07 de diciembre de 2022

Vecinos Jersón

Vecinos de Jersón hacen cola para lograr agua potable tras la salida de las tropas rusasAFP

272 días de guerra en Ucrania

La vida de millones de ucranianos está en peligro por el frío, advierte la OMS

Los bombardeos rusos contra la red eléctrica ucraniana ha dejado expuestos a millones de ucranianos a los efectos del invierno, cuando se prevé que las temperaturas bajen a -20º

Mediante sus bombardeos masivos contra la infraestructura eléctrica ucraniana en las últimas semanas, Rusia podría haber puesto los pilares para un genocidio en Ucrania.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vida de millones de ucranianos está en peligro este invierno por el frío. La temperatura puede caer en las próximas semanas hasta 20º bajo cero en algunas zonas del país.
Ucrania padece graves problemas de suministro eléctrico debido a la destrucción de sus líneas eléctricas, transformadores y estaciones de suministro en varias ciudades atacadas por Ucrania mediante misiles y drones suicida.
Rusia nunca ocultó su objetivo: castigar a la población ucraniana como venganza por los éxitos de su Ejército en el campo de batalla.
El resultado: sin electricidad no hay luz, ni calefacción, ni agua caliente ni alcantarillado. Un coctel diabólico de cara al invierno que puede causar un auténtico desastre humanitario en Ucrania.
Las autoridades ucranianas están especialmente preocupadas por la situación en Jersón, ciudad recientemente reconquistada.
Antes de retirarse a la orilla sur del Dniéper, las tropas rusas procedieron a un metódico proceso de destrucción de las infraestructuras civiles de la ciudad para que sea imposible reconstruirla a corto plazo y convertir la localidad en inhabitable de cara al invierno.
La administración ucraniana ve prácticamente imposible recuperar la normalidad en la ciudad antes de la primavera y está haciendo planes para evacuar al 100 % de la población civil y evitar así la muerte masiva de sus vecinos por frío, hambre y enfermedades.
Según el director general de la OMS en Europa, Hans Henri P Kluge, consultado por la BBC, la mitad de la infraestructura energética de Ucrania es irrecuperable. Cerca de 10 millones de ucranianos están sin electricidad.
«Este va a ser un inverno de supervivencia», describió de forma gráfica. Asimismo, denunció que la infraestructura sanitaria del país también ha resultado seriamente dañada con 703 ataques rusos documentados contra la red hospitalaria ucraniana.
Cientos de hospitales y centros de salud «ya no funcionan, carecen de combustible, agua y electricidad para cubrir las necesidades básicas», añadió Kluge.
El invierno, aunque no ha comenzado oficialmente, ya ha llegado a Ucrania y las primeras consecuencias empiezan a dejarse notar. La nieve cubre ya varias ciudades ucranianas, como la capital, Kiev, donde los edificios, las calles y los coches están cubiertas de un espeso manto helado.
Según recoge The Guardian, el responsable del principal proveedor privado de energía de Kiev, YASNO, Sergei Kovalenko, «lo más probable es que los ucranianos vivan con apagones hasta, al menos, finales de marzo».
Eso siempre, claro está, que no se produzcan nuevos ataques a la red eléctrica, algo que parece poco probable.
Comentarios
tracking