08 de diciembre de 2022

Olaf Scholz Tanque Alemania

El canciller alemán, Olaf Scholz, se encarama a un Flakpanzer Gepard que el Ejército alemán cederá a UcraniaAFP

186 días de guerra en Ucrania

Espías rusos se infiltraron en Alemania y monitorizaron el entrenamiento de tropas ucranianas

Una investigación de Der Spiegel revela las graves fallas de los servicios de seguridad alemanas a la hora de evitar infiltraciones de los espías rusos

Alemania se ha convertido en un coladero para los espías rusos que tratan de minar al que se percibe como el eslabón más débil de Occidente en su ofensiva diplomática contra Rusia por la guerra de Ucrania.
Según publica Der Spiegel, los servicios secretos rusos han logrado infiltrarse en las estructuras civiles y militares alemanas tanto en la red como físicamente.
El objetivo es obtener información de la estrategia de la OTAN en Ucrania, causar división entre los aliados y sabotear toda medida orientada a minar las capacidades militares rusas.
Alemania es la potencia occidental que más dudas ha mostrado respecto a las sanciones contra Rusia y el envío de armas a Ucrania debido a los fuertes lazos que une su economía, y la de sus élites políticas y empresariales, con Rusia.
Der Spiegel señala que el servicio de contrainteligencia militar alemán (MAD) detectó vehículos sospechosos en la base militar alemana de Idar-Oberstein y en la base del Ejército estadounidense en territorio alemán de Grafenwöhr.
El MAD apuntó a actividades de espionaje de Rusia sobre los programas de entrenamiento de soldados ucranianos por parte del ejército alemán para el correcto empleo de los sistemas de artillería occidentales cedidos a Ucrania.
Los servicios de contraespionaje alemanes también detectaron pequeños drones no identificados sobrevolando las zonas de entrenamiento de los soldados ucranianos.
Además, apuntó a que los hackers del Kremlin estarían intentando acceder a los móviles de los soldados ucranianos en Alemania y robar información.

Infiltrada en la base de la OTAN

El artículo de Der Spiegel se publica después de que se conociera que la base de la OTAN en Nápoles también fue objeto de espionaje de las agencias de inteligencia rusas.
Según una investigación realizada por varios medios de comunicación, en la que participaron el propio Der Spiegel junto con el italiano La Repubblica, The Insider y el grupo de investigación Bellingcat, una espía rusa se infiltró durante años en la base de la OTAN en Nápoles con una identidad falsa.
La espía, que se hacía pasar por ciudadana germano-peruana con el nombre de María Adela Kuhfeldt Rivera, logró acceder a los círculos de mando y personal de la OTAN en Nápoles y de la 6ª Flota de Estados Unidos destacada en el puerto italiano antes de desaparecer sin dejar rastro en 2018.
La investigación apunta a que el verdadero nombre de María sería Olga Kolobova y que era un agenta del GRU, los servicios de inteligencia militar de Rusia.
Comentarios
tracking