se interponga en nuestro camino será sacrificado». También se comenzó la persecución contra los judíos; se creó la Gestapo; posteriormente, en 1938, la Kristallnacht y, gracias a ella, se sacó de en medio a Ernst Röhn, Gregor Strasser, Kurt von Schleicher y a la Sturmabteilung (SA).
El poder de Hitler alcanzó su cénit el 2 de agosto de 1934. Aquel día falleció Paul von Hindenburg. Hitler asumió el cargo de jefe de Estado, comandante de las fuerzas armadas y se proclamó Führer, convirtiéndose en el único líder, indiscutido e indiscutible del III. Reich, que supuestamente tenía que durar mil años.
Comentarios
tracking