Fundado en 1910

17 de abril de 2024

La Batalla de Stalingrado fue crucial en el devenir de la Segunda Guerra Mundial

La Batalla de Stalingrado fue crucial en el devenir de la Segunda Guerra MundialEl Debate / Paula Andrade

80 años

Stalingrado, la batalla más sangrienta de la historia

El combate está considerado como un punto de inflexión por lo que respecta a la Segunda Guerra Mundial porque frenó el avance alemán sobre la URSS y, en segundo lugar, debilitó los del Eje

El 2 de febrero de 1943 el Ejército Rojo recuperaba Stalingrado –actualmente Volgogrado– y se daba fin a una batalla que había enfrentado a este ejército con la Wehrmacht alemana. La batalla se inició el 23 de agosto de 1942. Al lado de la Alemania nazi lucharon Italia, Hungría, Rumanía y Croacia. Por lo que respecta a las unidades militares participaron, dentro de la Wehrmacht al Grupo del Ejército B con el 6º Ejército, 4º Ejército Panzer, 3º y 4º ejército rumano, 8º ejército italiano, 2º ejército húngaro, Legión croata. También intervinieron Grupos del Ejército Don, con el 6º ejército y 1º y 4º ejército Panzer. Por parte del Ejército Rojo, intervino el 28, 51, 57, 62, 64, 24, 65, 66 ejército, el 24 ejército de Guardias, el 1º ejército de Tanques y el 21º ejército.
Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

Infografía: Batalla de Stalingrado

JJGK

La Wehrmacht desplazó 275.000 soldados, 3.000 piezas de artillería, 500 carros de combate y entre 600 y 1600 aviones. En el momento de la contraofensiva soviética había 1.040.000 soldados; 10.250 piezas de artillería, 500 carros de combate y 732 aviones, de ellos 402 operativos. Por parte soviética se desplazaron 187.000 soldados, 2.200 piezas de artillería, 400 carros de combate, 300 aviones. En el momento de la contraofensiva había 2.500.000 soldados; 13.451 piezas de artillería; entre 894 y 4.000 carros de combate y 1.115 aviones.
La batalla de Stalingrado está considerada como un punto de inflexión por lo que respecta a la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué? Dos son los motivos. Por una parte, frenó el avance alemán sobre la URSS y, en segundo lugar, debilitó los del Eje, que formaban Alemania, Italia y sus aliados.
Bombardeo aéreo de la Luftwaffe alemana sobre Stalingrado en septiembre de 1942

Bombardeo aéreo de la Luftwaffe alemana sobre Stalingrado en septiembre de 1942Bundesarchiv / Wikimedia Commons

El inicio de la batalla

La guerra se inició con la destrucción de la mayoría de fábricas de Stalingrado. La ofensiva nazi comenzó el 1 de septiembre de 1942. Aquello no asustó a los soviéticos. Empezaron a luchar, metro a metro, para que la ofensiva alemana no consiguiera conquistar territorio soviético. Mientras los alemanes llegaron al Volga, los soviéticos contraatacaron con baterías de cohetes y enviando un enorme número de soldados. Además del ejército, los soviéticos enviaron francotiradores que hicieron mella entre los oficiales nazis.
El gran problema que tuvo el ejército alemán es que, mientras avanzaban y reducían los contraataques soviéticos, se fue quedando sin municiones, sin comida y sin combustible. Durante el invierno el ejército soviético ataco desde el norte y el sur, haciendo pinza sobre el ejército alemán. Al verse cercados, los rumanos y húngaros huyeron al oeste. La ofensiva final llegó cuando el ejército alemán quedó cercado dentro de Stalingrado, sin suministros. Los soldados alemanes empezaron a morir por agotamiento, inanición y congelación. El comandante Friedrich Wilhelm von Paulus, ante aquella situación, decidió pedir permiso para negociar con el enemigo. Hitler se negó a que se rindiera. Si la situación se complicaba Hitler le sugirió que se suicidara. Paulus no le hizo caso. El 31 de enero de 1943 se rindieron a los soviéticos y el 2 de febrero el Ejército Rojo recuperó Stalingrado.

Mientras los alemanes quedaban sumidos en el caos, los aliados vieron que la victoria estaba mas cerca y que se podía derrotar a la Alemania nazi

La batalla de Stalingrado ha pasado a la historia como la más sangrienta de la historia. La rendición al Ejército Rojo tuvo sus consecuencias, sobre todo a nivel humano. El ejército alemán sufrió 246.269 muertos y heridos. Quedaron en poder soviético 108.890 alemanes. De ellos solo sobrevivieron 5.000, que fueron liberados entre 1955 y 1956. El ejército rumano tuvo 58.854 muertos, heridos y desaparecidos. El ejército húngaro tuvo 143.000 muertos, heridos y desaparecidos. El ejército italiano tuvo 114.520 muertos, heridos y desaparecidos. También fallecieron 52.000 hiwi (el término alemán Hilfswillige), soldados soviéticos vestidos de uniforme alemán y 26.000 soldados aliados de otros países muertos, heridos y desaparecidos. En total, en ejército del Eje sumó 849.533 bajas. Por lo que respecta al Ejército Rojo tuvo 1.429.619 bajas, entre muertos, heridos, desparecidos y enfermos.

Stalingrado se convirtió en la gran batalla de la Segunda Guerra Mundial y en el principio del fin de Hitler

Stalingrado quedó devastada. En su alrededores se podían ver miles de aviones, carros de combate y piezas de artillería destruidos. Aquella derrota hundió a Hitler en una profunda depresión, obligándolo a tomar medicación. Mientras los alemanes quedaban sumidos en el caos, los aliados vieron que la victoria estaba más cerca y que se podía derrotar a la Alemania nazi. Dentro de aquel caos el comandante Hermann Wilhelm Göring cayó en desgracia. El motivo es no haber podido abastecer por aire al ejército alemán, y eso que prometió que podía hacerlo. La victoria hizo que Stalin tomara aire y pudiera poner condiciones a los aliados en la Conferencia de Teherán.
Stalingrado fue el segundo Verdún de Alemania. Hay que comentar que el poeta chileno, y ganador del premio Nobel, Pablo Neruda escribió Canto de amor a Stalingrado (1942) y Nuevo canto de amor a Stalingrado (1947). Stalingrado se convirtió en la gran batalla de la Segunda Guerra Mundial y en el principio del fin de Hitler.
Comentarios
tracking