16 de agosto de 2022

El lanzamiento de un dron, foto de archivo

El lanzamiento de un dron, foto de archivoTwitter / @qwerty14117587

Israel derriba tres drones del grupo terrorista Hezbolá en el Mediterráneo

Los drones se dirigían con velocidad a una plataforma petrolera israelí, erguida sobre un disputado yacimiento de gas natural

Las autoridades de Israel celebraron una noticia de inquietantes implicaciones: lograron derribar tres drones del grupo terrorista Hezbolá, con trayectoria directa hacia las plataformas petroleras de una disputada zona del mar Mediterráneo.
Según la información de los oficiales militares israelíes, los tres drones despegaron desde el Líbano, y planearon a toda velocidad sobre el agua, con el complejo petrolero flotante en el punto de mira. Gracias a una combinación de cazas, y sistemas de misiles antiaéreos montados sobre buques, Israel logró aniquilarlos antes de que pudieran hacer ningún daño.
Queda el susto, y la amenaza. A través de un corto comunicado, los extremistas de Hezbolá se responsabilizaron del ataque fallido. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos catalogan a este grupo, que se fundó en 1985 y tiene presencia en el Parlamento Libanés, como organización terrorista.
La tensión no deja de aumentar entre Israel y el Líbano, y el motivo es el yacimiento de gas natural de Karish. Ambas naciones se disputan la pertenencia de esta base de extracción petrolera, cuyas plataformas están ubicadas en una zona marítima entre el Líbano y la Palestina ocupada.
Imágenes de radar del dron de Hezbolá, publicadas por el Ministerio de Defensa iraní

Imágenes de radar del dron de Hezbolá, publicadas por el Ministerio de Defensa iraníAFP

Según la declaración de Hezbolá, sus drones solo pretendían llevar a cabo una misión de reconocimiento, y no causar ningún daño. «La misión se ha cumplido, y el mensaje se recibió», afirmó, críptico, su comunicado.
Actualmente, el enviado del Departamento de Energía estadounidense, Amos Hochstein, está mediando entre los dos países para resolver esta disputa que ya suma años. Israel argumenta que el yacimiento queda dentro de su zona económica, reconocida por las Naciones Unidas, pero el Líbano reclama ciertas partes de él.
La semana pasada, Hassan Nasrallah, líder de Hezbolá, amenazó con usar la fuerza bruta para impedir que Israel siguiese operando en la plataforma petrolera.
Por su parte, Benny Gantz, Ministro de Defensa israelí, acusó al grupo extremista de «imposibilitar que el Gobierno libanés llegase a un acuerdo sobre las fronteras marítimas, que son críticas para la economía y prosperidad del país».
Comentarios
tracking