Fundado en 1910

04 de marzo de 2024

San Martín proclama la independencia del Perú el 28 de julio de 1821, en Lima, Perú

San Martín proclama la independencia del Perú el 28 de julio de 1821, en Lima, Perú

El plan Maitland: así diseñaron los ingleses el proyecto secreto para independizar la América española

José de San Martín, conocido como el «libertador», logró emancipar a Argentina, Chile y Perú siguiendo los pasos de un plan diseñado en 1799 por el militar Thomas Maitland al servicio de Ejército británico

«Un día hallé, en el inventario de los papeles de Maitland, algo que me conmovió. Era una referencia a 47 páginas manuscritas, sin fecha, que un funcionario del archivo había registrado con el siguiente título: ‘Plan para capturar Buenos Aires y Chile y luego emancipar Perú y México’». Estas fueron las palabras de Rodolfo Terragno cuando descubrió por casualidad, mientras revisaba cartas y documentos de oficiales escoceses de principios del siglo XIX, el Plan Maitland.
Retrato de Thomas Maitland, obra de John Hoppner

Retrato de Thomas Maitland, obra de John Hoppner

Este escritor, abogado y político argentino que viajó a Londres durante la dictadura militar de Jorge Rafael Videla para huir del régimen, se topó con este proyecto secreto de Gran Bretaña para acabar con el Imperio español en América y que había quedado en el olvido durante siglos.

Acabar con la presencia española en América

En una época en la que España estaba en constante guerra contra Inglaterra, se le encargó a Thomas Maitland diseñar un proyecto para conquistar los territorios españoles de ultramar, pues se ganó fama de gran estratega tras su participación en la invasión de La Española (actual Haití). En un principio, Maitland justificó la empresa con razones económicas –además de estratégicas– pues al perder las 13 colonias en Norteamérica, el militar vio la necesidad de nuevos territorios que pudiesen suministrar a los británicos materias primas, oro y plata.
«Sin ningún riesgo, con muy poco gasto y sin distraer ninguna parte importante de la fuerza disponible, creo que podría asestarse inmediatamente un golpe tan desventajoso para los intereses de España como beneficioso para los intereses políticos y comerciales de Inglaterra», aseguró Maitland. Aunque, más tarde, la operación cambiaría de dirección para apostar por un plan que pusiese en jaque al Imperio español y acabar definitivamente con su presencia en Hispanoamérica.

Seis puntos a seguir

En este sentido, Maitland consideró que la clave del éxito se encontraba en la costa occidental y aseguraba que, una vez tomada los asentamientos del Río de la Plata, bastaría con asegurarse el control de Perú para despojar a su eterno rival de todo su poder en América. Por ello, con el objetivo de conquistar esas «valiosas posesiones», Maitland propuso el siguiente plan:
En primer lugar concibió «un ataque sobre Buenos Aires» con la acción de un fuerza compuesta por 4.000 soldados de infantería y 1.500 de caballería apoyados con «una porción de artillería». El siguiente paso sería tomar posesiones en Mendoza. En el manuscrito se puede leer que tras la captura de la capital argentina, «el objetivo debería ser enviar a un cuerpo a tomar posiciones al pie de la falda oriental de los Andes, para cuyo propósito la ciudad de Mendoza es indudablemente la más indicada».
El paso del Ejército Libertador por la cordillera de los Andes

El paso del Ejército Libertador por la cordillera de los AndesMuseo Histórico y Militar de Chile

Con otro ejército formado por 3.000 soldados de infantería y 400 de caballería «con una porción de artillería» coordinaría diferentes acciones en Chile: Maitland indicaba en el plan que tenían que atacar Valparaíso y Santiago y que en el caso de encontrarse con la oposición de los españoles, la fuerza británica debería «dirigirse al Río Bío-Bío y obtener refuerzos mediante un trato con los indios». Pero para ello era necesario cruzar los Andes, una operación «difícil», según reconocía el estratega escocés; pero que «con tropas a ambos lados», veía perfectamente posible de realizarse.
Los últimos pasos consistirían en derrotar a los españoles y conseguir el control de Chile: el objetivo era «destituir el actual gobierno [español]» y convertir este territorio en un enclave desde el cual poder sus «esfuerzos contra las provincias más ricas».
Si todo esto se cumplía con éxito, el militar escocés consideraba que «el Perú quedaría inmediatamente expuesto a ser ciertamente capturado» y finalmente poder expandir su campo de acción hasta «desmantelar todo el sistema colonial» de España.
Pero tras varios escándalos, el Rey Jorge III obligó a dimitir al primer ministro británico William Pitt y con él todo su gobierno, incluido Henry Dundas, secretario de Guerra y a quien el militar escocés había entregado el primer memorando del plan Maitland. Más tarde, la muerte del primero y las acusaciones del segundo hicieron que los documentos quedasen en el olvido durante 181 hasta ser descubiertos por Rodolfo Terragno.

San Martín y el plan Maitland

El escritor argentino publicaría en 1998 un libro titulado Maitland & San Martín. En él explica que existen demasiadas similitudes entre la campaña del libertador criollo San Martín y el plan del militar escocés Maitland.
Muchos oficiales escoceses «estuvieron envueltos durante el siglo XIX en planes para desapoderar a España de sus colonias del Nuevo Mundo o, sencillamente, ayudar a los hispanoamericanos a independizarse», escribe, por ello decidió buscar una conexión entre José de San Martín y estos oficiales cuando se topó con los documentos originales del plan Maitland.
«No había, hasta entonces, ni un rumor sobre el Plan Maitland, ni referencia alguna a su autor, en toda la biografía sobre la independencia de Hispanoamérica», narra en su obra, cuando San Martín, «se estableció en Mendoza, formó allí un ejército, cruzó con sus hombres la cordillera de los Andes, derrotó a los realistas en Chile, armó una fila, continuó por mar al Perú, desembarcó con su ejército, entró en Lima y se adueñó del Imperio español en América», escribe el político argentino en su obra.
El libertador llevó esta campaña entre 1814 y 1821; sin embargo, fue «un militar escocés, Thomas Maitland» quien concibió «el plan en Londres, a principios de 1800», asegura. Por ello, algunos historiadores defienden que el libertador podría haber conocido el plan Maitland cuando pasó cuatro meses en Londres –antes de regresar a América en 1811– y tuvo contacto con otros militares españoles criollos partidarios de romper el vínculo de América con España así como de figuras importantes en la elaboración del proyecto secreto inglés como el diputado John Coxe Hippisley, quien encargó a Maitland elaborar el «golpe final» contra España, su eterno rival.

Quito y no México

Rodolfo Terragno luego descubriría que la mención a México era una equivocación: el objetivo del plan era emancipación de Perú y Quito, pero al escribir su plan, por error escribió «México» en lugar de Quito. Advirtiendo su error tachó la palabra y escribió abajo «Quito». Sin embargo, volvió a cometer el mismo error cuando en la parte final del plan, sintetizó su objetivo diciendo que era «indudablemente la emancipación de Perú y México». Esto confundió al funcionario del archivo escocés que puso el nombre al manuscrito de 47 páginas.
Comentarios
tracking