Fundado en 1910

20 de mayo de 2024

Prisioneros del campo de concentración Dachau

Prisioneros del campo de concentración DachauBundesarchiv / Wikimedia Commons

90 años

Dachau, el primer campo de concentración con el que Adolf Hitler empezaba el genocidio a los judíos

En un primer momento ingresaron presos políticos. Más tarde llevaron ahí a homosexuales, gitanos, testigos de Jehová y judíos

Poco después de que Adolf Hitler fuera nombrado canciller, se abrió el campo de concentración de Dachau. Era el 10 de marzo de 1933. Estaba situado a 16 kilómetros al norte de Múnich. En un primer momento ingresaron presos políticos. Más tarde llevaron ahí a homosexuales, gitanos, testigos de Jehová y judíos. El emplazamiento del campo era una antigua fábrica de pólvora y municiones de la Primera Guerra Mundial abandonada.
El primer comandante fue Theodor Eicke. Este se dedicó a crear la estructura organizativa y las reglas de funcionamiento. EL campo estaba protegido por la SS. Heinrich Himmler dijo que «en Dachau se internará a todos los comunistas, y de ser necesario, a los social demócratas que representen un peligro para el Estado». A parte de estos, también internaron a miembros de las tropas de asalto de la SA después de la Kristallnacht (Noche de los cristales rotos).
Los primeros presos judíos fueron internados en 1935. Ese año Hitler decidió que los campos de concentración serían el instrumento de terror del Reich. Con ello consiguió que Alemania viviera en un estado de excepción diario y que la Gestapo y la SS dominaran las calles y detuvieran a todos aquellos opositores o presuntos opositores.
La evolución fue cerrar antiguos campos de concentración, crear de nuevos y ampliar Dachau. A partir de 1936 se empezó a detener y a llevar a Dachau y a otros campos de concentración, a personas por motivos racistas. Esto es, como hemos comentado, a homosexuales, gitanos sinti y romaníes. Asimismo persiguieron a personas con un estilo de vida inadecuado y a ladrones reiterativos. A estos se les consideraba criminales y asociales. Por eso debían ser apartados y depurados.
Dachau empezó a crecer en 1937. Aquel año se amplió hasta alcanzar una capacidad para 6.000 prisioneros. Ellos mismos, los prisioneros, se encargaron de la construcción. Ese año se publicó el decreto sobre la lucha preventiva contra el delito por medio de la policía. Este decreto sirvió par perseguir, con mayor contundencia a los que catalogaban de asociales y delincuentes profesionales. Este decreto fue el origen de la Operación Renuentes al Trabajo en el Reich.

En noviembre de 1938 ingresaron en el campo de concentración de Dachau unos 11.000 judíos

Hitler ocupó Austria y los Sudetes en 1938. Este último hecho gracias a los acuerdos de Múnich que firmaron Hitler, Mussolini, Chamberlain y Dadalier. Pues bien, ambas ocupaciones dieron como resultado que miles de presos políticos, en su mayoría romaníes, sinti y judíos, fueran deportados a Dachau. En noviembre de 1938 ingresaron en el campo de concentración de Dachau unos 11.000 judíos. Aun no se los asesinaba. Ahí eran torturados para que dejaran su patrimonio y se les invitaba a marcharse de Alemania. Aquellos progroms de 1938 evolucionaron al año siguiente al estallar la Segunda Guerra Mundial.

«El trabajo te hará libre»

El 1 de septiembre de 1939 empezaba la guerra mundial. Dachau se quedó sin prisioneros. ¿Por qué? Se utilizaron aquellas instalaciones para que se estableciera la División Totenkopf de la SS. En concreto, en Dachau se instaló el Standarte I Oberbayern. Estaba al mando de Theodor Eicke. Hubo otras tres, también al mando de Eicke, en Oranienburg-Sachsenhausen, Buchenwald, Mauthausen. Todas ellas eran consideradas de calidad inferior y se utilizaron en operaciones de vigilancia y guardia. Una vez distribuidas estas fuerzas, que se convertirían en los vigilantes de los campos de concentración, se volvieron a trasladar los prisioneros.
En verano de 1940 ya había 10.000 prisioneros en Dachau. Las condiciones de trabajo, el mantenimiento insuficiente y la falta de higiene hizo que se disparara la mortalidad. Dachau se convirtió, en 1941, en el lugar de ejecución de los prisioneros de guerra soviéticos. Entre 1941 a 1942 se asesinó a más de 4.000 prisioneros soviéticos. La selección de prisioneros de Dachau, enfermos o que no podían trabajar, se inició en 1942. De Dachau eran trasladados al Centro de Exterminio Schloss Hartheim en Austria. Ahí, ese año, trasladaron a 2.500 prisioneros.

Experimentos médicos en Dachau

También en 1942 empezaron los experimentos médicos en Dachau. Se probaron los efectos en el cuerpo de los aumentos y disminuciones repentinos de la presión atmosférica, de la congelación, de beber agua de mar, infectarlos con malaria para tratarlos con unos fármacos de acción desconocida, privarlos de agua y comida para saber como reaccionaba el cuerpo. En los Juicios de Nuremberg 40 científicos y médicos fueron juzgados por crímenes de guerra. Entre ellos Klaus Karl Schilling, que experimentó el paludismo con seres humanos.
Heinz Reimer fue uno de que sufrieron los experimentos médicos. Comenta que en vez de infectarle la malaria con una inyección los médicos «me encerraban todos los días durante dos horas en una jaula de cristal y tenía que soportar a miles de mosquitos Anopheles en mi cuerpo. Una vez que ya no pude soportar el dolor, hice un intento de resistencia contra los mosquitos, suponiendo que no sería visto. Pero el médico, si se puede llamar así a una bestia como esa, vio mi intento de resistencia en el espejo. Por esto fui castigado a siete días de detención estricta . Pero antes, recibí 25 latigazos con un látigo de cuero».
Rose Price, superviviente de Dachau explica que «fuimos puestos en una plantación y obligados a excavar la remolacha de la tierra casi congelada con nuestras manos desnudas. Nuestras manos sangraban terriblemente. Todo lo que solíamos recibir era una rebanada muy fina de pan, generalmente de serrín, y una taza de café. Decidí que robaría una remolacha y me la comería. Cuando el guardia me atrapó, recibí una paliza tan grande, que incluso hoy, cuando hablo de ello, aún puedo sentir el ‘gato de nueve colas’ en la espalda y en la cara».
Dachau dispuso de una red de 140 campos externos. Estos servían como centros de reagrupación y distribución de trabajadores, siguiendo el lema del campo: Arbeit macht trei (El trabajo te hace libre). Casi al final de la guerra Dachau sirvió de centro de evacuación de otros campos. El 29 de abril de 1945 los estadounidenses liberaron el campo. Por ahí pasaron 200.000 prisioneros, de los cuales murieron 41.500, la mayoría por tifus o como consecuencia del cautiverio.
Comentarios
tracking